SIN PELOS EN LA LENGUA
Entrevistas / Habeas Corpus

SIN PELOS EN LA LENGUA

Iván Ortega — hace 19 años
Fotógrafo — Archivo

HABEAS CORPUS LLEVAN BASTANTE TIEMPO PELEANDO EN EL DIFÍCIL MUNDO DE LA MÚSICA Y PARECE QUE POR FIN ESTÁN RECOGIENDO LO QUE LLEVAN TANTOS AÑOS SEMBRANDO. CON UN DISCO MUY POTENTE COMO ES “A LAS COSAS POR SU NOMBRE” (DESOBEDIENCIA, 00), SIN DUDA DEBERÍAN CONSEGUIRLO, MÁXIME CUANDO EL GRUPO SE QUEJA DE ESTAR EN OJO DEL HURACÁN Y DE SER ATACADO POR SU FALTA DE PELOS EN LA LENGUA.

“Estamos empezando a tener problemas. Como se está haciendo una promoción masiva nos están censurando en determinados sitios. Cuando eres minoritario da igual, pero ahí tienes los ejemplos de la censura a Negu Gorriak o recientemente a Flitter. Cuando tu mensaje puede empezar a trascender se asustan y te reprimen. En este país hay libertad de expresión hasta que se te empieza a oír. Y grupos como Rage Against The Machine nunca tienen problemas porque puedes airear la mierda de tu vecino, pero nunca la de tu propia casa”. No se cortan y son muy consecuentes con sus hechos, lo que les ha llevado también a romper con su anterior discográfica Mil A Gritos. “Nos fuimos porque no nos sentíamos a gusto dentro del sello. Teníamos unas esperanzas puestas en ellos y no se cumplieron. La comunicación faltó por todos los lados y si a eso se sumaban problemas como lo caro que salían los discos en las tiendas y otras cosas lo mejor era dejarlo”.

“Cuando tu mensaje puede empezar a trascender se asustan y te reprimen. En este país hay libertad de expresión hasta que se te empieza a oír”

No obstante ahora se encuentran a gusto y han quedado muy satisfechos con el nuevo disco. “Hemos repetido en Box porque quedamos contentos con esos estudios en el anterior trabajo que también se grabo allí. El cambio ha venido con Eugenio Muñoz, el nuevo productor, que se ha involucrado mucho en este “A Las Cosas Por Su Nombre”. Además nos han ayudado colegas que son afines tanto ideológicamente como musicalmente. En el anterior había gente de Inadaptats y Betagarri y ahora hemos contado con colegas de Kashbad, El Corazón Del Sapo y las chicas de B.K.C. o incluso el Maestro Reverendo que ha metido unos acordeones”. Detalles que enriquecen enormemente un álbum magnífico repleto de caña y alejándose del mestizaje, algo que estaba más marcado en el pasado de Habeas Corpus. “Nos queremos centrar en un estilo más homogéneo. Por eso hay un tema muy rumbero para cerrar el disco que es algo así como la guinda y, por supuesto, el recuerdo a nuestro anterior sonido, pero nuestra música va a seguir por caminos cada vez más contundente”. Y aunque el vocalista del grupo sigue recordando bastante a Fermín Muguruza tanto físicamente como en su forma de cantar, también son muy originales como se demuestra con una luminosa portada, extraña y poco habitual en bandas de su estilo. “Nos suelen gustar los colores que llevan los discos de música mestiza. Y no queríamos darle un aspecto tétrico, con lo cual era una cosa intermedia. Luminoso pero expresando cosas en cada imagen porque todo en la banda esta pensado y tienen una intención, nunca se hace nada al azar y todo se estudia muy a fondo”. Sin duda merecen una oportunidad por su sinceridad, su empeño y sobre todo por su gran calidad.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SIN PELOS EN LA LENGUA
Entrevistas / Juanma Bajo Ulloa

SIN PELOS EN LA LENGUA

Carlos G. Vela — hace 20 años
Fotógrafo — Archivo

LUCIENDO PANTALONES DE PIEL DE SERPIENTE Y CAMISETA DE MICKEY MOUSE, EL REALIZADOR JUANMA BAJO ULLOA VINO A BARCELONA PARA PROMOCIONAR SU PRÓXIMA PELÍCULA, “EL CAPITÁN TRUENO”, BASADA EN EL FAMOSO PERSONAJE DE CÓMIC. PERO, YA QUE LE PREGUNTAMOS, TAMPOCO TUVO REPAROS EN DARLE UN VARAPALO A ESA PRENSA NACIONAL QUE TAN POCAS ALEGRÍAS LE HA DADO.

