La última y única vez que había visto a Love Of Lesbian en directo fue en el año 2002 en la desaparecida sala Tapioca de Vitoria-Gasteiz. En aquel momento la banda presentaba su segundo disco Is It Fiction? y cantaban en inglés. De aquel concierto conservo un gran recuerdo y me dejó la sensación de que era una banda de contrastes, de extremos, de tristezas y alegrías. Sensaciones que ha día de hoy, creo que siguen siendo seña de identidad de los catalanes. Pero bueno, ha llovido mucho desde aquel día y su trayectoria ha sido y es, imparable. ¿Qué se puede decir de Love Of Lesbian que no se haya dicho ya?

La ocasión de verles finalizando su gira de presentación de su ultimo trabajo El poeta Halley y además en una sala, era un aliciente extra para la banda. Acostumbrados a escenarios de festival, verse en un espacio a reventar, como si de una olla a presión se tratara (según palabras del propio Balmes) les hacía especial ilusión, sólo con fijarse en sus caras al salir a escena te dabas cuenta. Contaban con la incorporación de su nuevo bajista Ricky Falkner, como ha sucedido en sus últimos conciertos.

La Jimmy Jazz tenía todo vendido desde hace algunos días y el ambiente no podía ser más familiar. Porque sí, los conciertos de LOL son así, familiares, la conexión con sus fans es palpable e íntima. Abrieron con “Cuando no me ves” seguida de “Bajo el volcán”, el público rompió a cantar en “Allí donde solíamos gritar”, tercer tema y ya estaban las emociones revoloteando por el lugar. No hace falta estar muy atento para ver que tienes delante a un grupo de primer nivel, muy rodado y saboreando su mejor momento profesional, lo saben y lo disfrutan.

Tras la emotiva “Océanos de sed” y su himno “Maniobras de escapismo”, Santi se colgó la acústica para interpretar “Contraespionaje” con su pegadizo estribillo. “Los males pasajeros”, “1999”, “Belice”, “Algunas plantas”, “Me amo” y de pronto, sin saber muy bien cómo, ya estaba todo el mundo volviéndose loco con su hit “Club de fans de John Boy”. Se despedían de nosotros. Pero era una falsa alarma, volvieron con la oportuna “Segundo asalto” y “Oniria e Insomnia” con momentos del mejor rock psicodélico, me vino a la cabeza Pink Floyd. Sonó “Fantástico” pero también sonó “Lobo hombre en París” de La Unión, un guiño que los más jóvenes del público no detectaron.

Se volvieron a ir, pero regresaron con un tercer asalto para cerrar con “Incendios de nieve” y “El poeta Halley” con la voz de Serrat disparada y generando un pasaje preciosista. Finalizaron con “Planeador” y Balmes con sus particulares gafas retro-futuristas haciendo el avión. Love Of Lesbian se sienten cómodos con su gente, se siente en casa, y en noches como esta, demuestran que son mucho más que una banda de festival, también lo son de sala, como aquel día en Tapioca, mismo espíritu, misma honestidad.