Wild Animals nos cuentan cómo ha sido su día a día durante las dos semanas de la gira por la Costa Oeste de Estados Unidos.

Llevábamos un par de años con la intención de ir de gira a Estados Unidos pero por una cosa u otra no había salido adelante. Nuestra primera intención era ir a la Costa Este en septiembre de 2018, pero como no salía decidimos mantener esas fechas para pasarlas a la Costa Oeste, cosa que tenía sentido ya que nuestro último disco, “The Hoax”, se publicó en Estados Unidos con el sello Lauren Records de California. Aaron, quien lleva el sello, se encargó de la mayor parte del booking y en poco tiempo conseguimos hacernos con unas catorce fechas, empezando el domingo 2 de septiembre. Fon y yo estábamos ociosos así que decidimos irnos antes a pasar unos días a Los Ángeles, llegando Paula por motivos de trabajo el día antes al comienzo de la gira. Cuando fuimos a recoger a Paula el sábado a LAX estábamos algo tocados ya que habíamos intentado ignorar el jet lag a base de cachondeo pero al final nos pilló. Aparte nos faltaban algunas cosas para la gira así que, después de pasar otra vez por el Guitar Center de Hollywood, teníamos ya todo listo para empezar a tocar al día siguiente.

Día #1

Pomona, Ca (Characters) – Por la mañana fuimos a Hollywood Hills y el observatorio Griffith. Después devolvimos el coche que habíamos alquilado para los primeros días de “turismo” y nos recogió nuestro amigo Arty, quien nos iba a llevar en su furgoneta durante las próximas dos semanas. Fuimos a Pomona donde tocamos en la parte de atrás del garito al aire libre con algunas bandas locales como Rat Fancy y todo el mundo se portó muy bien con nosotros. En Estados Unidos cada grupo pone su backline completo para el concierto, cuando decimos todo es TODO. Una locura, aunque la peña está bastante acostumbrada a hacerlo y no tardan nada en los cambios. Tampoco se hacen pruebas de sonido dentro del rollo más DIY, así que entre banda y banda montamos batería y demás e intentamos probar un poco para familiarizarnos con el equipo, ya que todo era alquilado/comprado. Cenamos tacos, lo cual no iba a ser la única vez en la gira, y fuimos a dormir a la casa de un amigo de Arty en Watts (con lo cual podemos decir que pasamos una noche en South Central). Nuestro huésped nos contó que se había mudado hace poco porque antes vivía “dos manzanas más para allá” y escuchaba disparos por las noches. Era un chaval majísimo y la casa estaba muy guay. Buen comienzo.

Día #2

San Pedro, Ca (Harold’s Place) – Era un día festivo allí, el “Labor Day”, y queríamos ir a la playa, así que fuimos a Redondo Beach y Hermosa Beach, que estaban hasta arriba de gente, hasta finalmente decidirnos por Torrance. Muy bonitas las playas de California, he de decir. Por la noche tocábamos en una especie de dive bar llamado Harold’s Place en el que jugamos al billar y tocamos con un trío local con cierto toque Minutemen pero con punteos a lo Satriani que molaban bastante. El guitarra llevaba unos pantalones brutales entre cowboy y metal que se quedaron en nuestra memoria para siempre. Toda la gente de los grupos era otra vez súper maja, y este día especialmente jóvenes, pero el bar estaba lleno de podríos -en malaguita: borrachos viejos- y fue curioso el contraste. Era un día raro pero apareció allí nuestro amigo Javi que iba unos días a Los Angeles a trabajar así que al final todo se arregló. Estos cenaron comida china que le estuvo dando dolor de barriga a Paula toda la noche, pero yo volví a cenar tacos (buenísimos).

Día #3

Santa Bárbara, Ca (Central Library Faulkner Gallery) – Fuimos conduciendo a Santa Bárbara y al llegar pronto nos pudimos dar una vuelta por la ciudad y la playa y nos encantó. Tocamos en una biblioteca grande, cosa que resultaba curiosa pero cuando entramos con las cosas nos topamos con un niño de unos siete años que ¡se había hecho una camiseta con nuestro logo! La hostia. Fue un concierto divertido donde vimos a nuestro nuevo little buddy haciendo pogo en primera fila. Después hablando con la gente conocimos a una pareja (Blake y Emily) que nos invitó a dormir a una casa que se habían hecho en las montañas que era una pasada con unas vistas alucinantes. Tomamos algo con ellos allí por la noche, el clima era perfecto. Todo esto convirtió ese día en uno de los más memorables de la gira en mi opinión. A la mañana siguiente nos quedamos flipando con las vistas desde la casa. Precioso.

