Quédense con el nombre de BNQT (Banquet), porque tras él se esconde un buen puñado de leyendas del rock independiente actual. Eric Pulido de Midlake dirige el proyecto y varios amigos le ayudan a redondear su primer disco, “Volume 1″ (Bella Union/[PIAS], 17).

Acostumbrados a ver cómo nacen súper grupos de la nada sin mucha justificación, descubrimos que el caso de BNQT es muy diferente al resto. Eric Pulido de Midlake es el ideólogo y el encargado de seleccionar a los invitados –un total de cuatro- que le han ayudado a completar las canciones de “Volume 1″. Y esos invitados son nada menos que Alex Kapranos (Franz Ferdinand), Ben Bridwell (Band Of Horses), Fran Healy (Travis) y Jason Lytle (Grandaddy), que aportan voces a un armazón sonoro que levantan los compañeros de Pulido en Midlake. “Esta no era mi primera colaboración con algunos de estos músicos, caso de Ben Bridwell de Band Of Horses y de Alex Kapranos de Franz Ferdinand. Pensé que estaría bien crear algo nuevo, con músicos de este universo más independiente que tengo tan a mano. Pero sobre todo, antes que amigos o colaboradores, si están en el disco es porque yo soy fan de sus grupos, especialmente de Grandaddy y de Travis. Como nos íbamos encontrando en festivales, durante las giras, fui tanteando a la gente y fue fantástico encontrarme con una reacción tan positiva”. De ahí el nombre del proyecto. “Para mí ‘Banquet’ significa encontrarse con amigos, sentarse a tomar unas cervezas y disfrutar hablando de nuestras cosas mientras suena música de fondo. Lo que vendría a ser una reunión cualquiera con la gente que aprecias”.

“Aprecio mucho que todas estas estrellas hayan accedido a colaborar y que todo haya sido tan fluido y natural”

Lo más complicado para un proyecto de este calibre era cuadrar agendas y que no faltase ninguno de los invitados, única forma de conseguir un álbum equilibrado. Ahora bien, Eric Pulido tenía la fórmula bien perfilada. “Lo primero que grabé fue el material con Ben Bridwell de Band Of Horses. Hicimos una demo, la escuchamos y después le propuse el reto al resto de miembros de Midlake. La idea les pareció fantástica, aunque ha sido un proceso largo. De todas formas, no había prisa. Con algunos trabajé por email, otros simplemente se vinieron al estudio casero que tenemos en Texas. Allí hacíamos jam sessions y, gracias a la atmósfera que se creaba, las canciones salían redondas”.

“Aprecio mucho que todas estas estrellas hayan accedido a colaborar y que todo haya sido tan fluido y natural”, comenta Pulido. Para él, BNQT ha sido un enorme regalo y para los elegidos también ha supuesto la oportunidad de hacer algo distinto a lo que firman habitualmente. “Creo que este tipo de experiencias inusuales ayudan a los músicos a dirigir sus propios proyectos. Se toman un respiro y se involucran en una aventura distinta que les permite crecer como músicos. Es enriquecedor para todos. Colaborar con otra gente siempre es bueno, te permite probar cosas que de otro modo no te atreverías. Trabajando con ellos de una manera tradicional, aprecias otros aspectos que en otro caso pasarían desapercibidos”. Habiendo personalidades musicales tan fuertes y diferentes entre sí, lo realmente difícil habrá sido conseguir un álbum coherente y que todas las piezas encajasen. Y a fe que lo consigue, porque Real Love crea adicción. “Nos hemos tomado el tiempo necesario para ejecutar cada idea. Lo que no fue fácil fue decidir el orden de las canciones, elegir con cuál abríamos y con cuál cerrábamos. Al final se convirtió en una especie de juego. Fue divertido. Además hice a todo el mundo partícipe y cada uno daba su opinión, hasta que llegó un punto en el que tuvimos que consensuar. Ah, y por suerte no ha habido guerra de egos (risas). Yo escribí dos canciones y me centré en producir, en que la banda funcionara bien. Iba recibiendo material y para mí cada canción era como un regalo. Me sentía muy halagado cada vez que me llegaba algo”.

 

Ahora pasemos al futuro. De momento, falta ver cómo van a defenderlo sobre un escenario. “Bueno, haremos algunos conciertos, sobre todo en Europa. Es difícil cuadrar agendas, pero no es imposible. Combinaremos conciertos en sala y en festivales”. Por otro lado, este es el primer volumen de BNQT, pero Pulido ya tiene una segunda parte en su cabeza. “Sí, habrá un segundo volumen, eso seguro. Y será con músicos distintos a estos. Todavía no hay nada decidido, pero ya estoy trabajando en ello”. Y por si no hubiera suficiente, Eric ya está trabajando en otro material. “El mes que viene entro a grabar un disco en solitario. El enfoque será setentero, con pinceladas de rock y de folk. Será con otros músicos, algo nuevo y espero que excitante. En cuanto a Midlake, el futuro ahora es indefinido. Nunca se puede decir que nunca más grabaremos algo, pero de momento no hay planes. No está en mi cabeza”.