“Hemos sobrevivido a estilos de vida muy oscuros”
Entrevistas / Placebo

“Hemos sobrevivido a estilos de vida muy oscuros”

Raúl Julián — hace 3 años
Fotógrafo — Archivo

Se cumplen veinte años desde que viese la luz el impactante debut homónimo de Placebo, allá por junio de 1996. Brian Molko y Stefan Olsdal celebran tan señalado aniversario publicando recopilatorio, nuevo EP, y anunciando una gira especial que, en esta ocasión, no tendrá paradas en nuestra geografía.

El bajista Stefan Olsdal responde a nuestra llamada en un muy buen castellano y desde Londres, donde se encuentra promocionando el recopilatorio “A Place For Us To Dream” (Universal, 16) y el EP con temas inéditos “Life’s What You Make It” (Universal, 16). Son dos de las consecuencias (la tercera es una gira que al parecer no recaerá en nuestro país) con las que el grupo británico celebra dos décadas de interrumpida trayectoria artística. Es el tiempo acontecido desde que viese la luz “Placebo” (Virgin, 96), un estreno personal y afilado con el que consiguieron situarse bajo un foco de popularidad que ya nunca abandonarían.

Comencemos, si te parece, hablando de tus proyectos paralelos al margen de Placebo: esos que te unen a nuestro país…
Miguel López de Digital 21 y yo tenemos un proyecto, tocamos aquí en Londres hace dos días y fue un éxito. Tengo muchas relaciones con España y su música. También he hecho varias producciones del último disco de Fangoria… así que le tengo mucho cariño a España.

“En los conciertos antes salíamos en plan punk después de bebernos una botella de Jack Daniels”.

En realidad creo que llevas viviendo en Madrid mucho tiempo…
Sí, veinte años…

Es el mismo que tiempo que ha pasado desde que se publicó el primer disco de Placebo… ¿Cómo ves ahora, en perspectiva y con el paso del tiempo, la trayectoria de Placebo y todo lo que habéis conseguido?
Muchas cosas me parecen un sueño, porque hemos vivido tanto… y muchos eventos y situaciones son casi irreales, de esas que sólo suceden en los sueños. Por ejemplo, trabajar con David Bowie, compartir escenario con Robert Smith y Frank Black, tener discos número uno, y actuar en lugares como Wembley o sitios como los Templos Ankor Wat en Camboya. Así que hay momentos que sobrepasan lo que habíamos imaginado al principio de la banda. Pero creo que mantenemos esa actitud de que la música es lo más importante, y creo que él (N. del A.: se refiere al vocalista Brian Molko) y yo hemos seguido como una pareja y hemos sobrevivido a cuatro baterías y también a estilos de vida de vez en cuando muy oscuros, y de vez en cuando… bueno… digamos “medicados”.

Muchos excesos en su momento ¿no? Sobre todo en los 90…
Eso es, sí. Así que ahora con el nuevo single “Jesus’ Son” creo que hemos probado que todavía estamos aquí, y con una actitud positiva. Y creo que aún nos quedan muchos años más.

¿Cómo es tener al lado a un vocalista tan carismático, personal y reconocible como Brian Molko?
(Risas) Es como una bola de fuego. Y mi papel es un poco manejar esa bola de fuego: a veces quema mucho y a veces se apaga, y yo estoy ahí para manejar eso y sacar lo mejor de él. Llevarlo un poco por el buen camino, y también soy su complemento. Por ejemplo, yo toco todos los instrumentos en los discos, conozco más la teoría de la música y soy más paciente… cosas así que él no es. Somos una pareja que nos complementamos.

Habéis anunciado que, en la gira mundial con la que celebraréis estos veinte años, volveréis a tocar muchas canciones antiguas que hace tiempo que no interpretáis en directo ¿Por qué dejasteis de tocar esas canciones? ¿Llega un momento en el que uno se aburre de hacer siempre sus grandes clásicos?
Para nosotros algunas de las canciones más comerciales y más populares de Placebo no son necesariamente las mejores. Al menos desde nuestro punto de vista, algunas de ellas no son nuestras mejores canciones. Por ejemplo, “Pure Morning” empezó casi como una broma… un experimento en el estudio que no pensábamos sacar. Si acaso la íbamos a publicar como una cara B… ¿Te acuerdas de las caras B en los 90? Pues esa canción empezó como una cara B, y al final terminó convertida en uno de nuestros singles y además uno de los más exitosos. Por eso nuestra actitud en esta gira es la de celebración, pero también es una sesión de terapia con nosotros mismos respecto al pasado. Muchas canciones nos recuerdan a eventos oscuros que no nos gustan o a nosotros mismos entonces, cuando no nos gustábamos. Pero ahora somos más mayores, y hemos decidido que es hora de tocar las canciones que a Placebo le han servido muy bien durante todo este tiempo. Merece la pena tocarlas. Y además mucho de lo que hacemos es por los fans, que pagan mucho dinero por ir a vernos y les gusta que toquemos estas canciones.

