Celebración por partida doble: aniversario de la sala Moby Dick y el dieciocho cumpleaños de Subterfuge; dos buenos motivos para montar una Stereoparty que se presentaba como “desenchufada”, con Jaime García (vocalista de los desaparecidos Sexy Sadie) y The Unfinished Sympathy como protagonistas. El mallorquín, más de un año después de su último concierto, salió para hacer un ejercicio de nostalgia que no pasó de anecdótico. Primero, con versiones en acústico de grupos significativos en la historia del sello (Los Fresones Rebeldes, Dover, Mercromina -“En un mundo tan pequeño”, la más acertada del lote- y Nada Surf) y recreaciones de los propios temas de Sexy Sadie, a razón de uno por cada disco oficial. Es decir, seis, que se quedaron en tres (“Someone Like You” a la cabeza) por un problema con la guitarra que abortó este fallido aperitivo. Al margen de esto, la expectación se centraba en ver el unplugged de The Unfinished Sympathy, un formato inédito para un grupo que acostumbra a desplegar un importante aparato eléctrico. En acústico (con algunos elementos pregrabrados) resultaron igualmente convincentes, demostrando que son uno de los nombres con más argumentos en el rock nacional de los últimos tiempos. A priori, la puesta en escena apuntaba a fiar las canciones casi exclusivamente a la voz de Eric Fuentes, pero poco a poco se fue completando con una rotundidad limpia y efectiva que sólo se pueden permitir quienes están muy seguros de lo que hacen. Los temas de su último álbum, “We Push You Pull”, se prestan a ejercicios de este tipo, dejando el protagonismo a las melodías y ejemplificando la evolución del aguerrido hardcore de sus inicios hacia un planteamiento más abierto. Para el final dejaron dos de sus hits, “An Investment In Logistics” y “Rock For Food”, efectivos como pocos, y una versión (acompañados por Jaime García) del “Run For Your Life” de los Beatles.