Adiós a las pistas de baile. Fischerspooner se recupera de cuatro años de resaca del hype desempolvando sus vinilos más horteras de los ochenta. “Odyssey” (Capitol/Emi, 05), su segundo disco, va a descolocar a los que todavía suspiran con “Emerge”.

Apenas han dormido una hora. La noche anterior estuvieron presentando “Odyssey” en Berlín y parece que la cosa se alargó un poquito. “La fiesta fue increíble, no podíamos escapar. Berlín es maravillosa, el público es muy agradecido y hay una gran comunidad de artistas que se apoyan, gente de todas partes que busca su lugar en el mundo”, comentan. A pesar del cansancio, Warren y Casey se muestran entusiastas al comentar los detalles de su nuevo álbum. “Queríamos crecer como músicos, dejar un poco atrás la escena electro e intentar hacer algo nuevo. Fue difícil, no por el peso de ´#1´, sino porque sabíamos que teníamos que sacar un disco y eso ya es distinto de lo que ocurrió la primera vez. Entonces no sabíamos qué iba a pasar, fue sólo un tema con el que empezó todo, no había pretensiones”. Al mismo tiempo que “Emerge” se bailaba en las pistas de todo el mundo propiciando que Ministry Of Sound les adelantara un millón de libras por la edición de su primer álbum (“nos lo hemos gastado todo en no trabajar”), también extendió la sospecha de si serían capaces de ofrecer algo más o se quedarían en la típica one-hit-wonder.

“Susan Sontag nos hizo pensar en cómo integrar nuestras ideas políticas en nuestra música sin convertirlas en filosofía barata”

Su regreso supone un disco más homogéneo formado por canciones de corte clásico inspiradas en el pop y el AOR de los ochenta sin centrarse exclusivamente en los sonidos electrónicos. “Intenté hacer algunos experimentos utilizando instrumentos acústicos e integrándolos en el sonido de forma que no quedaran muy horteras y con la intención de que sonara más interesante y fresco. Eso no es fácil. En el disco hay guitarras acústicas, baterías, pianos, mucha percusión, flautas. Pensé en cómo había descubierto el rock cuando era pequeño y lo especiales y distintos que sonaban esos grupos de lo que mi madre, que era cantante de ópera, me ponía en casa. Haciendo este disco recuperé a Simon & Garfunkel, Fleetwood Mac, The Cure, My Bloody Valentine, Jesus And Mary Chain, Beatles, Rolling Stones. Intenté inspirarme con ellos y pensar en las cosas que les inspiraban para hacer música”, comenta Warren. El resultado no alcanza el nivel de tan ambiciosas referencias pero busca una escucha más reflexiva que ya no va tan dirigida a las pistas de baile. “Esta vez queríamos darle más importancia a las letras, hacer un disco más expresivo y emocional, más personal”. Una de las sorpresas de “Odyssey” es que cuenta con la colaboración de escritora y activista, recientemente fallecida, Susan Sontag. “La conocimos por un amigo común, fue muy interesante colaborar con ella. Quería saber cuál era su método para escribir, tenía ganas de trabajar con gente distinta y poner sus ideas en común con las mías. Me contó que siempre había querido escribir una canción y me sugirió, estando en su casa de Nueva York, que hiciera una canción sobre lo que estaba ocurriendo en la ciudad entonces. Me sugirió que utilizara un lenguaje bastante duro e intenso que resulto muy distinto del resto de letras del disco. Queríamos responder a la situación del momento, responder a la nueva atmósfera, a la guerra, mostrar un mundo completamente diferente del que existía cuando hicimos el primer disco. Susan nos hizo pensar en cómo integrar nuestras ideas políticas en nuestra música sin convertirlas en filosofía barata”, apunta Casey al respecto. A pesar de la seriedad que intentan transmitir en este disco, en Fischerspooner sigue habiendo tiempo para la frivolidad, la performance y la fiesta. Sin ir más lejos, Manumission les ha ofrecido la residencia todos los lunes del próximo verano en una de las discotecas más petardas de Ibiza, Privilege. “Todo fue gracias a la gente de LCD Soundsystem. Estuvimos allí hace unos meses viendo la discoteca y nos encantó. Vamos a participar en esta fiesta loca de los lunes con un espectáculo en directo con banda. Nos encanta la idea de estar en una isla española ya que nos permite viajar a cualquier ciudad europea con facilidad. Estamos muy emocionados”.