En esa gira aún no hay fechas en España…
Hicimos muchas fechas con “Loud Like Love” (Universal, 13) pero, aunque es una pena, con esta gira celebración del veinte aniversario no vamos a tocar en España. Al menos este año. A lo mejor el que viene, quizás en algunos festivales o así. Lo que pasa con Placebo es que solemos sacar un disco y luego hacemos una gira de dos años, así que en este caso y con esta gira, hemos decidido planificar sólo hasta navidad. Así que el año que viene habrá más festivales y conciertos, pero eso no se suele cerrar hasta un par de meses antes. Yo creo que al menos habrá un festival en España. Casi seguro.

Llevo años viendo conciertos de Placebo y creo que ahora sois más técnicos y precisos que hace unos años que, en cambio, lucíais más viscerales y agresivos. No es mejor ni peor, sólo diferente ¿Estás de acuerdo? ¿Cómo crees que ha evolucionado Placebo sobre los escenarios?
Estoy de acuerdo. Es una evolución. Cuando empezamos éramos un trío y la energía era diferente. Cada instrumento tenía su momento de protagonismo y, claro, antes de muchos conciertos nos bebíamos una botella de Jack Daniels (Risas), y salíamos en plan punk. Y nos tirábamos al público, saltábamos sobre la batería, pero poco a poco todo lo que llevábamos costaba más y fuimos dejando de hacer esas cosas. Además ahora Brian (Molko) quiere que su voz esté perfecta cuando canta y se prepara mucho para cantar mejor. Antes era más punk pero a lo mejor los tempos, arriba y abajo, no eran tan consistentes y él no cantaba tan bien como ahora. Es una evolución: queremos ser una banda de gran impacto, y con eso viene la precisión. Queremos ofrecer un sonido conciso y potente.

“No teníamos nada que ver con ese rollo tan “macho” como el que llevaban Oasis”.

El término “androginia” siempre ha sido muy habitual a la hora de referirse a Placebo y su música ¿Os cansa ya esa asociación o por el contrario estáis orgullosos de representar esa esencia que su momento perteneció a artistas como David Bowie, Marc Bolan o Lou Reed?
Es algo que pasó en los comienzos por las calles de Londres, en donde le decían a Brian “Hey you, girl!” (N. del A.: en inglés en la conversación original) y cosas así, porque él parecía una chica. Y Brian tiene esa actitud, ya sabes… y dijo “Ok, voy a jugar con esto”. Él es más fluido en su sexualidad, y como músicos no tenemos que llegar a una oficina con traje y corbata: podemos vestirnos como queremos. Tenemos libertad total. Entonces decidimos investigar y probar cómo podíamos evolucionar la imagen. Ahora la imagen es menos importante para nosotros, y la ropa tiene que ser más cómoda en el escenario: es difícil tocar con un vestido por diferentes razones… (Risas). Pero pienso que a día de hoy todavía queremos crear un poco de misterio. Todo lo que tiene que ver con Placebo nunca es negro o blanco: es algo entre ambos. Nos gusta que la gente no tenga una respuesta muy clara, ya desde las letras de las canciones y desde lo que decimos. Desde que empezamos, el público tiene que acercarse un poco a nosotros y muchas veces tiene que extraer su realidad y decidir lo que es Placebo para ellos.

