Una encuesta representativa sobre diferentes aspectos relacionados con la experiencia de acudir a un festival revela que una de las preocupaciones más importantes del público es la poca comodidad que implica pagar con dinero físico o tarjeta de crédito en los recintos.

Tappit, una de las empresas líderes del sector del cashless, un servicio que facilita la entrada y el pago cómodo e inmediato mediante una pulsera en los festivales y macro-conciertos, ha dado a conocer los resultados de una encuesta realizada a 800 personas que habitualmente acuden a esos grandes eventos musicales, buques insignia festivaleros como Creamfields, Bestival, The Drop Festival o Gypsy Lands, entre otros.

Los resultados de la encuesta han sido reveladores. En primer lugar, los encuestados señalan que la seguridad en el recinto y el miedo a sufrir un robo es una de sus preocupaciones más importantes. Es más, en las respuestas obtenidas (un 84% de porcentaje) queda clara la necesidad de que los festivales sepan crear un entorno seguro e higiénico -otro de los puntos claves señalados por la muestra demoscópica: un buen acondicionamiento de la zona de los lavabos-, para poder disfrutar en plenitud de la experiencia festivalera.

En relación a ese espacio confortable y seguro, los encuestados también hacen especial hincapié en el problema y la incomodidad de las colas para acceder a los recintos y a los servicios de restauración, de ahí que un alto tanto por ciento (más del setenta) prefiera el cashless para realizar sus pagos en los festivales, una práctica rápida que reduce el tiempo de espera y que permite al usuario no llevar dinero en efectivo en sus carteras, evitando así males mayores en caso de un hurto indeseado.

Si quieres saber más sobre Tappit y cómo funciona el sistema cashless (una pulsera que se carga de dinero de forma previa en Internet para poder disfrutar de los festivales sin agobios), vista su página web.