“Teníamos ganas de volver a lo que nos hizo formar un grupo: el ruido y el volumen alto”
Entrevistas / Turmalina

“Teníamos ganas de volver a lo que nos hizo formar un grupo: el ruido y el volumen alto”

Ozantoño Torres — 17-06-2021
Fotógrafo — Marisa Contreras Jimenez

El golpe que nos quede (Flor y Nata, 2021) es el nuevo Ep de Turmalina, canciones para canalizar esa energía, positiva o negativa que hemos acumulado en este tiempo. Cuatro cortes que discurren entre la crítica de Club Social y la arenga de Ser Mejor. La banda eleva el volumen y enrarece su sonido, los tiempos mandan.

La “turmalina” es un mineral que, según los místicos canaliza la energía negativa para convertirla en positiva, ¿Es vuestra música un poquito de eso?

Fran – Ojalá nuestras canciones tengan ese poder de ayudar a alguien en un mal día o amortiguar algún golpe, es lo que intentamos y en nuestro día a día le damos ese enfoque, hacer música que pueda disfrutarse. Terry Eagleton tiene un libro muy interesante titulado Esperanza sin optimismo y nos encanta esa idea. Con nuestra música no queremos transmitir un optimismo vacío, ingenuo o escapista, sino señalar el problema y fijar una actitud decidida para enfrentarlo; si mientras tanto estamos bailando, ¡mejor que mejor!

Con total libertad, habladnos de este trabajo y cual creéis que es la diferencia entre él y “Vértigo y Victoria” vuestro anterior disco.

Adri – Con este EP queremos mostrar una imagen y una crítica de lo que hemos sido este año de parón mundial. No queríamos hacer algo con mucha producción y decidimos ser crudos con guitarras con mucha distorsión, baterías grandes, bajos con mucha presencia y melodías melancólicas. En la banda somos 4 personas con 4 visiones de la música diferente y nos hemos escuchado para hacer un producto que no tenga un estilo en concreto, que en vez de una foto sea un collage. Eso no quiere decir que a día de hoy no nos sintamos reflejados con Vértigo y Victoria, pero teníamos ganas de volver a lo que nos hizo formar un grupo: el ruido y el volumen alto.

¿Cómo ha sido la evolución de vuestro grupo desde 2015 hasta ahora?

Ángeles – Empezamos muy jóvenes y el salto que hemos dado se nota. Ha sido necesario pasar por todas esas etapas para llegar a lo actualmente hacemos y somos. En 2015, aun sabiendo hacia dónde queríamos dirigirnos, la música que hacíamos era diferente, las influencias eran otras y nuestro contexto, otro. En 2017 se produce un cambio notable; es cuando empezamos a definir verdaderamente el sonido que queremos lograr, que sea característico de la banda. Ese segundo trabajo que publicamos en 2017 (“Vértigo y Victoria”) nos ayudó muchísimo a consolidarnos como banda y a fortalecer las bases sobre las que seguir trabajando.

Haced un balance de vuestro trabajo con Paco Loco en la producción de este trabajo. Es evidente su impronta en el sonido noise del EP.

Ángeles – Trabajar con Paco ha sido una experiencia magnífica. Hemos aprendido muchísimo y ha conseguido reflejar en la grabación la crudeza que llevamos en los directos. Le pedimos que metiera ruido y nos contestó: “Molt bé, habéis dado con la persona adecuada”. A partir de ahí, el trabajo conjunto fluyó porque con él es súper fácil trabajar codo con codo. Nos entendimos rápidamente y como tenemos un humor similar, hicimos muy buenas migas. El sonido noise que plasmamos en el EP es el que verdaderamente queríamos tener en este trabajo. Era algo ya pensado, a lo que Paco supo darle la forma adecuada para que quedara todo en su justa medida. Si no llega a tomar las riendas, nos embalamos y somos capaces de hacer solo ruido, porque nos encanta.

“Ahora nos parece más natural encontrar la forma de expresarnos sin tener en cuenta las etiquetas, por eso este trabajo es más orgánico, mas directo que Vértigo y Victoria”.

¿Qué diferencias encontráis vosotros mismos desde Hasta que los pulsos paren y Vértigo y Victoria con este último trabajo?