En veinte años os ha dado tiempo a colaborar con muchísimos artistas, algunos de ellos (los mencionabas tú antes) tan míticos como David Bowie, Frank Black o Michael Stipe ¿Qué has aprendido de todas estas colaboraciones y cuál recuerdas como la más emocionante? Se me ocurre que por ejemplo girar y grabar con Bowie debió ser algo increíble ¿no?
Sí, cuando murió fue como si muriese un miembro de mi familia, porque era una persona muy cariñosa. Siempre se acordaba de mi nombre y el de mi pareja, y siempre se ponía a tu nivel. No tenía ese ego de “yo soy una estrella mundial”. Hay muchos momentos buenos con esos artistas que has mencionado, pero lo que en general ha pasado con todos ellos es que han silenciado la voz que a veces teníamos en la cabeza y que decía “Tú eres una mierda, y tú no puedes escribir buenas canciones”. Nos ha ayudado y dado confianza ver que lo que hacíamos interesaba a artistas de ese nivel.

Recuerdo ver una entrevista que Bowie en la televisión, y hablaba de cuando fichó a Placebo como banda invitada de su gira (creo que después de que Morrissey hiciese la espantada) y decía, entre risas, algo así como que entonces teníais tanto éxito que el público iba más a veros a vosotros que a él mismo…
Noooooo… (Risas). Pues yo vi una entrevista que hacía Bowie con Trent Reznor de Nine Inch Nails, porque hicieron una gira juntos cuando Bowie publicó “Outside” (Bertelsmann, 95) y Nine Inch Nails “The Downward Spiral” (Interscope, 94), y justo decía lo mismo: “La gente no me conoce, conocen a Trent y por eso vienen a los conciertos”. (Risas). Él también tenía sus trucos… (Risas).

Vuestro nuevo EP, “Life’s What You Make It Is” (Universal, 16), incluye una versión del “Life’s What You Make It” de Talk Talk. Sois muy aficionados a revisar canciones de otros artistas ¿Cómo es en el grupo ese proceso de adaptar una canción ajena? ¿Cuál es tu versión favorita de todas las que habéis hecho hasta la fecha?
Las canciones piden diferentes cosas. Por ejemplo, en el caso de Talk Talk la hacemos casi como el original, porque así funciona y no queremos romper la identidad del tema. Pero sin embargo, con el “Running Up That Hill” de Kate Bush pensamos que las letras tenían un impacto emocional tan fuerte que quisimos hacerla más lenta para que éstas tuviesen más espacio y luciesen más. Creo que hicimos una buena versión de esa canción. Recuerdo que… (Risas) …una vez fuimos a una de esas fiestas que hacen las discográficas cada año, de esas a las que van los jefes y te saludan pero en realidad no saben quién eres… (Risas). Y estamos en Inglaterra, ya sabes, aquí hacemos cola por todo: en el McDonalds para comer, en los supermercados… Kate Bush estaba allí, y como buenos ingleses hicimos cola. Delante de mí estaba Damon Albarn, y detrás Sigur Rós… y allí estuvimos esperando nuestros cinco minutos con Kate Bush. Y llegó nuestro momento y estábamos taaaaan nerviosos por haber sacado la versión… pero nos dijo “I like your cover version” (N. del A.: En inglés en la conversación original), y entonces ya nos decidimos a tocarla en directo, porque teníamos su bendición y sabíamos que a ella le gustaba.

En los 90 se os incluía con cierta frecuencia dentro de aquel movimiento del Britpop del Reino Unido, aunque en realidad vuestra música tenía poco que ver con la de bandas como Blur, Oasis, Pulp o Suede ¿Cómo recuerdas aquella época en la que vosotros publicabais vuestro debut y todo aquel movimiento del Britpop?
Pues lo que has dicho es cierto: no éramos parte de aquello, no teníamos nada que ver con ese rollo tan “macho” como el que llevaban Oasis. Nosotros estábamos en nuestra burbuja y creo que ninguno de nosotros contaba con pasaporte inglés (Nota del autor: Aunque Placebo es un grupo británico, Brian Molko nació en Bélgica y Stefan Olsdal es sueco), y por tanto no teníamos ese pasado en el que habíamos crecido en el mismo pueblo y escuchando la misma música. Y fundamentalmente sonábamos diferentes. Y eso nos ha salido bien, porque en aquello había algo que olía a chamusquina.

En ese momento la responsable de la discográfica interfiere y nos avisa de que nuestros veinte minutos han terminado, así que Stefan se despide amablemente, no sin antes pedirme que por favor actualicemos la foto del grupo que tenemos en la Web del Mondo. Señal de que nos sigue.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies