La quinta edición del Zaragoza Psych Fest confirma que el esfuerzo del colectivo AnalogLove se ha hecho mayor en las formas y cadencias logísticas, sin perder la chispa que viene aparejada a la bisoñez. Los ecos de pasadas ediciones resuenan ahora en muros de mayor añada, como el propio Liverpool Psych Fest, cita obligada para los incondicionales del género. El año pasado, Vibravoid coronaba un cartel igualmente heterogéneo. En esta ocasión, el testigo del liderazgo recae en los rusos The Karovas Milkshake y los británicos Dead Rabbits o Desert Mountain Tribe.

En el cartel, por supuesto, figura My Expansive Awareness. Los Ojos y Velcoro hacen que la representación aragonesa sea el 25 por ciento de un cartel muy diverso, tanto en estilos como en procedencias. Los últimos abonos y las entradas para el festejo, que se celebrará los días 15 y 16 en Las Armas, están en analoglove.es, a 17 euros el día o 30 el abono de las dos jornadas. El día 8, además, hay un concierto de calentamiento en The Weed Club, por invitación.

Además de los directos, el festival presenta este año su Psych Lab, espacio contenedor que incluye talleres, exhibición y actividad de pintura, escultura, ‘performance’, arte interactivo… además, habrá encuentro de sellos orientados al psych y un mercadillo muy colorista. José Briceño, cantante de My Expansive Awareness y miembro de la organización, da la clave para asimilar la naturaleza del festival: sensaciones antes que nombres, disfrute por encima del rendimiento económico. En este reto, AnalogLove tiene muy claro que debe primar la calidad por encima de todo, incluido el componente racional. Melange (de Madrid), los mallorquines The Wheels o los murcianos Alien Tango son algunos de los invitados a la fiesta, que completan 10.000 Russos de Portugal o los también británicos Is Bliss, que van de tapados y podrían constituirse en una de las mejores noticias del festival.