El pasado 29 de abril, Placebo ofrecieron un concierto de más de ciento treinta minutos en el WiZink Center de Madrid. Un par de horas antes del mismo, el vocalista Brian Molko nos recibió en exclusiva en una sala situada en las entrañas del pabellón. La recuperamos ahora, justo después de su paso por España para la gira XX aniversario y para encabezar la segunda edición del Mallorca Live, celebrada este fin de semana

Brian Molko entra en la habitación y se presenta mientras apura su cigarro. Se encuentra ya completamente preparado para el monumental concierto que, ante un aforo completo y junto a Stefan Olsdal y compañía, ofrecerá poco después. El artista lleva los párpados abundantemente pintados de un vistoso azul, y elige una de las dos sillas situadas en la sala para acomodarse en postura relajada, justo antes de que comencemos a disparar nuestras preguntas a lo largo de los diez minutos (finalmente convertidos en quince) que el músico ofrece a esta publicación en rigurosa exclusiva. Este es el resultado de esa charla, en la que, entre otras cosas, descubrimos su sentida cruzada contra el uso de las nuevas tecnologías…

Durante esta gira, con la que conmemoráis el veinte aniversario de Placebo como banda, estáis tocando multitud de canciones que hacía tiempo que no hacíais en directo ¿Es este tour un claro homenaje a los fans de toda la vida?
Sí, es un regalo. Es la primera vez que hacemos algo para los fans al cien por cien. Hemos intentado encontrar un equilibrio entre sentirnos felices con nosotros mismos y a la vez hacer felices a los fans. Cuando llega el momento de elegir las canciones que tocamos en directo, lo que estamos haciendo en esta gira es tocar las canciones que han tenido la mejor respuesta por parte del público en directo durante los últimos veinte años.

¿Por qué decidisteis en su momento, y hasta recuperarlas en esta gira, dejar de tocar muchas de esas canciones en directo?
Porque estamos aburridos de ellas… porque ya no nos gustaban… porque ya no pensábamos que fueran realmente buenas… Por todas esas razones… (Risas)

¿Y qué sentís ahora cuando las tocáis?
Pues es muchísimo menos doloroso de lo que imaginaba que sería. Sí, sí, mucho menos doloroso…

¿Pensabas que quizá os traería malos recuerdos?
¡No! Pero lo que sentimos está más relacionado con la reacción del público: ese placer extremo que el público obtiene al escuchar estas canciones. Eso es muy satisfactorio, te sientes muy realizado cuando ves a la gente tan feliz.

Y sinceramente… ¿En la actualidad tú disfrutas más tocando temas nuevos o esos clásicos de los que hablamos? Quizá estés aburrido de tocar esos éxitos…
Yo siempre prefiero tocar canciones nuevas. Pero me he comprometido a hacer esta gira del veinte aniversario, así lo haré, y lo haré bien… dando el cien por cien de lo que tengo cada vez que suba al escenario.

Lo decía porque, en cualquier caso, creo que estáis muy orgullosos de vuestro último disco hasta la fecha “Loud Like Love” (Elevator, 13) ¿Es así?
Sí estoy orgulloso de él… pero en realidad estoy orgulloso de todos, ya sabes. Pero bueno, creo que “Loud Like Love” fue todo un logro desde el punto de vista del sonido y en términos de lo que alcanzamos con él. Si piensas en la música como un conjunto de colores y en cuánto color le podemos dar a un álbum… entonces creo que ése es nuestro álbum más colorido.

Personalmente creo que vuestros conciertos antes eran más viscerales y punk, mientras que ahora son más cuidados e incluso elegantes… ¿Cómo crees que habéis evolucionado en los escenarios desde los comienzos hasta ahora?
Creo que hemos mejorado como músicos. Como intérpretes, y… creo que estamos mucho más adaptados al arte de la escenografía. Y también hemos aprendido cómo usar el escenario más allá de que sea simplemente un lugar desde el que dar el concierto, y que llegue únicamente a uno de los sentidos: el del oído. La música es también una experiencia física y hemos estado trabajando bastante en esa dirección. Ahora trabajamos muy muy duro el aspecto visual del espectáculo.

Eres un cantante absolutamente reconocible y peculiar ¿Cómo se llega a conseguir esa especificidad?
Gracias… (Risas). No pienso en ello, de verdad, no lo hago. Creo que sería una persona totalmente diferente si lo hiciera. Si realmente creyera en mi propio mito, en cómo la gente me describe… Estoy mucho más interesado en la humildad que en la fama.

Son ya muchos años trabajando con Stefan Olsdal ¿Cuál es el secreto para que la unión entre vosotros siga funcionado? ¿Es tu compañero perfecto?
Sí, quiero decir… me gustaría pensar que somos una dupla compositiva comparable con algunas de las duplas compositivas históricas. Placebo no existiría sin nosotros dos. Es algo sencillamente imposible. Creo que lo que es interesante entre nosotros dos es que somos muy diferentes: él ha estudiado música en escuelas, sabe escribir música, programa música en ordenador, sabe utilizar tecnología de composición por ordenador, y básicamente puede tocar cualquier instrumento que coja, algo que yo no puedo hacer. Stefan ofrece un aspecto que podríamos llamar académico y tecnológico a la música, mientras que lo mío está más basado en la canción, es más instintivo y más emocional, así que cuando juntas esos dos lados tienes casi un círculo casi perfecto.