Comenzamos hablando de su primer largometraje, “Alas De Mariposa”, estrenado en 1991. En esa época comenzaba a hablarse del “nuevo cine español” y muchos de los jóvenes talentos surgían del País Vasco. “Fue una gran coincidencia, pero el Gobierno Vasco dejó de dar subvenciones y creó una especie de empresa para producir ellos. Eso no nos gustó a nadie y, poco a poco, todos se fueron a Madrid. Se marcharon Julio Medem, Álex De La Iglesia, (Daniel) Calparsoro… Hubo una fuga de cerebros de la que es responsable la patética y nefasta política cultural del Gobierno Vasco”. Él se quedó en Vitoria. “Allí se vive de puta madre y, en principio, no necesito estar en el ojo del huracán, ni quiero ir a estrenos… Hubo una época en que sí iba más, pero me di cuenta de que aquello era una hoguera de vanidades, que todo el mundo iba para hacerse la foto y salir en el Fotogramas. En Vitoria tengo la cabeza sobre los hombros y más salud mental y menos veneno de la farándula que se vive en Madrid”. Su siguiente película fue la estupenda “La Madre Muerta”. Sin embargo, la crítica le dio más de un palo y Bajo Ulloa empieza la siega. “Lo que pasó es que no habíamos rodado con esos grupos de poder que tienen productora, periódicos, revistas de cine… Todos estos grupos que a veces la gente no se da cuenta, pero que son dueños de toda la información y el audiovisual que hay en España. Y, montando la película, nos empezaron a llegar comentarios del tipo de “qué quién me creo que soy, que pienso que esto es muy fácil, que qué es eso de ir diciendo por ahí que el cine español es un coñazo…”. No sé, como amenazas así más o menos ocultas, pero bastante patéticas. Así que decidimos estrenar fuera de España e hicimos el periplo de festivales extranjeros y lo que ocurrió es que el número de premios internacionales fue brutal. Entonces vinimos aquí y la prensa de Madrid, precisamente la de Madrid que es la que tiene digamos el soporte de estos grupos de poder, nos dio una caña hasta el punto de ponernos “cero”. ¡Lo mismo que le ponen a una de Ozores! Fue triste ver que había esta presión y esta mafia mediática tan patética, que puedes hasta preverla”. A “La Madre Muerta” le siguió “Airbag”, que aún cosecharía peores críticas. “Ya te digo que, en cultura, o estás con ellos o tienes que pagar peaje. No nos daban una portada, no nos hacían una entrevista que no fueran las dos líneas que te dedican cuando estrenas. Todo eran críticas y agresiones basadas en un patrón mandado desde Madrid, por tres personas, que trabajan para estos periódicos que a su vez producen películas. Gente que utiliza un espacio público para el beneficio propio de su empresa. Tienen como esta sensación de que a un médico si se equivoca, le pueden despedir, pero un periodista, y especialmente a un crítico, no. Tienen carta libre para insultar, putear a la competencia, desprestigiar y calumniar sin problema”. (Llegados a este punto, creo oportuno comentarle que también escribo críticas para esta revista). “¡Pero es que a eso no se le pueden llamar críticas! Yo he leído algunas en las que por ejemplo se hablaba del pelo que llevaba o del pendiente o de cómo vestía. ¡Eso ya es el colmo! Hay críticas que definen más al propio crítico que al criticado”. Pero “Airbag” fue un exitazo de taquilla ¿no le sirvió eso para desquitarse? “Lo que pasa es que los mismos que son tan críticos, enseguida te ponen tu etiqueta: “No, tú eres un autor intelectual, de cine intimista, bla, bla, bla”. Y a mí no es que me pareciera mal, pero es que tanta presión y tanto coñazo con eso, pues acabas diciendo, joder, pues voy a hacer otra película que es todo lo contrario, que es cachondeo y que también me apetece. Y resulta que dicen que es una mierda y que nadie se ríe. O sea son capaces hasta de negar que ha ido gente a verla. Pero no era ninguna revancha, porque si tú te levantas por la mañana pensando en vengarte es que eres un capullo. Aunque, de alguna forma, el éxito de público sí ha sido como un golpe en los morros de cierta gente que estuvo bastante agresiva y que perdieron mucho esfuerzo y mucho tiempo puteándonos… para nada, yo creo”. Y la cosa todavía dio más de sí, pero espacio manda. Así que para ser honestos debemos reseñar que, aunque ese fuera el tema principal, el realizador también habló de cómo cambia la gente a tu alrededor cuándo alcanzas la fama –“algunos te tratan raro, por exceso o por defecto y un tío que antes te saludaba, se retira porque no quiere que parezca que te saluda de más”-, de su química con el actor Karra Elejalde –“es un poco mi alter ego. Sentimos afecto y admiración mutua. Y a veces también sentimos un odio tremendo y nos queremos dar de hostias”-, de las coletillas generadas por “Airbag” –“a las pocas semanas de estar rodando ya oías a los eléctricos cachondearse con el “muy profesional”, el “conceto” y el “igual que te digo una cosa, te digo la otra””– y, por supuesto, de “El Capitán Trueno”. La película está englobada en un macroproyecto que incluirá un videojuego y un cómic basado en el guión. Y, aunque el rodaje no comenzará hasta el año que viene, el director ya tiene claro que “no va a ser una película infantil. Es una película dónde hay batallas y dureza, porque es un mundo de espada y de armadura en el que la gente muere. Va a ser bastante realista. No saldrán chichones como en los cómics”. Un tipo duro este Juanma.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.