“¡Soy el mismo de siempre, toco la misma guitarra y el mismo amplificador!”
Entrevistas / Ricky Gil

“¡Soy el mismo de siempre, toco la misma guitarra y el mismo amplificador!”

Eduardo Izquierdo — 19-05-2021
Fotógrafo — Julián Vázquez

Por sorpresa nos pilló el anuncio de un disco en solitario de Ricky Gil (Brighton 64, Top Models, Matamala), y más aún cuando se anunció que su grupo de acompañamiento iban a ser los mismísimos Biscuit. El resultado, “Infinites rutes invisibles” (Chesapik, 21) ya está en la calle. Hablamos con su autor de todo lo que le ha llevado a dar este paso en su carrera. Gil estará presentando el disco con banda completa este sábado 22 de mayo en La Nau (Barcelona).

Con “Infinites Rutes Invisibles”, ¿estás describiendo los diversos caminos que puede tomar la música?
Exacto. El título del disco sale de uno de los versos de la canción “Insubmissió” y surgió de manera muy espontánea. De pronto me di cuenta de que esta frase describía las mil maneras con las que un creador puede afrontar su obra, y que también podía trasladarse a los caminos que toma la vida de cada uno de nosotros como personas.

Si te digo que este disco no tiene nada qué ver con tu trabajo en Brighton 64 o Top Models ¿tú qué me dices?
¡Pues diré que me alegro mucho de esa percepción! Yo creo que sí que tiene que ver con algunas cosas que he hecho en el pasado, pero prefiero que la gente reciba este disco como un cambio en mi carrera, como algo distinto y más personal.

¿Qué hay del Ricky Gil de esas bandas en este proyecto en solitario?
¡Soy el mismo de siempre, toco la misma guitarra y el mismo amplificador! Pero es muy diferente formar parte de un grupo donde las pautas están marcadas que iniciar un proyecto desde cero y desarrollarlo tal como lo tienes en tu cabeza.

Tuve el placer de verte (y organizar) un tributo a Neil Young que has hecho otras veces. Este disco tiene mucho de Neil Young ¿estás de acuerdo?
Los conciertos con el repertorio de “After The Gold Rush” fueron esenciales para este proyecto. Recuperé el contacto con Top Models y colaboré con músicos como Albert Freixas, Guille Caballero y María Rodríguez-Rey. Luego llegó el confinamiento y empecé a escribir canciones. Neil Young siempre ha sido uno de mis artistas favoritos y sin duda algunos temas están marcados por su influencia. Pero hay otras referencias que los oyentes irán descubriendo, como Jason Molina, Townes Van Zandt, The Sadies, Peter Perrett, Tom Verlaine, The Who, Jimmy Reed o Sonny Boy Williamson.

¿Qué te llevó a contar con Biscuit como banda?
Me gustaba la idea de contar con una banda que ya existiera, en vez de elegir a los músicos uno por uno. De esta manera me aseguraba de que el sonido y la cohesión del grupo ya estuvieran consolidados. ¡Biscuit fueron mi primera opción y por suerte me dijeron que sí!

“Me gustaba la idea de contar con una banda que ya existiera, en vez de elegir a los músicos uno por uno. De esta manera me aseguraba de que el sonido y la cohesión del grupo ya estuvieran consolidados. ¡Biscuit fueron mi primera opción y por suerte me dijeron que sí!”

¿Cómo se forjó esa unión? ¿Cómo se lo explicaste y cómo lo tomaron ellos?
Fue muy fácil. Nos conocemos desde hace años y existe un respeto mutuo que es muy importante cuando te vas a involucrar en un proceso como este. Son una gran banda y la gente que les conoce es muy consciente de ello. Deberían tener un reconocimiento mucho mayor.

Biscuit editaban el año pasado un disco que se salía de su habitual power pop y garage para situarse cerca de sonidos que también vemos en tu disco. ¿Fue eso decisivo para tu elección?
Fue decisivo, porque cuando ellos sacaron “Negligència programada”, yo ya estaba cavilando la idea de grabar un disco en solitario. Me gustó mucho y lo pinché en mi programa de radio. Vi que el rumbo que habían tomado podía encajar y pensé, ¿por qué no los llamo y les pido que toquen conmigo?

Hay más colaboraciones, por ejemplo la de Joana Serrat. ¿Cómo fue esta?
Joana Serrat me gusta mucho. Tengo sus discos y voy a sus conciertos. También coincidí con ella en el homenaje a Tom Petty que se hizo en la sala Apolo, pero no la conocía personalmente. Mi amigo Nore, que ha publicado el disco con su sello Chesapik, me dio la idea de llamarla y se lo agradeceré eternamente, porque su voz ha realzado el disco de una manera increíble.

El sonido se enmarca en algún punto entre el rock más clásico, algo de psicodelia. ¿Qué te llevó a ello?
El rock de raíces clásicas del que hablas es lo que más me gusta y por eso el disco suena de esta manera, aunque la importancia del punk, el power-pop, el blues y el soul siempre esté presente. ¡Y ese punto psicodélico es culpa de Biscuit, que se embalan y alargan algunas canciones hasta el infinito!

Normalmente estamos acostumbrados a verte haciendo música más inmediata (y no lo digo en negativo). Me refiero a canciones más cercanas al pop, power pop, etcétera. Este disco es quizá de calado más lento en el oyente.
Sí, totalmente. Era mi intención desde el principio, desarrollos más largos, estructuras más lineales, sin dar tanta importancia a los estribillos, dejar que la música fluyera, dejarse llevar y no preocuparse tanto por el impacto inmediato.

¿Qué te llevó a repetir dos veces la misma canción, pero en versiones distintas? Es un poco como hizo Dylan con “Forever Young” en “Planet Waves”, ¿no?
Sí, y luego Neil Young le imitó en “Rust Never Sleeps” y en “Freedom”… ¡Ahora yo sigo su camino, sin ánimo de compararme con ellos! Me gustaba mucho la idea de empezar y terminar con la misma canción, aunque dudé de si poner antes la versión eléctrica o la versión acústica. Al final optamos por el orden más radical posible, empezar con una canción donde solo suenan una guitarra y una armónica, seguir con un tema de ocho minutos y colocar el single al final de todo. Siguiendo con Bob Dylan, “Cuando no tienes nada, no tienes nada que perder”.

El disco es íntegro en catalán. ¿No temes que eso pueda cerrarte determinadas puertas en el resto del estado?
Sinceramente, me da igual, pero no creo que sea así. El tipo de gente que sigue mi carrera actualmente no tiene ningún prejuicio, ¡están todos curados de espantos! Las primeras reacciones desde lugares de toda España están siendo muy positivas.

Para el videoclip de adelanto contaste con tu hermano. Parece que vosotros os salís de esos clásicos hermanos en el rock que están todo el día a la gresca, ¿no?
Para este proyecto me parecía saludable distanciarme a nivel musical de mi hermano y del resto de músicos de Brighton 64, pero siempre contaré con él y estoy seguro de que él siempre contará conmigo. Por cierto, ¡él también está preparando un disco por su cuenta! La rueda no se para nunca.

¿Tendrá continuidad este proyecto en solitario y esta alianza con Biscuit? ¿O es algo puntual?
Tendrá continuidad porque ya estamos ensayando para tocar juntos en directo y empiezan a salir algunos conciertos, a pesar del desastre causado por la pandemia. Estoy ansioso por tocar estas canciones en directo porque creo, sinceramente, que pueden tener mucho recorrido.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.