Dia #4

Santa Cruz, Ca (Subrosa) – Ese día tocamos en un espacio DIY anarquista y queer muy guay llamado Subrosa y nos montaba el concierto un chico muy majo llamado Kevin. Tocamos con una chica que se llamaba Soap que hacía un folk-punk interesante y con una banda local elegantísima llamada BB Sinclair que tocaban que flipas. Si no me equivoco esa noche descubrimos la Impossible Burger (o tal vez fue la Beyond) y tampoco iba a ser la última vez que la comiéramos durante la gira. Es una movida nueva que de momento solo se vende en Estados Unidos y son hamburguesas veganas, pero con una textura y olor a carnaca que tira pa’trás. Están muy ricas, la verdad. Fuimos a dormir a casa de Kevin pero por la noche llegaron bastante personas de fiesta y cuando nos levantamos por la mañana había desaparecido el humus que metimos en la nevera y el agua con gas adictivo de Arty. Fon estaba malillo ese día también, como con fiebre. Eso sí, antes de irnos por la mañana nos sacamos la clásica foto Minor Threat en la entrada de la casa (arriba la prueba).

Dia #5

Berkeley, Ca (924 Gilman Street) – Nos fuimos a Oakland a la casa de Arty a ducharnos y descansar antes del concierto, parando de camino para comer tacos. Ese día estábamos muy motivados porque tocábamos en el mítico espacio DIY de Gilman Street en Berkeley, donde han tocado muchas de las bandas americanas que más nos gustan. Tuvimos buen rollo con los otros grupos, compartiendo equipo y demás, y con los voluntarios del Gilman. Todo el mundo muy enrollao y flipaban con que éramos de España y nos habíamos plantado allí. Quedamos contentos con el concierto y para colmo aparecieron nuestros colegas Luigi y María de Madrid para darnos una sorpresa y además conocimos a una chica italiana y una pareja de Alemania que nos había visto un par de años antes tocar en el Fluff Fest de la República Checa y en un sótano muy pequeño en Hamburgo. Small world. Un día que recordaremos toda la vida, bastante ilusión tocar allí y encima todo lo que rodeó después al concierto fue brutal. Como anécdota dijo Fon que esa noche fue la primera vez en quince años tocando que el colega dio un bolo sin haberse tomado ni una birra antes.

Día #6

Arcata, Ca (House Show) – Después de parar por San Francisco a hacer un poco el turista fuimos conduciendo a Arcata donde tocábamos esa noche en un house show. Llegamos pronto y nos dijo Jacob, el chico de la casa que lo montaba, que teníamos tiempo, así que nos fuimos a dar una vuelta por la ciudad, que parecía muy tranquila con muchos estudiantes. Arcata es como un pueblecito muy bonito de montaña, lo que vimos nos gustó bastante. Creo que es el día que más frío pasamos, por otro lado. Cuando volvimos de cenar la cosa empezaba a ponerse animada, llegaban grupos de personas a la casa por todos lados. El concierto no fue muy tranquilo precisamente ya que se presentaron una cantidad de adolescentes y estudiantes que no nos imaginábamos y se llenó aquello. Fue un desmadre y sin duda de los conciertos más divertidos que dimos. Se suponía que tocaba otra banda después de nosotros pero por lo visto llegó la policía y cortaron el rollo. Muy American Pie todo. Había vasos rojos de plástico y una chica nos cambió una camiseta por una montaña de marihuana. Risas.

Día #7

Portland, Or (Firkin Tavern) – Teníamos ganas de subir al noroeste ya que Paula y Fon no habían estado y yo pasé algunos días en Portland hace unos años y tenemos amigos allí. De camino a Portland paramos en Eugene para ir al Cornbread Cafe, restaurante que nos habían recomendado Luigi y María y que es rollo diner pero todo vegano, muy rico. Al irnos de Oregon hacia el sur volvimos a ir. El paisaje desde el norte de California a Portland es precioso, pasando por el Redwoods National Park. El concierto fue bastante bien y fue muy guay ver a caras conocidas, pero nos sorprendía que mucha gente ahí nos quería pagar el merch con tarjeta o Paypal. Fuimos a dormir a casa de mi amigo Krist donde al final pasaríamos tres noches.

