“Quizá ‘Omega’ no se ha entendido aún y por eso sigue sonando nuevo”
Entrevistas / Lagartija Nick

“Quizá ‘Omega’ no se ha entendido aún y por eso sigue sonando nuevo”

Eduardo Tébar — 01-12-2016
Fotógrafo — Manuel Montaño / Alfredo Arias

En el vigésimo aniversario de su aparición, se reedita en formato múltiple “Omega”, el disco con el que el cantaor Enrique Morente y la banda de punk de vanguardia Lagartija Nick abofetearon el flamenco hermanando a Federico García Lorca con Leonard Cohen. El lanzamiento viene acompañado por un emotivo documental y un nuevo montaje en directo dentro del ciclo Club Reserva Alhambra 1925, con Estrella Morente homenajeando a su padre.

“Omega” era y es un trabajo tan extraño, con unos vértices tan elevados, que tiende a definirse con pompa dialéctica. El disco que rompió el flamenco. Una obra revolucionaria. Una patada a los sentidos y en las vísceras. Un abismo en la música popular española. Una criatura con varias cabezas y mil padres. Mitificado y vapuleado de igual forma, el trabajo de Enrique Morente con Lagartija Nick retorna en su vigésimo aniversario mediante una edición en formato múltiple que incluye tomas y canciones inéditas, todo remasterizado, y el deuvedé con el documental dirigido por José Sánchez-Montes y Gervasio Iglesias. Aviso: el triple vinilo sale en tirada para coleccionistas. “Al final, ‘Omega’ es como Saturno: nos va a devorar a todos”, sentencia Antonio Arias, que a mediados de los noventa perseguía al cantaor por el Sacromonte granadino con su hermano Jesús y el batería Eric Jiménez. “Hacíamos ‘morenting’. Preguntábamos por Enrique en su tasca. Siempre se acababa de ir o estaba a punto de llegar”. En diciembre de 1995, Lagartija Nick presentan “Su” en Granada, invitando al escenario a Morente, coronado aquellos días como el primer cantaor flamenco que recibe el Premio Nacional de Música. El Ronco del Albaicín acoge así a unos roqueros sombríos, de indómita temperatura voltaica. Surge una alianza que levanta ampollas en el indie y en el flamenco.

“Al final, ‘Omega’ es como Saturno: nos va a devorar a todos”

A contracorriente, “Omega” propone una fisión transcultural. En “Poeta en Nueva York”, Federico García Lorca plasmaba la tensión entre su querencia flamenca, la filiación al surrealismo y su colisión con la emergente modernidad urbana anglosajona en pleno crack de 1929. El álbum traslada al discurso musical contemporáneo las misma zozobra, pero con un choque de trenes en el que se enfrentan el cante jondo y el noise rock, mientras Leonard Cohen socorre la escena. “Podíamos aportar algo desde una visión jonda y distorsionada”, recuerda Antonio. Su hermano mayor, Jesús Arias, que en los ochenta también conectó a Joe Strummer con Lorca, formuló las pistas sobre el poema ‘Omega’. Morente sería la voz de la sangre; Lagartija Nick, el ruido de la ciudad. “Nos beneficiamos todos de la poesía. No es casual que el disco más transgresor de Camarón sea una composición de Lorca”.

"Omega" en directo. Alfredo Aguilar

“Omega” en directo. Alfredo Aguilar

‘Omega’, la canción de apertura, es ya un disco en sí mismo. Una maniobra de máximo riesgo. Morente desestructura el texto original, inserta versos de ‘Cuna y panorama de los insectos’ –extraído a su vez de “Poeta en Nueva York”– e introduce letras populares andaluzas. Además, incluye sampleos de las cátedras del cante antiguo –Antonio Chacón, Manuel Torre, Manuel Vallejo, La Niña de los Peines y Manolo Caracol– para después ejecutar una constante violación de los palos desde una libertad total. “Enrique buscaba unos asesinos del flamenco. Y eso era Lagartija Nick. Lo decía muy claro: ‘Antoñico, yo entro por donde quiero y salgo por donde me da la gana’. Pero había una motivación artística”, reflexiona Arias. “Quizá ‘Omega’ no se ha entendido aún y por eso sigue sonando nuevo. Tardaríamos años en desentrañar ese flamenco tremendo en la poesía de Lorca”.

“Enrique buscaba unos asesinos del flamenco. Y eso era Lagartija Nick. Lo decía muy claro: ‘Antoñico, yo entro por donde quiero y salgo por donde me da la gana’. Pero había una motivación artística”

Sony, la multinacional con la que Lagartija Nick había publicado los tres últimos discos, rechaza el proyecto y les arroja la carta de despido a la cara. “Omega” encuentra asilo en El Europeo, la revista convertida en sello de Borja Casani, personaje sagaz que en La Movida depuró una visión integral del arte en La Luna de Madrid. El documental no obvia los reproches de Antonio Arias: “Borja Casani pretendía un foso de seguridad en medio de aquel caos, lo que pasaba por recortar la presencia de Lagartija”. Tampoco escurre la controvertida marcha de Eric Jiménez: “Cuando Eric se incorpora en Los Planetas, se va con el virus. Y el virus empieza a desarrollarse”, explica Antonio. La película muestra imágenes impactantes, como la puesta en escena en el festival Zaidín Rock en 1997, con bailaores enmascarados. En ocasiones, el filme resulta autocomplaciente: ni rastro de los antecedentes históricos de maridaje de flamenco y rock en Sevilla. “Los que vivimos el proceso por dentro tenemos nuestro particular ‘Omega’ en la cabeza”, meditaba el guitarrista Juan Cordoníu tras la proyección en el cine.

“Borja Casani pretendía un foso de seguridad en medio de aquel caos, lo que pasaba por recortar la presencia de Lagartija”

La figura de Leonard Cohen representa otro pilar en piezas como el ‘Pequeño vals vienés’, ‘Manhattan’, ‘Aleluya’ o ‘Sacerdotes’, originalmente escrita para Judy Collins. Ahora destaca ‘Un cantaor debe morir’, adaptación de ‘A singer must die’, donde, según Arias, “Enrique intenta ser Leonard Cohen”. “Su último disco, ‘You want it darker’, es pura síntesis”, insiste. “Me pasé tres años en Madrid. Mi novia ya vivía con otro. Descuidé por completo todo, incluso a mi grupo, para involucrarme con mi maestro, que era Enrique. Me coloqué la toga y me fui con Platón”, concluye Arias. Los miembros de Lagartija Nick grabaron todas las sesiones y aseguran que aún queda mucho petróleo guardado. Tanto como secretos por desvelar. Y así, “Omega” supone la obra maestra de un peso pesado del flamenco y el gran legado de un grupo que nunca fue estrella del rock independiente en España. Un descomunal milagro.

El espectáculo “XX Aniversario de Omega” llega el 1 de diciembre a Valencia (La Rambleta) y el 2 a Madrid (La Riviera) dentro de la cuarta edición del ciclo Club Reserva Alhambra 1925.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.