“Round 2” supone , tal y como se desprende de su propio título, la desafiante y directa continuación del disco debut, “Hoy empieza todo”, de este cuarteto vizcaíno. Articulado alrededor de los restos de un proyecto pretérito de perfil mucho más pop, en esta nueva representación aflora su contundente energía guitarrera, circunstancia todavía acrecentada para esta grabación. Deudores de la artillería de riffs que engloba tanto el nervio escandinavo como el rock “alternativo” de los noventa, lo son igualmente del juego de melodías. Sugerente, y suculenta, mezcla en la que la la voz, las seis cuerdas y las labores de composición recaen en Sensei, quien se encarga de charlar con nosotros.

Superalfa! tiene su embrión en la banda El Veloz Murciélago Hindú. Allí el sonido tendía mucho más al pop, ¿cuáles fueron los motivos que os llevaron a endurecerlo? ¿Nuevas influencias musicales? ¿Recuperar un espíritu más espontáneo?…
Por un lado, el 50% de los componentes de Superalfa! no formaba parte de EVMH, y su aportación musical es claramente rock. Pero además tanto DeeNee como yo experimentamos una evolución que nos llevó a volver a nuestras raíces más guitarreras y muy ligadas tanto al rock como incluso a ciertos tipos de punk; ¿el motivo?: la deriva que estaba experimentando el indie desde hacía años. Nosotros eramos seguidores del indie-rock original, el de los primeros 90, tipo Dinosaur Jr., Pixies, Australian Blonde,etc., mientras que el indie contemporáneo se escoraba decididamente hacia el pop y/o los ritmos de baile. Incluso se separaba de su propio significado, porque ya no era lo “independiente” o lo “underground”, sino que empezaba a convertirse en el nuevo mainstream… Y ahí dijimos: “ah, no, este no es nuestro camino…”. Y el resultado de esa reflexión en realidad no nos llevó a nuevas influencias, sino a recuperar las que tuvimos mucho tiempo atrás: Foo Fighters, Weezer, Social Distortion… No es que nos volviéramos rockeros de repente, sino que resucitamos esa parte fundamental de nosotros mismos.

Incluso en vuestro nuevo disco, “Round 2”, hay un direccionamiento más crudo todavía que en vuestro debut, ¿tenías claro que había que seguir avanzando hacia esa representación más rock?
Así es. Quedamos muy satisfechos con el primer disco de la banda, muy identificados con su sonido y realmente contentos por su acogida tanto en medios de comunicación como en nuestros propios conciertos. De modo que decidimos seguir en esa senda de endurecimiento de la música que hacemos. Aunque también es cierto que no existía un minucioso plan trazado, simplemente nos dejamos llevar por lo que nos apetecía hacer, lo que nos pedía el cuerpo, y , dado que nuestras influencias principales han continuado siendo grupos de rock alternativo contundente, el resto ha sido una evolución natural.

¿Ha habido en la dinámica de grabación alguna diferencia con su predecesor que haya ayudado a conseguir ese resultado más contundente?
Sí, las canciones han ido mucho más trabajadas al estudio, se han desarrollado mucho más en el local -a partir de las composiciones básicas con una guitarra acústica en mi habitación- con aportaciones de toda la banda. Además, en ese proceso experimentamos con nuevos amplis de guitarra, distintas sonorizaciones de la batería, varios bajos eléctricos… hasta que dimos con el sonido que nos llenaba.

La ecuación que utiliza la banda sin embargo parece clara en cuanto a que se nutre de guitarras eléctricas, con influencias que van desde el rock noventero alternativo al high energy escandinavo, pero también del gusto por las melodías, en este caso con reminiscencias a bandas como Posies, Lemonheads…
Totalmente de acuerdo. Creo que no se puede definir mejor nuestra fórmula. Al fin y al cabo todas las etapas dejan su huella a la hora de componer, y de tocar, y somos hijos tanto de ese rock noventero como del high energy, pero también del powerpop. Y eso se nota, ¡y nos gusta que se note!

“Somos “hijos” tanto de ese rock noventero como del high energy, pero también del powerpop”

Incluso da la sensación que para incidir más en ese lado melódico contáis en ocasiones, por ejemplo muy visibles en “Round 2” o “Restos de una vida”, con voces femeninas, ¿es esa la intención?
Sin duda. El contrapunto de una voz femenina refuerza la parte melódica, o, dicho de otro modo, modera la crudeza guitarrera. Y también le da un toque diferente. Pero es que, además, las letras están escritas -especialmente las dos que mencionas- como un diálogo entre chico y chica, por lo que pensamos que encajaba a la perfección esa especie de réplica.

