“Hemos tenido la suerte de que formamos parte de una escena”
Entrevistas / Nueva Vulcano

“Hemos tenido la suerte de que formamos parte de una escena”

Oriol Rodríguez — 04-12-2020
Fotógrafo — Albert Polo

Percutiendo e insistiendo en sus constantes vitales creativas, Nueva Vulcano reaparecen cinco años después con “Ensayo” (B-Core/La Castanya, 20). Mucho más que una banda de culto, el trío barcelonés formado por Artur Estrada (guitarra y voz), Wences Aparicio (bajo) y Albert Guàrdia (batería), nos entrega uno de sus mejores trabajos, artísticamente su obra más rica y ambiciosa. Cosas del confinamiento.

Todo empezó la tarde y la noche del 22 de febrero cuando protagonizasteis una doble sesión tocando en directo los temas del que sería su nuevo disco, “Ensayo”. Un álbum que grabasteis una semana después.
(Artur Estrada) Teníamos la sala, la VOL, y la idea. Hacía tiempo que habíamos hablado de hacer una especie de ensayo abierto con público. Cuando anunciamos los dos conciertos, ya sabíamos que el disco se iba a llamar “Ensayo”. Fue una idea que nos condicionó porque implicaba tener todo super listo y definido para los conciertos, antes de entrar en el estudio. Un reto guapo. Muchas veces los grupos van al estudio a ver qué pasa, nosotros fuimos con todos los deberes hechos. Esto nos permitió, también, grabar el disco en directo: los tres a la vez en la misma habitación.
(Albert Guàrdia) Ese feeling de tocar en directo, juntos, ha quedado recogido en el disco.

“Puede que no seamos explícitos en nuestra postura contra este orden mundial que impera, llamémosle capitalismo, pero sí hay mucha reflexión en lo que decimos”.

Un disco surgido de los ensayos de fin de semana en Castellar del Vallès.
(Artur) Con Albert viviendo en Madrid, dejamos el local de ensayo de Barcelona y montamos nuestro campamento base en casa de sus padres en Castellar del Vallès. Nos juntábamos cuando venía los fines de semana. Lo íbamos a buscar al aeropuerto, nos quedábamos a dormir ahí…

De alguna manera, un espíritu muy adolescente.
(Artur) Totalmente. Sus padres nos han cuidado a saco. Se han involucrado muchísimo. Una pasada.
(Albert) Les encanta que haya gente por casa. Somos tres hermanos: uno que vive en Nueva York, yo en Madrid y otro en Barcelona pero que va a su rollo. Cuando se lo planteé, lo de volver a ensayar en casa, aceptaron al momento.
(Artur) El local está en el sótano, y nos venían a buscar a la una del mediodía para que paráramos de tocar y hacer juntos el vermut. “Ensayo”, el título del disco, también es esto, un pequeño homenaje a la gente que nos rodea: los padres de Albert, mi mujer y mis hijas… que creen en lo que hacemos y nos los permiten hacer. Tal vez porque lo hacemos cada cinco años. Si lo hiciéramos cada año (ríe).

Por letras, seguramente “Ensayo” sea vuestro disco más concienciadamente social y político.
(Artur) Soy de la generación de la gira Human Rights Now! Con Bruce Springsteen y Sting al frente. En el 88 estuve en el Camp Nou en primera fila. En Nueva tenemos nuestro imaginario y maneras de hacer las cosas, pero siempre nos ha gustado estar en contacto con lo que está pasando. Entendemos el grupo como nuestra manera de aportar algo, incluso a nivel ideológico.

Empezando por la manera en la que funciona el grupo y los valores relacionados con ello.
(Artur) Totalmente. Y creo que la gente lo valora, pero también podemos aportar por las letras. No somos ajenos a nada. Y me molesta que llame gente a casa queriéndome vender un seguro que no me puedo permitir. O que si quieres comprarte unas bambas de repente no dejen de aparecerte anuncios de bambas en Internet.

¿Y este momento y este entorno qué puede aportar vuestra música?
(Artur) Soluciones es evidente que no. Reflexión.
(Albert) Nuestras letras hablan de muchas cosas. Puede que no seamos explícitos en nuestra postura contra este orden mundial que impera, llamémosle capitalismo, pero sí hay mucha reflexión en lo que decimos.
(Artur) No somos U2, no podemos aspirar a cambiar nada, pero sí podemos hacer nuestra aportación.

“Somos un grupo básicamente de directo y así es como nos ha descubierto mucha de la gente que nos sigue”.

Que tres tipos de cuarenta años tengan un grupo de indie rock de guitarras seguramente sea lo más reaccionario que se pueda hacer ahora mismo.
(Artur) Hemos tenido la suerte de que formamos parte de una escena y en el pasado con Wences fuimos a un montón de conciertos que en aquel entonces no reunían a mucha gente pero que han acabado teniendo su importancia y relevancia. Pero siguen apareciendo grupos de guitarras de gente joven cuando parecía absurdo.

De hecho, el concepto “ensayo” también puede sonar anacrónico.
(Artur) No nos pasamos pistas de audio por mail o wetransfer. Tenemos una manera de funcionar megalítica y ancestral. Menos mal que no nos ha dado por cambiar.

De hecho, uno de los problemas a la hora de entrevistaros es que sois los mismos de siempre: un disco de Nueva Vulcano es algo tan sencillo y complejo como eso.
(Artur) Cinco años más tarde volvemos a estar aquí y… Ya (ríe).
(Wences Aparicio) Creo que es un disco mucho más producido que los anteriores.
(Albert) Hemos trabajado la producción canción a canción. Y en nuestro micro avances disco a disco es una de las principales diferencias.
(Artur) Siempre habíamos trabajado a salto de mata: una semana para grabar y otra para mezclar. Esta vez Santi García se involucró en el proyecto ya desde a fase de creación en el local de ensayo. Y ya íbamos a dedicar más tiempo a mezclar, que acabó siendo mucho más por el tema de la pandemia. Lo que tenían que ser dos semanas de mezclas fueron dos meses.

¿Cómo vivisteis el confinamiento?
(Albert) Grabamos el disco entre finales de febrero e inicios de marzo, y el confinamiento, a nivel de grupo, y esto que quede bien claro, que me refiero exclusivamente a nivel de grupo, nos fue muy bien. Tuvimos sesiones interminables de Zoom con Santi trabajando en la postproducción y mezclas de cada una de las canciones.

¿Sin el confinamiento hubiera sido un disco diferente?
(Albert) Al final todo es una cuestión de tiempo. Sin el confinamiento las rutinas vitales nos hubieran ocupado todo el tiempo que tuvimos mientras estuvimos cerrados. Vaya, que sin el confinamiento el resultado hubiera sido diferente seguro. Somos un grupo básicamente de directo y así es como nos ha descubierto mucha de la gente que nos sigue. Esta vez, sin embargo, nos apetecía que la gente nos disfrutara a través del disco.

Si hubierais grabado el disco pero no lo hubiera podido escuchar nadie, ¿el disco existiría?
(Artur) Pero es que este juego de historia ficción no es posible desde el momento en que antes de grabar el disco ya dimos dos conciertos y trescientas personas pudieron escuchar las canciones.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.