MondoSonoro Discos

“I can’t turn off what turns me on”, grita Annie Clark en el himno funky que da nombre al último álbum de St Vincent. “MASSEDUCTION” supone la evolución natural de la estrella. Su disco más personal hasta la fecha, un álbum pop centrado en resaltar el crecimiento y sus ganas de ascender hasta lo más alto sin olvidar su esencia. Recordemos que ya en su anterior trabajo –“St. Vincent” (Loma Vista/Republic, 14)- nos encontrábamos con temas como “Psychopath” con el pop como protagonista. Ahora, teniendo a Jack Antonoff (Taylor Swift, Lorde) como compañero de viaje en la composición y producción de las canciones más potentes del álbum, se le podría tachar a Clark de intentar generar un disco con la única intención de captar a las masas para convertirse así en una reina del pop al uso. Sin embargo, este proyecto es mucho más que eso, y el hecho de conservar a su viejo amigo John Congleton en la producción de muchos de los temas lo demuestra (“Fear The Future”, “Pills”).

Su status de cara a los medios, derivado de sus círculos sociales y sus relaciones sentimentales, ha colocado a Clark en el punto de mira de un público mucho más amplio que el existente en sus anteriores lanzamientos (tanto que se ha convertido recientemente en la imagen de la última campaña de Tiffany & Co.). Y, por esta razón, en “MASSEDUCTION” nos encontramos por primera vez con un álbum de St Vincent tratado como un gran producto y que cuenta con una enorme estrategia de marketing medida al milímetro detrás. Igualmente, esta posición social también le ha hecho darse cuenta de que, en realidad, emocionalmente no pertenece a ese entorno de lujo, plasticidad y falta de sensibilidad que define a los sectores más altos de la sociedad. Por eso, en “Hang On Me” hace una crítica directa a este mundillo y abre el disco rompiendo con todos esos valores establecidos con los que no se identifica. La obligación de casarse, tener hijos, tener que pagar una hipoteca… Clark lo único que busca es ser feliz haga lo que haga y sin que le juzguen (“Cause you and me we’re not meant for this world”).

Y es que si profundizamos en “MASSEDUCTION” nos encontramos con una artista humana a la que le aterroriza el futuro de su país (“Fear The Future”), que en parte se identifica con su público (“I am a lot like you. I am alone like you”) y que recupera a sus tíos, el dúo de jazz Tuck & Patti, culpables de inculcarle de pequeña su pasión por la música, para que entre sintetizadores y distorsión formen parte de un par de temas (como “Los Ageless”) y le devuelvan al mundo real. Una visión muy diferente a lo que representa todo el imaginario del álbum, esa sátira sobre el poder, la fama y el mundo del espectáculo con Willo Perron (Lady Gaga, Kanye West, Rihanna) detrás como director creativo. Una doble cara que vemos de manera constante en el desarrollo de “MASSEDUCTION” y que lo convierte en un disco tan interesante.

En “Happy Birthday, Johnny” Clark se sienta al piano y se desnuda para remarcar esa sensación de pérdida y tristeza que envuelve el disco al completo. Porque, curiosamente, hasta los temas más bailables del álbum contienen ese espíritu trágico que les hace especiales. Como ejemplo, solo hace falta escuchar esa potente y guitarrera “Young Lover” que nos muestra a Clark como espectadora de un joven destrozado ante las drogas. Temática que, por otro lado, trata también de forma más ligera y divertida en “Pills”, donde habla de sus problemas de insomnio y cuenta con Cara Delevingne, modelo internacional y ex de Clark, haciéndole los coros.

Gran parte de los temas de “MASSEDUCTION” comenzaron siendo notas de voz que Clark fue acumulando en los últimos diez años a modo de bocetos. Otros, sin embargo, surgen de relaciones musicales pasadas, como por ejemplo “Slow Disco”, canción para el dúo Civil Wars -por esta razón la firma junto a Joy Williams- que Clark decidió recuperar, desmontar y crear desde cero para incluirla en su último álbum. “Too big to be a lake, too small to be an attraction”, esta frase de “Smoking Section”, tema con el que cierra el álbum, define a la perfección la situación de Clark a día de hoy en la industria de la música. Poco a poco, la estrella comienza a convertirse en una de las figuras más creativas y potentes de su sector. Y no solo se reduce al ámbito musical, Annie Clark ya cuenta con un nombre en el mundo del arte gracias a esa visión conceptual con la que define cada una de sus eras. Sin embargo, aún conserva su autenticidad, es crítica, y es capaz de mantener la distancia adecuada para observar con detenimiento todo lo que ocurre a su alrededor. La música sigue siendo lo más importante y eso convierte a “MASSEDUCTION” en un buen disco.

 

MÁS SOBRE ST. VINCENT

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies