ENRIQUE BUNBURY SIGUE SIENDO UN VOCALISTA CARISMÁTICO, AUNQUE NO SOLAMENTE POR SUS TEXTOS (CADA VEZ MÁS ACCESIBLES, Y ESO LO DEMUESTRA “PEQUEÑO”, SU SEGUNDO LARGO EN SOLITARIO), SINO POR SU ACTITUD, SU PARTICULAR FORMA DE EXPRESARSE Y POR UN DISCURSO SIEMPRE MEDITADO, SIEMPRE RAZONADO. DE AHÍ QUE NOS HAYAMOS ACERCADO A ÉL PARA DESCUBRIR CUÁLES SON SUS PREFERENCIAS EN EL MUNDO DEL CINE.

Aquella tarde Bunbury andaba haciendo promoción de su trabajo y de su gira, pero nuestra conversación versaría sobre sus afinidades cinematográficas. Ya saben, actrices, actores, filmes o directores. Lo habitual. Y es que, qué quieren que le hagamos, en Mondo Sonoro seguimos intentando mostrarles –en esta sección, claro está- otra cara de los artistas. Para empezar, nada mejor que intentar descubrir cuál es esa película que le influenció o que le marcó de chiquillo. Aquí, lo sentimos, pero Bunbury no va muy allá, no sorprende. “Hombre, una película que me marcó fue “La Guerra De Las Galaxias”… fui a verla once veces al cine. Las siguientes partes no me pillaron igual. La primera vez que la vi fue en Navidades, era algo como “¡¿qué no has visto “La Guerra De Las Galaxias”!? ¡Pues vamos a verla ya mismo!”. Convencí a otros amigos del colegio, a mis padres, a mis tíos, a mis primos, a mis hermanos… fueron muchas veces y durante los veinte días que tenía de vacaciones de la escuela”. Vayamos ahora con los cinematógrafos. ¿Quiénes son los directores extranjeros favoritos de nuestro protagonista? “De fuera, depende mucho del género. Amo a Lubitsch, sus comedias, sobre todo las americanas. Después, más dramáticos, me gustan Bergman, Woody Allen, Carl T. Dreyer. Prefiero el cine europeo, pero también a gente como John Huston o, sobre todo, Kubrick. Todas sus películas me gustan, aunque no he visto las primeras, las de los cincuenta, ni tampoco “Eyes Wide Shut”, aunque espero hacerlo pronto”. De todos modos, menos anglosajones y hagamos algo de país. Digamos que por lo menos será algo más cercano al nuevo Bunbury, el único hombre de este país de pasar de ser una suerte de Wayne Hussey a personificar a un nuevo crooner hispano. “Julio Medem me gusta mucho, pero también me gusta mucho el trabajo de Buñuel. De hecho él sería mi director favorito, pero además no prefiero las películas más surrealistas, las de la primera época, sino que me gusta más la etapa mejicana… Me impresionó mucho “Simón Del Desierto”… cuando aparece el diablo, cae en la tentación y aparece en un restaurante; es la mayor tentación, la vida cotidiana y es la que podemos vivir; eso era crítica a la burguesía… no es una película que haya visto muchas veces, pero es un filme que me marcó. Es una película que ha dejado un recuerdo magnífico en mi memoria, aunque a lo mejor si la volviera a ver ahora igual no me gustaría tanto, pero su recuerdo es maravilloso”. Y, tras los directores, abramos la conversación hacia quienes protagonizan los filmes. Todos tenemos actores y actrices favoritas, así que a Bunbury no le queda más remedio que confesar quienes son las féminas y quienes los hombres que le han impresionado, o siguen haciéndolo, desde la pantalla. “A mi me encanta Ava Gardner, pero no sé si estoy valorando su actuación o lo maravillosamente guapa que me parece. De actores siempre he sido fan de Marlon Brando. Hasta sus peores películas me encantan. Para hacerme el snob diría que cogería “Hombres”, porque además fue la primera suya que vi. Pero me encantan “Un Tranvía Llamado Deseo”, eso sí, “El Salvaje” es más mala que la quina… a los chavales jóvenes, con eso del rock’n’roll, les debió marcar mucho, pero yo la he visto hace poco y no me gustó. “El Padrino” me encanta, es una obra maestra que está por encima de Marlon Brando. Me gustan las tres partes, aunque la crítica dejase muy mal la tercera. En cuanto a españoles, Fernando Fernán Gómez es uno de los grandes, también Paco Rabal. De todas formas, ahora hay una nueva generación de chavales jóvenes… Jordi Mollá me parece buenísimo y Bardem, aunque qué voy yo a descubrir si es algo que sabe todo el mundo. De actrices me parece buenísima Victoria Abril”. Y ya que estamos con lo de los actores, ¿jamás le ha picado el gusanillo de la interpretación? ¿Ha contado con infinidad de ofertas para protagonizar filmes o sencillamente se ha contentado con interpretarse a si mismo en los clips? “Hombre, Chema De La Peña me llamó para hacer algún cameo en “Shacky Carmine”, pero es que no quiero ser actor. No tengo intenciones de aparecer en una película, ni quiero intentarlo ni me atrae, no me siento actor. Es más, como me gusta el cine respeto mucho la profesión y es algo que me parece muy difícil como para ir intentándolo así por las buenas. En un clip es distinto. No representas un papel que te marcan, sino que representas un papel que tiene conexión con algo que has escrito y con lo que te identificas”. Aunque resulta de suponer que Bunbury no debe contar –entre conciertos, promoción, grabaciones, etc- con demasiado tiempo libre, aunque no vamos a acabar sin enterarnos de cuáles han sido las cintas que más le han entusiasmado en sus últimos y ajetreados meses. “Me gustó mucho una película con Cristina Ricci (se está refiriendo a “Buffalo 66” de Vincent Gallo). La vi en Londres y… española me sorprendió “Solas”, que es una película magnífica. También “La Vida Es Bella”, porque aunque sea un poco tópico es una de las pocas películas populares que realmente me han gustado. Y es que casi no voy a ver películas superpopulares. Otra que recuerdo es la de Kusturika, “Gato Negro, Gato Blanco”. La vi en Londres cuando estaba mezclando el disco y la verdad es que me dio ideas para algunos arreglos, exactamente para uno de tuba que hay en mi disco”. Si es que como el cine…