Día #8

Portland, Or (The Waypost) – Fuimos a dar un paseo por Portland -que nos gustó bastante- y acabamos yendo al centro a una manifestación de sexworkers de la ciudad que se llamaba Slutwalk mientras que intentamos averiguar a qué hora teníamos que estar en Seattle, que en teoría se tocaba allí esa noche en Black Lounge. Al final parecía que el concierto se iba a pasar a un house show pero dieron las tres de la tarde y no teníamos noticias del promotor así que decidimos cancelarlo (estuvimos investigando y no había hecho nada de promo y en ese punto del día no tenía ni sala). Por suerte nuestro amigo Krist logró meternos a nosotros y a su grupo Yardsss en un concierto que había en Portland así que todo bien. Cuando llegamos al garito las bandas que iban a tocar en un principio se habían caído y solo tocábamos nosotros, muy raro. Lo llamamos “el día del cancele”. Yardsss dieron un conciertazo. Comimos tacos -en este punto de la gira Fon vomitaba cada vez que alguien pronunciaba la palabra taco o, en su defecto, burrito- y después salimos algunos por allí y acabamos cerrando un bar llamado The Nest, de lo cual yo personalmente me arrepentiría el día siguiente.

Día #9

Olympia, Wa (Le Voyeur) – Pues lo dicho, entre lo de la noche anterior y el resfriado que había cogido no me encontraba muy bien ese día y de hecho quitando el rato que estuve tocando estuve casi todo el tiempo durmiendo. Lo que sí me acuerdo es que la sala estaba genial (aunque hubo un problema con la PA) y tocamos con unas bandas muy simpáticas (Kevin de Rvivr, con quienes hemos tocado un par de veces, tocaba la batería en una de ellas). Por mi parte no fue el mejor concierto que he dado jamás pero en ese concierto en concreto me di cuenta de una cosa que notamos en toda la gira, y era que la peña allí se interesaba bastante más por vernos de lo que creíamos en un principio. Al final España está muy lejos y tampoco somos una banda “famosa”. Nos fuimos con bastante buen sabor de boca y con unos sándwiches de avocado melt en la furgoneta de vuelta a dormir a Portland.

Día #10

Day off – Poco que contar porque decidimos conducir diez horas hasta Sacramento que era el próximo destino. Bueno, de camino vimos algo de los incendios en el norte de California.

Día #11

Sacramento, Ca (The Press Club) – Fue un acierto pegarnos la paliza de furgo el día antes porque nos despertamos en casa de Montse y Mark de Ausencia y su perrita, que son amigos de Arty, y nos hicieron un gran desayuno y nos dimos una vuelta por el Downtown y el Historic District de Sacramento. Por la noche nos volvieron a sorprender más colegas de España, Hector e Inma, queestaban de viaje allí. Esa noche casi acabamos ya con el merch, quitando camisetas que se ve que habíamos hecho demasiadas, y tocamos con una de las bandas que a mi personalmente más me gustaron de toda la gira, Sun Valley Gun Club, también de Lauren Records. Como podéis ver en las fotos, Fon y la perrita de Mark y Montse vivieron una historia de amor.

Día #12

Fresno, Ca (Tower District Records) – Antes de irnos fuimos a comer con Montse a un sitio muy barato y rico. Nos encantó pasar esos dos días en su casa. Peña muy acogedora y maja (“tomorrow’s friends, tonight we’re only strangers!”).

Esta fecha supuestamente iba a ser un day off pero unos días antes, ya con la gira empezada, nos dijeron que si queríamos hacer este concierto así que fuimos a Fresno y tocamos en una tienda de discos muy auténtica llamada Tower District. Las expectativas eran bastante bajas por el rollo last minute y porque el guitarra y cantante de Sun Valley Gun Club nos había hablado fatal de Fresno. No pasa nada, se había comido un trozo de pastel con marihuana antes de tocar y estaba un poco paranoico (risas), pero era un tío muy majo. Fue otro de los días de los que mejor recuerdo me llevé de la gira. Era el segundo día que no teníamos dónde dormir y Bob, el dueño de la tienda, nos dijo que podíamos quedarnos en su casa, que estaba a dos minutos andando y donde vivía con su hijo. Cuando llegamos flipamos porque la casa era enorme y ¡teníamos una habitación para cada uno! Con cama de matrimonio y todo. La casa también tenía un jardín muy guay donde nos quedamos charlando con su hijo hasta tarde. Bob es un tipo de unos 60 años con una melena blanca brutal que decidió hace cinco años dejar su curro de toda la vida y montar la tienda de discos. Tenía un poco de diógenes con el tema de los discos, había vinilos y cds en cada rincón de la casa.

