Estamos ante uno de los artistas más prolíficos de la escena reggae catalana y española. En los últimos ha dedicado su tiempo a expandir la cultura dub y sundsystem y, sin embargo, ahora nos sorprende con un disco donde reinan el roots y el raggamuffin. ¿El resultado? 24/7 (Panchita Records, 17) un álbum creado con cariño y buen gusto que merece más de una escucha detenida.


Describes este álbum 24/7 como un “disco grabado a la vieja usanza”. ¿A qué te refieres con este aspecto de vieja usanza, es que es un disco analógico o es algo más conceptual?
A la vieja usanza me refiero al hecho de haberlo grabado todos juntos en el estudio. Aunque en realidad fue por separado, porque grabamos por secciones, estábamos todos en el estudio tocando a la vez. Lo hicimos en cuatro días en el siguiente orden: batería y bajo, melodías, voces y vientos. A la vieja usanza también hace honor al hecho de que hemos reflejado en el disco los instrumentos que hay, no ha habido más post producción añadiendo instrumentos digitales y demás. Lo que oyes es lo que hay.

Este es tu tercer disco, pero durante los últimos años te hemos visto muy ligado a la escena dub y sound systems, especialmente gracias al proyecto con Charlart 58. Háblanos un poco de tu experiencia y tu trabajo estos últimos años.
La escena dub y soundsystem me ha acogido muy bien, sobre todo a nivel internacional por el hecho de que hablo y canto en inglés. El soundsystem es básicamente mi escuela, es dónde yo he desarrollado mis skills, mi técnica y mi estilo. Es algo que va muy dentro de mí. Chalart58 ha formado buena parte de esta evolución, al igual que mi propio sound Badalonians y también, sobre todo a nivel internacional, OBF Soundsystem, que son con quién más salgo “afuera”. Ellos me han hecho conocido en Francia, Suiza o UK por ponerte algunos ejemplos.

Sabemos también has formado parte del colectivo Badalonians Sound. ¿En qué consistía vuestra misiva, qué proyectos llevabais a cabo?
Como decía antes, sigo formando parte de Badalonians. Estamos juntos desde hace 10 años. Badalonians básicamente está formado por Alex y Marc, que son selectores y colectores de música Jamaicana en vinilo. Luego estoy yo, que soy el MC, el toaster oficial. Nuestra misiva es hacer selecciones de reggae a dub, y roots intentando transmitir un mensaje y unas vibes en nuestras sesiones. Nos hemos visto en algún proyecto externo, pero el nuestro propio básicamente es pinchar en vinilo y echar unas vibes un buen rato.

Además en este disco incluyes tres versiones dub, un género por el que, es evidente, sientes mucha simpatía. ¿Qué tiene de especial para ti el dub?
Para mí incluir tres versiones dub es una forma de homenajear esa parte de la cultura, aún y a pesar de que el disco no está musicalmente cien por cien orientado al dub o al soundsystem. El dub para mí es la parte más espiritual del reggae, es la parte en que el protagonista es la música y el ingeniero de sonido que hace esa mezcla particular. No hay dos dubs iguales y eso me parece fascinante, es infinito. Hay muchos estilos dentro del dub, pero a mi particularmente me gusta el roots dub de los 70’s.

Para grabar este álbum te has juntado con la banda The Island Defenders. Háblanos de ella, qué aporta musicalmente a este disco y cómo es su reggae.
The Island Defenders es una banda a medio camino entre Barcelona y Girona. Son músicos buenísimos con una muy buena trayectoria dentro de la música a nivel estatal, aunque mejores personas si cabe. Ellos han aportado precisamente eso, la banda. Un sabor más orgánico, un groove más humano y sobretodo el hecho de haber creado juntos la música. Estas canciones son nuestros hijos. A nivel profesional todo son elogios, todos siempre podemos mejorar pero cabe decir que con la calidad musical y humana que ellos tienen ya partimos de una base donde es muchísimo más fácil trabajar, crear o componer.