Fran – A las canciones del primer disco les tenemos mucho cariño. Nos divierte tocarlas, son como una máquina del tiempo. Desde ahí vemos una transición desde sonidos quizás más pop hasta lo que somos hoy, una mezcla más amplia. Ahora nos parece más natural encontrar la forma de expresarnos sin tener en cuenta las etiquetas, por eso este trabajo es más orgánico, mas directo que Vértigo y Victoria.

¿Cómo describiríais vuestra relación con Flor y Nata Records?

Pablo – Cuando surgió la posibilidad de empezar a formar parte de la gran familia de bandas de Flor y Nata Records no nos lo pensamos dos veces. La relación con Ernest Casals, el jefazo, es muy buena. No teníamos experiencia previa con un sello discográfico y cada día aprendemos cosas nuevas. Trabajamos mucho e intentamos ser una banda proactiva y estar ahí para todo lo que nos propongan. Hay una simbiosis bonita.

Leía el otro día en una biografía sobre Dylan que el día que desde el público le gritaron ¡Judas! por haber electrizado el folk fue cuando se dio cuenta que servía para esto. ¿Tenéis vosotros un momento “¡Judas!” que os abrió los ojos para dedicaros a la música?

Pablo – Un momento como el de Dylan no hemos tenido. ¡Más nos hubiera gustado! Pero no nos consideramos una banda pionera en forma ni estilo. Turmalina es una banda que intenta beber de muchas referencias, intentar estudiar todo aquello que nos gusta de los aspectos musicales y mezclarlo en una paleta a ver qué color podría salir; si nos gusta cómo va quedando, vamos con todo. Así es como entendemos nuestra inspiración y es la base del sonido que sustenta a la banda.

¿Cómo se presenta el año en cuanto a actuaciones?

Ángeles – Se presenta mejor de lo que esperábamos. Sin buscarlo demasiado por el tema de la pandemia, al final tenemos en el horizonte algunas cositas curiosas. Si al final salen y se confirman, tendríamos un final de año muy bueno.2

“La mayoría de las veces nuestras canciones, en melodía y letra, nacen como los Chocapic”.

A Mozart le gustaba crear de noche con la cabeza de su amada en el regazo. ¿Cómo es vuestro proceso de creación? ¿Tenéis momentos concretos y situaciones o salen así, al libre albedrío?

Pablo – La mayoría de las veces nuestras canciones, en melodía y letra, nacen como los Chocapic. Hay otras ocasiones en las que los arreglos, por ejemplo, no quieren salir. Le damos vueltas y más vueltas, como si fuera una poción de Panoramix, hasta que damos con la tecla. Siendo de Cádiz podríamos decir que vamos a inspirarnos y a crear música mientras nos sentamos en las rocas de la playa de la Caleta. Quedaríamos de lujo, pero no es el caso. Nuestro truco está en que tenemos la cabeza a mil todos los días y lo mismo un día le da por crear una canción que por hacer unas papas con chocos.

El golpe que nos quede es un single que habla del desasosiego y la rabia, ¿De dónde surge sacar una canción con ese mensaje?

Ángeles – La canción surge de la rabia que sentimos cuando veíamos en los medios de comunicación casos y más casos de violencia de género. Imagino que cuando el vaso se llenó de gotitas, rebosó y salió este tema. Refleja rabia pero también es un canto a la esperanza y un llamamiento a la sociedad para intentar, entre todos, ponerle punto y final. Queríamos posicionarnos firmemente en este asunto y no pasar de largo ante una realidad que convive diariamente con nosotros y con la que desayunamos, almorzamos y cenamos. Parece que ya nos hemos acostumbrado a ello y que ya no nos duele.

Integran este EP cuatro canciones donde abordáis cuestiones personales, malas conductas de nuestra sociedad y hasta elucubráis sobre teorías filosóficas, ¿Cómo da tiempo meter tanto para 16 minutos que dura el EP?

Pablo – Eso nos preguntamos muchas veces: cómo nos da tiempo a decir tantas cosas, a irnos por ramas diferentes, en tan poco tiempo y espacio. Nuestra misión como banda es transmitir, protestar y comunicar un mensaje que no esté vacío de intención. Creemos que son valores en los que deberían estar basadas todas las canciones, también las de los grupos o artistas que aparecen en los primeros puestos de las radios más conocidas y cotizadas. Montamos una banda hace años no sólo para pasarlo genial; también lo hicimos para que nuestras seguidoras y nuestros seguidores, presentes y futuros, escuchen lo que sentimos, lo que pensamos y todo lo que nos gusta decir por un altavoz a todo volumen.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.