Por otro lado también nos encontramos con temas como “La gran mentira” que desbordan energía punk. Forma parte también de vuestra identidad…
¡Y tanto! Más de una vez nos han dicho que, independientemente del sonido concreto, se apreciaban planteamientos punk, y es que una parte importante de nuestro bagaje musical tiene raíces en grupos punk, en el Do It Yourself, etc. No queremos aburrirte con una lista exhaustiva de todas nuestras influencias, pero sin duda hemos sido, y somos, seguidores de diversos tipos de punk, desde Ramones a Rancid, pasando por el toque más claramente californiano de Offspring. Son referencias básicas para nosotros. Bueno, sin olvidar a pioneros más cercanos como MCD o Eskorbuto.

En el disco, pese a sus cambios de ritmo, no hay ningún tiempo realmente lento, ¿no os gusta decelerar tanto las revoluciones o no es un terreno en el que os sintáis cómodos?
Lo cierto es que cuando creamos las canciones siempre estamos pensando en cómo sonarán en directo, en cómo podremos defenderlas ahí y hacer partícipe de ellas a la gente que viene a nuestros conciertos. Y, salvo honrosas excepciones, no nos gustan las baladas en directo, nos gusta que se mantenga arriba la tensión, cuando somos nosotros los que tocamos, y también cuando estamos entre el público. Por eso no han habido baladas o tiempos lentos en nuestros dos discos… aunque no lo descartamos en el futuro, ya que es indudable que existen algunas de quitarse el sombrero.

A pesar de que las letras son intimas y transmiten nostalgia y cierto desengaño también se observa una actitud por sobreponerse y tirar hacia adelante…
Me alegra mucho que lo hayas notado. Es lo que pretendíamos como tono general del disco. Es verdad que al componer casi siempre tenemos en mente esos amores imposibles o el desamor directamente, porque nos parece que aporta desgarro a las canciones, mientras que si cantas a un amor feliz generalmente quedan muy ñoñas. Pero por otro lado este segundo disco lleva implícita la esperanza, el relativizar las situaciones tristes, la idea -cierta- de que todo pasa, lo bueno y lo malo.

¿Un título como “Round 2” precisamente busca ese símil pugilístico de encajar golpes y no desfallecer?
En efecto. Se trataba de poner título a nuestro segundo trabajo musical, nuestro segundo reto como banda, por lo que se nos ocurrió esa idea de “segundo asalto”, ¡aunque se nos había adelantado Love of Lesbian y tuvimos que buscar otra forma de decirlo! (risas). Y, sin lugar a dudas, tenemos esa idea de la vida como lucha constante, en la que muchas veces toca encajar… pero sin dejar de resistir en ningún momento, abandonar no es una opción. Resistir es vencer.

¿A la hora de escribir motivan más esos malos momentos?
Probablemente. De esas situaciones surgió el blues, sin ir más lejos, padre del rock and roll. Como te decía antes, escribir sobre temas felices conlleva un alto riesgo de pasarte de glucosa, (risas). Y también es más fácil para una persona que escuche nuestras canciones identificarse con alguna de las situaciones que describimos, e incluso que las use a modo de terapia. ¿Quién no ha tenido alguna vez un desengaño, una ruptura, una decepción…?

Ambos discos son relativamente cortos, ¿se trata de sonar concisos y directos o os gusta trabajar con repertorios muy ajustados de canciones?
Por una parte nos gustan los discos cortos, también de otras bandas. Consiguen que te quedes con ganas de más, en lugar de saturarte, especialmente hoy en día en el que se está perdiendo el concepto de álbum y se suelen escuchar canciones sueltas, rara vez varias seguidas del mismo artista. Y por otro lado no queremos introducir ninguna “canción de relleno”, queremos que todas nos encanten y deben pasar nuestro estricto “control de calidad”. Desconfío de los discos con muchas canciones, más de 12 o así… Como dicen los anglosajones, “all killers, no fillers”.

Cada vez hay más grupos y más escenas musicales en Bizkaia, entre tanta oferta, ¿cuál consideráis que es, o aspiráis a que sea, vuestro elemento diferenciador?
En realidad no pensamos en nuestra banda como una empresa, y en ese sentido no buscamos -al menos de forma consciente- la famosa “ventaja competitiva”. Eso sí, creemos de verdad que nuestra propuesta tiene un sonido propio y honesto, que aúna un rock de amplio espectro con melodías powerpop -“refinada contundencia” dijeron, creo que acertadamente, sobre nosotros en televisión hace un par de meses- y una voz distinguible. Y cuidamos mucho las letras, queremos que tengan sentido y estén trabajadas, huyendo de tópicos. Si unes a esa combinación nuestros directos energéticos, creo que a mucha gente le puede gustar Superalfa!

Próximas fechas de conciertos:

– 16 sept. Fnac Callao, Madrid

– 30 sept. Fnac L’illa, Barcelona

– 27 oct. Fnac, Donostia

– 16 nov. Fnac, Bilbao