Este disco ha sido financiado a través de crowfounding, pero también ha contado con la participación del sello La Panchita Records (que ha trabajado entre otros con Lasai y Manu Chao). Así que nos surge la duda; ¿cuál ha sido su papel en este elepé? ¿Cómo se ha llevado a cabo la creación de 24/7?
La Panchita Records es el soporte, es el sello. Pero también es familia. Ellos son parte importante de la escena, y están muy activos en ella. Con Chalart58 a la cabeza de la nave y la buenísima relación que tenemos, siento que era de cajón que este tercer disco tenía que ser así. A parte de que ya tenía ganas de hacer algo con ellos con cara y ojos. La creación de 24/7 ha sido bastante progresiva, a grandes trazos: hace aproximadamente un año y medio quedábamos con los músicos para hacer un par de sesiones de ‘music storming’ y de chilear un poco con el objetivo de dejar unas bases hechas, luego seleccionamos unas cuantas, posteriormente yo escribí las letras, luego quedamos para hacer un par de ensayos y arreglos y de ahí, después de habernos estudiado cada uno su parte, nos metimos al estudio a grabar la maqueta (dentro de la cabina con uno o dos micros). Después de oírnos bien la maqueta ya cuadramos unos días de estudio para grabar las canciones definitivas.

Es frecuente escuchar que formas parte destacada de la nueva escena barcelonesa de reggae, una de las más fuertes y activas hoy en día. ¿Qué crees que tiene de especial, en qué se diferencia?
Bueno yo creo que ya podría decir que no soy de la más nueva. Ya hay otra nueva generación de artistas que están dándole muy duro. La escena de Barcelona, creo que siempre está en movimiento, por lo tanto es efervescente y cambiante. Es inevitable que unos se alimenten de otros y viceversa, y de esa forma sólo puede hacer que crecer. Es imparable y encima en muchas direcciones, lo cual me parece super positivo. Cuantos más seamos más nos reiremos.

Entrando ya de lleno en 24/7, en este disco el ingrediente principal es el roots y el raggamufin. En un trabajo tan importante como este para ti ¿Querías volver al origen, a lo que te hizo engancharte a esta música?
Si, definitivamente. A la vez que explorar nuevas sonoridades. Aunque sí, la base y el tinte principal es el Roots Reggae y el Raggamuffin. Es mi salsa y ahí me muevo.

Pero no sólo de reggae vive Sr Wilson, pues en Pedro el permanente podemos oírte rapeando con mucha sobriedad. ¿Te sientes a gusto sobre ritmos de rap, y no lo ves cada vez más alejado del reggae?
Yo vengo del rap. De hecho el raggamuffin, toasting o deejaying son los padres musicales y conceptuales del rap. El rap para mí es básico, estoy muy al tanto de lo que se hace a nivel nacional e internacional y escucho mucho. No sé si se aleja o no, la verdad, yo no lo siento. Está claro que rap es rap y reggae es reggae, pero siempre hay puentes y manos. Ahora mismo estoy de camino a una jam de hip hop con Big Menu, una de las bandas mas flipantes en el panorama, a mi modo de verlo. Me siento comodísimo.

En esta misma canción, además, hablas de los cambios, de adaptarse. ¿Existe de verdad Pedro el permanente o qué te inspiró para esta canción? ¿Todos tenemos un Pedro dentro?
Pedro el permanente se inspira en mí mismo. Es una alegoría a Peter Pan y al síndrome de no querer cambiar, o pensar que uno no puede. Al relato le he dado ese sabor raper pero también latino, porqué también me inspiré mucho en el Pedro Navaja de Rubén Blades y Willie Colón, y su manera de explicar la historia en tercera persona. No sé si todos lo tenemos porque cada persona es un mundo entero, pero desde luego yo si lo he tenido.

Y es que 24/7 es un disco insumiso, con mucha crítica y reflexiones. No querías desperdiciar ni una canción sin mensaje…
Es un poco mi manera de hacer. Como siempre digo, los emisores de mensaje tenemos una responsabilidad enorme, sobre todo hacia las mentes más jóvenes. Creo que hay que inculcar cultura y valores, pero también es muy importante no caer en el ‘preaching’ o en aleccionar. No estamos para eso.

Para concluir, nos ha sorprendido que más de la mitad del LP esté cantado en inglés. Suponemos que habrá alguna razón para ello…
La verdad me siento cómodo en inglés. Suena bien, redondo, compacto. Pero tampoco ha sido nada premeditado. Ha salido así, como con la mayoría de música que compongo. No pienso “voy a hacer esta canción en inglés”, simplemente lo hago.