Con su tercer álbum (y medio) ya no les vale aquello de que sean una banda emergente, Real Estate han rebasado de sobra esa categoría con “Atlas” (Domino-PIAS), olvidándose de esas producciones y mezclas tan espaciosas, y centrándose, junto a Jeff Tweedy en que sus canciones sobresalgan y que nos quedemos con su universo amable de nostalgia suburbial, siempre a medio camino entre el rock americano tradicional, grupos proto-indies como The Feelies, y los efluvios del indie-pop guitarrero británico de los 80, aunque ellos ni sepan qué es. El culto crece hacia ellos, pero la banda, lejos de mostrarse agradecida, responde con sequedad, resistiéndose a ser mimados. Hacen lo que hacen porque les sale y no hay más. A Matthew Mondaline, guitarra, le tocó hacer como que respondía a nuestras preguntas:


– Si comparamos “Atlas” con el resto de vuestra discografía, es vuestro disco con un sonido más limpio, ¿por qué?

Matthew Mondaline: Para empezar, porque lo hemos grabado en el estudio de Jeff Tweedy en Chicago, y allí todo suena mejor y más claro, así que era lógico que este disco tuviera este sonido. No es algo que hayamos pretendido deliberadamente, pero nos ha salido así, y ya era hora de que nuestras grabaciones tuvieran esta atmósfera, además está la cuestión de que es nuestro tercer álbum, y siempre se mira de un modo diferente para todos los grupos.


– Siempre me ha sorprendido la manera de mezclar vuestros discos, con tanto espacio entre los instrumentos y la voz. Con “Real Estate” (Woodsist, 09) pensé que era porque estabais empezando, pero lo que hay en “Days” (Domino, 11) no estaba hecho por casualidad.

MM: Es algo que hacíamos a propósito, llámalo ingenuidad, pero nos gustaba hacer las cosas de esa manera, siempre nos pasábamos mucho tiempo tratando de pensar cómo mezclaríamos todo.

– O puede ser también que ahora ya os parezca bien enseñar todo lo que encierra una canción porque estáis más seguros de lo que hacéis.

MM: Desde luego, piensa que ya llevamos unos cuantos discos y ya tenemos la experiencia suficiente como para estar seguros de lo que estamos haciendo.

– Hay muchas personas que ven “Atlas” como un disco de confirmación y madurez de vuestra propuesta, y más si se compara con vuestros dos álbumes anteriores, ¿qué te parece esa manera de verlo?

MM: Me parece que tenemos ya tres discos y eso nos da una cierta experiencia, aparte de que nuestras vidas van cambiando poco a poco. No es solo una cuestión de seguridad, sino de que nunca vas a hacer las cosas en la vida con la misma idea que las hiciste antes. Llevamos diez años grabando discos, no sería bueno que hiciéramos las cosas del mismo modo ahora que cuando empezamos.

– Ya no sois una novedad que seguir o un sabor del mes, las cosas se han asentado mucho con vosotros, ¿se vive más tranquilo así?

MM: Siempre he vivido muy tranquilo, no es algo que me haya preocupado especialmente nunca.

– Echando la vista atrás, ¿volveríais a mezclar o producir algunas de las cosas que grabasteis antes?

MM: De vez en cuando escuchamos nuestros discos anteriores y nos siguen gustando como están, responden a un momento muy concreto de nuestras vidas, por lo que está bien dejarlos como están.

– Alex Bleeker y tú habéis pasado un tiempo dedicados a vuestros proyectos en solitario, ¿cómo ha sido la vuelta a Real Estate después de esa experiencia, qué habéis aprovecha o aprendido de la experiencia de defender vuestra música en solitario?

MM: Ha sido todo muy normal, ha sido solo una experiencia más que hemos tenido grabando cosas por nuestra cuenta. Tampoco te puedo decir que hayamos aprendido nada en concreto de ello, simplemente, ahora tocaba estar todos juntos de nuevo.


 

– Ya, vale. Corrígeme si esta idea está mal, pero las canciones de “Atlas” suenan mucho más nostálgicas que el resto de las canciones que habéis grabado, parece como si echarais de menos ciertos momentos de la adolescencia que ya no volverán.

MM: No creo que sea así. Las canciones hablan sobre experiencias que tenemos en el presente. Pueden estar relacionadas con momentos anteriores de nuestra vida, pero siempre desde el punto de vista de una comparación positiva, como un aprendizaje de algo que nos ayuda a ser como somos. Se habla mucho de nostalgia refiriéndose a nosotros.

– Sí, la verdad que es una opinión mayoritaria.

MM: Pues no creo que sea correcto, el presente es producto de todo lo que ha venido atrás, y estamos muy bien donde estamos.

– Hace solo unos minutos que me he enterado de que hace poco habéis publicado el single de “The Chancellor/Recreation”, ¿es solo un premio para la edición deluxe de Atlas?

MM: Sí, no es más que eso, se trata de un par de descartes del disco para la edición deluxe, ¿lo has escuchado?

– Sí, las dos canciones, y entonces me ha dado por pensar que a pesar de ser descartes, podría ser un nuevo camino para el grupo, dándole más importancia a los teclados.

MM: No diría que no.

– Viví durante varios años en una zona residencial de las afueras parecida a las que aparecen en vuestras canciones, sin embargo ahora vivo en la ciudad, y a veces pienso que aunque adore esta música, está hecha para otro ritmo de vida, ¿por qué es tan importante este ambiente para vosotros?

MM: Básicamente es lo que conocemos y donde transcurre nuestra vida. Las canciones que hacemos vienen dictadas por la experiencia que tenemos día a día. Queremos hacer canciones que sean lo más honestas posible, por lo que termina apareciendo siempre el escenario que nos rodea. En ese sentido, las canciones hablan de experiencias reales, pero como le ocurre a muchísimos grupos en el mundo, no creo que por eso seamos especiales, aunque, como ellos, los detalles realmente privados de nuestra vida son secretos que nunca aparecerán en nuestras canciones.

– Vuestra música siempre ha tenido un balance muy bueno entre la tradición americana y los herederos del jangle pop inglés. Cuando erais teenagers, cuando sonabais con montar un grupo, ¿quiénes eran vuestros héroes a un lado y otro del Atlántico?

MM: Si te digo la verdad, hasta mucho después de montar el grupo, no conocíamos más grupos ingleses que The Beatles, The Rolling Stones u Oasis. Ahora empezamos a aprender de los grupos de pop inglés de los 80, pero es algo completamente nuevo para nosotros. Sé que se hizo buen pop de guitarras en los 80 en Inglaterra, pero es algo que estoy aprendiendo ahora mismo.