Paula nos contó al día siguiente que estuvo dos horas sin dormir porque se despertó a por un vaso de agua y se encontró al hijo en la cocina a oscuras. El chaval era un poco creepy, la verdad, pero se portó muy bien con nosotros.

Día #13

Las Vegas, Nv (House show en Dru’s Shawteau) – Después de un largo y caluroso viaje conduciendo a Las Vegas donde casi nos deshidratamos, llegamos a la casa donde tocábamos que estaba cerca del downtown. Esa noche tocamos con Warm Thoughts, el proyecto de Elliot, batería de Touché Amoré, un tipo majísimo. Nada más llegar se acercó (“Wild Animals, ¿verdad?”) e hicimos buenas migas. La verdad que la gente en USA es encantadora. Después del concierto estuvimos hablando con mucha gente, que a menudo nos preguntaban por la situación política en España y Cataluña. Dru, el dueño de la casa, era un personaje digno de película. Calculamos que se tiró unas tres horas para comerse el plato de pasta que tenía en la mano. Estaba bastante fumado también (por cierto en casi todo el Oeste de USA la marihuana ya es legal) y de repente desapareció y alguien dijo que se había ido a trabajar. Me pregunto dónde trabajará ese personaje. Luego los organizadores nos llevaron al downtown, que estuvo bastante bien pero tampoco nos pareció muy diferente al strip donde habíamos estado ya en uno de esos primeros días antes de empezar la gira (quedará para otra la historia de Michael Curtis, un especie de cowboy filosófico al que conocimos en el jacuzzi del hotel de Vegas y que nos invito a pegar tiros a su pueblo, que clasificaba como “last cowboy town in the US”).

En esa ciudad hace un calor infernal, no sé cómo se ha podido asentar una civilización allí con ese clima. Nos queríamos ir lo más temprano posible, no sin parar antes a por otra Beyond Burger (en este punto de la gira ya desayunábamos como auténticos yankis).

Día #14

San Diego, Ca (Red Brontosaurus Record Store) – Llegamos a San Diego, ciudad que no conocíamos de antes pero había ganas por la historia musical que tiene y las bandas que han salido de allí. Volvimos a tocar en una tienda de discos -aunque la verdad, esta era bastante cutre- y aunque estábamos cansados y no vino demasiada gente al concierto posiblemente fue uno de los que más nos divertimos, curioso. Puede que tengamos el don de reírnos ante las adversidades porque Fon tocó con un ampli que hacía que el bajo sonara a juguete, Paula casi no se podía mover y aquel sitio no se había limpiado desde 1990. Al final igual, todo el mundo muy majo y la peña moviéndolo en el concierto. Nos fuimos a dormir a la casa de Elena, una amiga asturiana de Fon que vive allí y que hacía como diez años que no se veían. Qué guay la cantidad de amigos que vimos en esta gira estando tan lejos. Cenamos otra Beyond Burger.

Día #15

Fullerton, LA, Ca (Riff Mountain) – Antes de volver a Los Ángeles para dar lo que sería el último concierto de la gira fuimos a Chicano Park y después pasamos por la playa de La Jolla, donde nos bañamos y vimos a las focas. El concierto era en un espacio DIY y allí nos volvimos a encontrar con Aaron de Lauren Records, a quien dimos las gracias por haber hecho posible toda la gira, y con nuestros amigos Héctor e Inma, que seguían de viaje <3 Esa noche tocamos con el grupo nuevo de la gente de Toys That Kill y Recess Records. Su concierto estuvo guapísimo, pero el nuestro no fue el mejor de la gira. De todas formas ya habíamos acumulado suficientes experiencias y recuerdos de estos días como para que todo mereciera la pena. Nos fuimos a dormir a un motel (la única noche que tuvimos que tirar de motel). Se acabó el tour.

Día #16

Nos despertamos en el motel y fuimos al Guitar Center a devolver algunas cosas. Después volvimos a Amoeba y fuimos a comer por última vez antes de coger el avión. Sí, otra Beyond Burger. Antes de ir al aeropuerto fuimos a sacarnos una foto en el mural de Elliott Smith en Sunset Blvd (el de la mítica portada del “Figure 8”) y echamos un rato en Echo Park Lake. Nos despedimos de nuestro amigo Arty (¡te echamos mucho de menos Chihuaha! ¡Mil gracias por todo!) y nos metimos en el avión mientras recordamos momentos de estos días entre risas. Ah, antes Fon y yo casi perdemos el vuelo.