Tras el nombre de Toothless se esconde Ed Nash, bajista de Bombay Bicycle Club, en solitario. Ahora publica “The Pace Of The Passing” (Imports/Music As Usual, 17), con lo que aprovechamos para descubrir en qué discos se ha inspirado para darle forma.

Ozzy Osbourne – “Blizzard Of Ozz” (1980)
Este disco es la razón por la que empecé a tocar la guitarra. Cuando tenía unos trece años me obsesioné totalmente con las guitarras de este disco y me pase todo el tiempo libre que tenía intentando aprenderlas nota por nota. Han pasado otros tree años y posiblemente no sea la música más cool que pueda decirte, pero todavía tiene un lugar en mi corazón.

Kurt Vile – “Smoke Ring For My Halo(2011)
Este es el último disco con el que me obsesioné. Un amigo me lo puso una vez durante una gira que teníamos por Australia y me llenó con una sensación de calma total. Es la mezcla perfecta entre las guitarras lo-fi y la electrónica sutíl. Ha sido una gran influencia en la música que hago con Toothless.

Natasha Bedingfield – “Unwritten” (2004)
Cada mañana durante aproximadamente un año, mi hermana pequeña ponía este disco mientras nos preparábamos para ir a la escuela. Me recuerda a ambos cuando éramos niños. Y también porque creo que incluye un puñado de canciones pop fantásticas.

Joanna Newsom“Ys” (2006)
Este disco me encanta. Es la obra más impresionante y detallista que he escuchado jamás. Desde las letras a la interpretación o la producción, todo es perfecto. No puede creerme que un ser humano fuera capaz de hacer algo así.

 

Nick Cave “The Boatman’s Call” (1997)
Nick Cave es uno de mis artistas favoritos de todos los tiempos y, en mi opinión, este es su mejor disco y también el mejor disco de ruptura de la historia. No hay ni un solo tema flojo.

The New Year“The End Is Near” (2004)
Hay una canción en este disco llamada 18 que es la base de todo lo que he querido hacer con mis letras para Toothless. Habla sobre el miedo a hacerse mayor y es una de las cosas más clara y emocionantes que nunca haya escuchado. Lo produjo Steve Albini y escuchándolo te da la sensación de que estás en una habitación con la banda tocando a tu lado.