SIN SABER CÓMO, OCEAN COLOR SCENE SE HAN SITUADO EN LO MÁS ALTO DEL ESCALAFÓN DE LAS FORMACIONES BRITÁNICAS MÁS VENDEDORAS. Y REALMENTE LO MERECEN, AUNQUE NI ELLOS MISMOS ESPERABAN LA RESPUESTA CONSEGUIDA CON SU NUEVO ALBUM “MARCHIN´ ALREADY”. SERÁ PORQUE EN LAS ISLAS BRITANICAS A ELLAS LAS PREFIEREN RUBIAS Y A ELLOS, PATILLEROS. ASÍ SE ENTIENDE QUE, TRAS TRES -CUATRO- INTENTOS, RICHARD ASHCROFT Y SUS VERVE SE HAYAN ERIGIDO EN LA BANDA DEL MOMENTO, QUE GAZ Y SUS SUPERGRASS CONSERVEN INTACTA LA REPUTACIÓN Y QUE SIMON FOWLER Y SUS MUCHACHOS VENDAN DISCOS COMO CHURROS.

La historia de OCS y su ascendencia a la corte de la realeza britpop es prueba de que no sólo es necesario talento para ser famoso, sino que también hace falta encajar en el ambiente musical que se cuece (algo que hacen a la perfección con su mod revival actualizado), tener un poquito de suerte y saber aprovechar las oportunidades al máximo. Nunca vamos a saber si hubieran llegado a tal punto sin el apoyo de Paul Weller, a quien conocieron en 1993 cuando fueron teloneros suyos, o sin la amistad de Noel Gallagher, que desde que tuvo noticias suyas (a través de Paul) también les apoyó incondicionalmente, apareciendo por sus conciertos e invitándoles a tocar junto a Oasis. A estas alturas ya no importa. El hecho es que hace ocho años nadie había oído hablar de ellos y sólo Alison Moyet, con quien compartían manager, creía que llegarían a alguna parte. Ahora su disco “Moseley Shoals” ha superado el millón de ventas; su álbum de caras B y otras rarezas “B-sides, seasides and freerides” que se publicó poco antes del verano entró directamente al número 3 de las listas británicas, y el éxito de su nuevo disco “Marchin´ Already” está asegurado (en Inglaterra por lo menos), simplemente por ser OCS. Se han convertido en uno de los negocios más rentables del Reino Unido, en una de las bandas más grandes de Inglaterra.

Desde que entro en su habitación, Simon Fowler, cantante y compositor de Ocean Colour Scene no para de hablar; un bombardeo contínuo, fardón y divertido. Me ofrece una cerveza de su minúsculo bar. En la cama está su maleta abierta, lista ya para volver a casa (Birmingham para más señas), y en el escritorio un auténtico lío de papeles de fumar, trocitos de cartón, cigarros rotos y un largo porro. ”¿Sabes lo difícil que es pillar costo en Escandinavia?”, me dice, sacando otro porro de su paquete de tabaco y encendiéndolo. ”¿Sabes que Primal Scream tuvieron un policía vestido de civil en el backstage en Estocolmo haciéndoles pruebas en los dedos para ver si habían estado tocando drogas? ¿Te lo puedes creer? Yo creía que Suecia era un país liberal. Está claro que aquí no has tenido este tipo de problema. Ayer pillé un cebollón que no veas”.

OCS acaban de estar en Escandinavia tres días con Oasis. No probaron ni gota de alcohol en toda la gira.”Entrabas en los camerinos y lo único que había era mucho café y mucho tabaco. Liam estaba mucho más agradable y menos agresivo que de costumbre, hasta se le notaba en la forma de cantar”. Antes de regresar a casa, OCS han pasado un par de días de fiesta y promoción en España. Entre fiesta, showcase y Oasis, Simon se ha estado aprendiendo unas canciones nuevas para las caras B de los nuevos singles. “Las últimas caras B que hicimos no me las sabía y a la hora de grabar fue un fracaso, esta vez quiero estar un poco más seguro de lo que hago”. Al volver a Birmingham van a ir a sus estudios de Moseley Shoals para grabarlas. Le pregunto si sintió mucha presión al escribir “Marchin´Already” dada la popularidad de “Moseley Shoals”. “Empezé a sentir presión en enero simplemente por el hecho de que Paul (Weller) y Noel (Gallagher) ya tenían sus nuevos álbumes escritos y nosotros no. Soy un músico muy perezoso y no me pongo a escribir hasta el último momento, así que me encerré en un hotel y me puse a trabajar en serio”.
 
¿Lo digo? El nuevo álbum es mejor que “Moseley Shoals”. Canciones como “Hundred Mile High City” o “Travellers Tune” son el puro R&B pegadizo que tanto éxito les ha proporcionado, pero así como “Moseley Shoals” era eso y poco más, “Marchin´ Already” también explora con más profundidad la faceta folky que ya se pudo escuchar en “B-Sides, Seasides and Freerides”. Incluyen un instrumental estilo jam session y para colmo redondean la faena con una colaboración con la Diva del Soul de los años sesenta P.P. Arnold que consigue ponerte los pelos de punta. El resultado es un clásico del britpop. “Con el álbum de caras B quisimos demostrar que OCS sabía hacer otras cosas a parte del r´n´b, además también fue un desafío a la prensa musical británica para ver si se atreverían a llamarlo brit-folk, no lo hicieron desde luego. Ahora somos la segunda banda de rock´n´roll más grande de Inglaterra y todos quieren hablar con nosotros. Melody Maker quiere hacer una entrevista porque saben que OCS supone ventas desorbitadas de su publicación y están a dos pasos de la bancarrota. Pues ahora que se jodan”.

Nos llaman desde abajo, es hora de terminar la entrevista. Simon cierra la maleta y nos dirigimos al ascensor. “Tengo los ojos como tomates… ¿porqué crees que llevo estas gafas amarillas? Este mes Q publica un artículo sobre nosotros dónde nos tachan de ser unos fumetas empedernidos. No sé que dirán a eso mis padres. A propósito ¿sabías que mi padre es ex poli?”

”Marchin´ Already” está publicado por Universal.