Los blancos también la saben meter
Entrevistas / The Streets

Los blancos también la saben meter

Joan S. Luna — 08-05-2002
Fotógrafo — Archivo

Mike Skinner podría ser un chico británico corriente, uno de esos con acento de Midlands que pierde su tiempo bebiendo cerveza rubia, jugando con su consola hasta altas horas de la madrugada y llenándose el estómago a base de McMenús o fish’n’chips. Más que nada porque eso es precisamente lo que hace, aunque algo tiene que le convierte en alguien especial.

El puto teenager me ha vuelto del revés gracias a su valía como cronista social, como narrador de la anodina vida de la gente como él en un barrio de una ciudad moderna cualquiera, y como músico. Porque su “Original Pirate Material” (Locked On/Warner, 02) es un paso de gigante para el UK garage y uno más pequeño para la electrónica así a lo global. Mike Skinner es un nuevo héroe con un acento muy marcado, pero un héroe de verdad, de los que dan la cara y escupen la metralla que sea necesario. Sin artificios, directamente y sin espectacularidad. Tal y cómo son las cosas en el mundo que le rodea. Si a todo ello le sumamos su capacidad para crear música interesante, para haber dado forma a trece canciones excelentes (descuenten “Let’s Push Thing’s Forward” de las catorce del disco y subrayen las arrebatadoras “Turn The Page” y “It’s Too Late”) y firmar uno de esos discos que todo bicho viviente debería comprarse este año, entenderán porque Dj Shadow tendrá que currar mucho para copar el protagonismo de nuevo. De él se ha escrito ya que si Eminem, que si Grandmaster Flash, que si Soul II Soul, pues ni él uno, ni los otros, pero de todos un poco. Tanto me gusta su disco (cuatro mil del ala, aunque Warner ha decidido publicarlo aquí este mismo mes poniéndoselo a ustedes bastante fácil), que he decidido salir del ostracismo periodístico en el que me encuentro este mes y conversar con él durante unos minutos. Vía telefónica claro está. Supongo que estará tirado en el sofá de su casa, con la Play encendida y con una birra caliente en la mano, pero ni siquiera se lo pregunto. Entramos a por el disco. “He hecho un disco sobre vivir en Inglaterra. Son garage beats, sabes, es algo así como auténtico rap pero hecho en mi país. Me he pasado mucho tiempo trabajando en él, por eso estoy tan contento, porque suena exactamente como yo quería”.
Mientras a mí me sorprende su disco, supongo que a Skinner le habrá sorprendido la repercusión de su trabajo en el Reino Unido y, vistas mis palabras, la expectación creada en la prensa internacional. “Hum, nunca imaginé que podría tener éxito. Yo solamente hice lo que quería y las cosas han funcionado muy bien una vez se ha publicado el disco. Honestamente, creo que la gente de otros lugares no entenderá con exactitud de qué va todo, pero me sorprende que intenten meterse en lo que estoy diciendo. Yo hablo de mis sentimientos, de cómo entiendo las cosas, aunque no significa que todo tenga que pasarme realmente. Es como una interpretación de mi vida y de cómo me relaciono con la gente que tengo a mi alrededor”. Puestos, me gustaría saber con que espontaneidad surgen los textos, el mensaje que transmiten. “Algunas veces me vienen a la cabeza por sorpresa, algunas otras tengo que trabajar duro para decir lo que quiero y tengo que ayudar a las palabras a salir de mi interior, pero siempre intento escribir lo que estoy pensando realmente. No he tenido problemas en Inglaterra por decir lo que digo y creo que en Europa no os importará demasiado, así que tengo bastante libertad con eso”. De tan claro que habla, algunos le han comparado ya con Eminem, con quien –dicho sea de paso- tampoco tiene tanto en común (quizás que sea un chico blanco, directo y que rapea). “Me han comparado ya con mucha gente, con casi todo el mundo, así que supongo que siempre es mejor que me comparen con Eminem que con… yo qué sé”. Bien pensado, sí que tienen algo más en común. Tanto Mike Skinner, alias The Streets, como Eminem andan bastante sobrados. “Me mezclado un montón de influencias y las he renovado. Sí, estoy trabajando en algo totalmente nuevo y con futuro, pero para conseguir innovar tienes que haber sabido combinar cosas del pasado”.

Lo que sí queda claro es que The Streets ha revolucionado la escena UK garage, metiendo incluso a So Solid Crew en un buen aprieto. Las cosas han cambiado, aunque no para todo el mundo. “Ha cambiado mi vida laboral, pero poco más. Sigo trabajando duro, yendo al pub, bebiendo cerveza, colgándome con los colegas, sentándome en el parque y viendo la tele, las cosas normales que siempre he hecho. Nunca he sido un tipo que fuese a los clubes o a las discotecas y todo eso”. ¿Cómo conoció entonces a sus colaboradores: Calvin Bailey, Kevin Mark Trail o Jacqueline Rawe? “Calvin es mi mejor colega, mi compañero de borracheras. Salimos juntos y bebemos un montón de brandy por ahí. Jacqueline es una cantante de sesión y Kevin T es uno de los tipos que están conmigo de gira en el grupo. Es gente que está a mi alrededor, especialmente Calvin, mi colega, porque tampoco es el mejor cantante del mundo. Una noche salimos a pillar una borrachera y al día siguiente estaba cantando en el disco”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.