En el pasado habeis colaborado con muchos artistas importantes como Frank Black, David Bowie o Michael Stipe ¿Con quién te gustaría colaborar en el futuro?
Oh, hummmm… ¿Te refieres a otros cantantes?

Sí, no sé exactamente por qué pero estaba pensando, por ejemplo, en Morrissey
Nooooooo, la verdad que no… (En ese momento Brian mira a su tour manager y ambos sueltan una enorme carcajada)… Me encantaría trabajar con PJ Harvey, Björk… Me gusta Grimes… es increíble. Hummmmm… Y artistas electrónicos. Escucho mucha música electrónica, así que me gustaría trabajar con artistas experimentales electrónicos realmente buenos como Vitalic o Tycho. Pero también escucho un montón de lo que la gente llama ‘música clásico-moderna’… gente como Max Richter, Dustin O’Halloran o Óafurd Arnalds… Eso me resultaría muy interesante.

A veces, en los 90, se os asoció con la etiqueta del Britpop, aunque obviamente no teníais mucho que ver con aquello…
¿Quién hizo eso? (En ese momento Brian parece ligeramente molesto)

La prensa británica en los 90 solía hacerlo, quizá por la coincidencia en el tiempo con todos aquellos grupos…
Creo que te equivocas… (Risas)

¿Así que, lógicamente, no te gusta que nadie diga que Placebo fue en algún momento un grupo que tenía algo que ver con el Britpop?
No, pero tampoco me gusta cuando la gente dice que Placebo es un grupo gótico… o cualquier otra etiqueta. No me gusta que nos encasillen y nos pongan dentro de una caja. Creo que somos una banda de rock & roll y eso es todo. Creo que eso es lo que somos.

La industria musical ha cambiado mucho desde aquellos 90 ¿Echas de menos algo de entonces?
Síiiiiiiii, desde luego que lo hago. Un montón de cosas… quiero decir, cuando estábamos preparando la gira de los veinte años estuvimos viendo vídeos de las actuaciones antiguas, y nadie tenía teléfono móvil. Todo el mundo… ¡Todo el mundo estaba saltando arriba y abajo, y la gente volando unos sobre otros! Todo el mundo estaba metido en el momento y disfrutando. Ahora a veces estás tocando para un público que tiene la cara pegada a un aparato electrónico, lo cual hace muy difícil contentar con ese público con tecnología pegada a la cara, porque hay un objeto bloqueando su propia energía e impide que ésta te llegue. Hoy en día, hay una fascinación por documentarlo todo por encima de experimentarlo. Es el resultado de habernos dejado seducir como sociedad por esa tecnología, ya sabes… Y el problema no es la tecnología en sí misma, sino nuestra actitud y la facilidad con la que nos dejamos seducir por ella. Es más fácil tener una conversación con alguien a través de la tecnología que cara a cara, porque no conlleva ninguna vulnerabilidad. Y la vulnerabilidad implica una parte muy importante de lo que significa ser un ser humano. Así que si continuamos existiendo sin vulnerabilidad, sin verdad, sin contacto físico, sin intercambio físico en el mundo real, creo que nos convertiremos en seres más desconectados y solitarios dentro de la sociedad. Desde que las multinacionales están diciéndole al mundo que crean un lugar mejor para conectar a la gente y nos creemos su mentira… En realidad es basura, ellos existen sencillamente para ganar una enorme suma de dinero.

(En ese momento la tour manger del grupo nos avisa de que nos quedan sólo dos minutos)

Hace unos meses leí en el NME que habías catalogado todos los discos de Placebo del mejor al peor, y los tres primeros álbumes del grupo estaban en las tres últimas posiciones. Obviamente eso me sorprendió ¿Por qué esa elección?
¿¿Lo hice?? No recuerdo haberlo hecho…

Sí, lo vi hace unos meses y esta misma mañana lo he buscado de nuevo y lo he comprobado…
Bah, no lo recuerdo… así que continuemos.

De acuerdo, pues esta es la última pregunta… ¿Estáis trabajando en nuevas canciones? ¿Cuándo tendremos nuevas canciones de Placebo? ¿Qué debemos esperar de vosotros en el futuro?
Actualmente no tengo ni idea. Estoy muy metido en lo que estamos haciendo ahora mismo. Todo gira ahora en torno a este tour de los veinte años. Es todo lo que estamos haciendo ahora. Pero por supuesto que tenemos algunas ideas… son casi esqueletos o embriones. Es sólo una idea de lo que queremos hacer en el futuro, pero no una realidad ahora mismo, porque estamos muy ocupados.

Estaremos esperando entonces, muchas gracias. Ha sido un placer. Te veo en un rato sobre el escenario…
No hay de qué. Guay, te veo entre el público…