Tras mucho tiempo siguiendo a Low, años escuchando sus discos, mil preguntas por hacer, ilusión por entrevistar (si, si, ilusión, que a veces se pierde en esto) me encuentro con las pocas ganas de Mimi Parker, vocalista y batería de la banda, para hacer la entrevista de turno. Hablamos de su nuevo disco, el excelente “The Great Destroyer” (Sinnamon).

Así que todo lo que había imaginado se va al traste y uno intenta torear la situación como mejor puede, poniéndose en la piel del otro y entendiendo que no todos los momentos son buenos para entablar conversaciones y que incluso, si por ella fuera, no estaría allí. “La verdad que estaría en mi casa, tranquila, con mis niños, preparándolos ya para ir a la cama, y después de eso, pues descansaría junto a mi marido y disfrutaría del silencio”. No se trata de hacer apología del feminismo, pero me alegro de que en la ronda de entrevistas me haya tocado hablar con ella, sincera, honesta y muy asertiva, directa y cansada, ilusionada por todo lo que está pasando pero añorando a su vez muchas cosas.

“Low es un proyecto hecho desde el corazón”

“Bueno, yo soy mujer, y para una mujer siempre es más complicado ir de gira, porque creo que las mujeres tenemos una mentalidad diferente. Yo comparto con Alan (bajista y marido) todos los momentos, pero llevo muy mal no estar con mis dos niños como te he dicho al principio. Toda madre es lo que te dirá al principio cuando está de gira, porque son lo primero, son lo más importante, y a veces me cuesta concentrarme cuando estoy en la carretera por eso”. Totalmente comprensibles sus palabras. Mimi se encuentra un poco agotada tras un largo día de promoción y en el que está peleando porque todo salga lo mejor posible dentro de un par de horas. “Todo se hace muy duro, es muy intenso, un poco estresante, pero por otro lado estoy viviendo un sueño, luchando por lo que me gusta musicalmente, así que es una contradicción en la que me encuentro un tanto dulce y dura a la vez”. “The Great Destroyer”, su último disco sigue siendo soñador, dulce, pero al principio un tanto desconcertante para el sonido al que estábamos acostumbrados. Muchos críticos apuntan a un giro de 180 grados en su carrera. Tampoco es para tanto, si rebuscas está el mismo espíritu, sólo que más trabajado y quizá con un toque de originalidad un tanto chirriante al principio. “Yo no entiendo por qué la gente dice cosas como esa. Ni tan siquiera nos conocen y nos juzgan como si Low no fuera lo que fue. Pues si que lo sigue siendo. Nosotros simplemente hemos hecho canciones. Canciones para nosotros, sin pensar en lo que se esperaba de nosotros o no. En si venderían o no. En si gustarían a los críticos que pareces que les debes la vida o no. No. Nosotros vamos mucho más allá de todo eso. Low es un proyecto hecho desde el corazón y bueno, estos temas reflejaban el momento en el que se encontraba la banda en ese momento. Ni me arrepiento de ellos ni de los principio. Claro que hemos cambiado, porque si escuchas nuestras primeras canciones pues son muy distintas, pero es que nosotros también nos hacemos mayores y pasan cosas en nuestra vida, y todo eso está ahí, en este disco”. Realmente Low le debe a Sinnamon el hecho de que puedan venir y poder actuar en una sala como Arena cuando antes habría sido algo impensable, algo por otro lado, de sobra merecido tras el esfuerzo y los años. Mucha gente seguía aquí su carrera, pero el impulso ha venido que ni pintado para ellos. “Si, la verdad es que agradecemos el esfuerzo que está haciendo Sinnamon por nosotros. En breve editaremos un DVD, que se llama ´Low In Europe´, es un documental que lo ha dirigido Sebastián Schrade grabado durante la gira de ´Trust´. ¡No paramos, la verdad!” “The Great Destroyer” es una pequeña obra de arte en sí, ya no sólo por el punto musical (contiene temas como “Monkey”, “On The Edge Of” o “Death Of The Salesman” que son increíbles), sino por el trabajo y la dedicación del artwork del disco, donde predomina el color azul de la acuarela. “Si, para nosotros el tema del arte en la música está muy presente. Henry y Low es un dueto inseparable ahora. Y creo, honestamente, que el trabajo ha quedado bonito, plasma a la perfección lo que somos y sentimos ahora. Low por una parte tiene siempre como una responsabilidad, sobre los sentimientos y sobre la melancolía, como apuntas, pero nosotros no somos para nada gente aburrida, ni gente triste. De verdad, que somos felices, y no sólo llegamos a la gente deprimida, sino a todo el mundo. Cada uno entiende nuestras canciones como se encuentre en ese momento, y parece ser que nuestros discos tocan en momentos de relax o en los que uno se siente triste. No es nuestro objetivo, aunque digan que hacemos sadcore, para nada. ¿Tu qué momento prefieres escuchar nuestro disco?” Conduciendo…”Bien, buena opción”.