El grupo mexicano de rock Molotov cumple veinte años juntos y viene a España y a Europa a celebrarlo con nosotros, en unos conciertos que serán una autentica fiesta aunque Donald Trump salga como presidente de los Estados Unidos.

Paco Ayala no se muerde la lengua y nos habla de todos estos años juntos, de sus éxitos y sus decepciones. Aparte de la música nos habla sobre el racismo, la censura, los problemas sociales de su país o de las acusaciones de homofobia y misoginia que han acompañado a la banda desde sus inicios. Una entrevista con sustancia, como sus directos. Su amplia gira española será todo un acontecimiento.

¿Cómo está la banda ante esta gira europea de celebración del disco más exitoso de Molotov?
Bueno, realmente la celebración es por los veinte años de la banda. El disco salió en 1997, así que si la cosa sale mal el año que viene saldremos a visitaros con el mismo pretexto (risas). Emocionados de regresar a España y poder realizar una buena gira y otros lugares de Europa y es que sabes cuando vas pero no cuando volverás. Cada vez es más difícil esto de la industria discográfica.

“Jamás sufrimos la típica censura, de prensa o radio. Hubo bastante libertad y creo que la gente contra la que tiramos no pudo hacer nada para callarnos”.

¿Cómo van a ser esos conciertos?¿alguna sorpresa?
Básicamente es un puro aniversario. Para nosotros significa bastante. No sé a qué te refieres con sorpresa, pero tocaremos canciones de todos los álbumes, son conciertos para festejar. No es un tour en el que podamos invitar a gente, pues con trabajo podemos estar solamente nosotros.

Como decías, tras veinte años de carrera, ¿cómo es seguir tocando estas canciones y qué significan todavía para vosotros las más antiguas?
Son sentimientos extraños. Por un lado hay canciones que nunca hemos dejado de tocar porque la gente nos las sigue pidiendo, mientras que hay otras que dejamos de hacer porque nos cansamos de tocarlas. Hay que intentar encontrar una lista dinámica de canciones y, aunque algunas te cansaste de tocarlas, la gente paga su boleto para escucharlas y se merece que las toquemos. Así que, al final, cuando las interpretas te acuerdas de cosas que te generan una imagen del pasado o del momento en que las grabamos. Por suerte, siguen sonando bien y las seguimos haciendo con ganas.

¿Cuando empezásteis esperabais el éxito más allá de México?
No, cuando empezamos no. Tocábamos en un bar para veinte personas, de los cuales quince eran familiares y amigos. No teníamos idea, ¡nada! y de repente llenábamos lugares mucho más grandes sin tener disco. Luego fuimos llenando auditorios más grandes y grabamos el disco, pero jamás imaginamos que iba a ser un lanzamiento a nivel mundial. Te aseguro que muchas de las cosas las acabas disfrutando más mucho tiempo después. Hay cosas en el momento que no entiendes.

¿Qué diferencias más notables ves entre el público mexicano y sudamericano y el español y europeo?
Yo creo que las diferencias se dan no en cada país, sino en cada ciudad de un mismo país. Cada lugar es distinto. Depende mucho del momento, de las condiciones del show, etcétera. Aunque las canciones sean las mismas y las hayas tocado mil veces, hay momentos mágicos, ciertas noches, ciertas ciudades… Te encuentras con gente más aguerrida, gente a la que le encanta el pogo y que, desde la primera canción, ya se están rompiendo la madre. Pero también hay gente más selectiva que está escuchando temas desde otra perspectiva, pero siempre hay esa vena desfibrosa.

Un grupo tan posicionado políticamente como Molotov ¿Cómo ve al otro lado de la frontera a Donald Trump?
¡De la mierda! Muy mal. Cada vez que nos alejamos vemos de la importancia que tiene el estar tan pegado a Estados Unidos. Tiene una repercusión evidente desde la parte económica a la parte social por todos los fronterizos. Aquí se vive de una manera muy gráfica, con un pretendiente a la presidencia con unos ideales que nosotros rechazamos al igual que la comunidad latina de Estados Unidos y al igual que gente del propio país lo rechaza de manera muy fuerte. ¡Está cabrón! Sí, nos preocupa que alguien así pueda llegar a tomar el control. Es un cabrón peligroso.

Aquí también nos asusta, se le ve un personaje fuera de control…
Totalmente. Da la impresión que es de esos que, una vez en el poder, se transforman aun más.

¿Tienes la sensación de que ese compromiso político y social os ha afectado en vuestro país más que en Europa o en España en concreto?
Nunca sufrimos ninguna tipo de amenaza. Sé a lo que te refieres, pero jamás tuvimos esa sensación. Jamás sufrimos la típica censura, de prensa o radio. Hubo bastante libertad y creo que la gente contra la que tiramos no pudo hacer nada para callarnos. Tuvimos siempre la oportunidad de decir lo que queríamos y en la compañía discográfica siempre respetaron nuestras ideas.
Solamente hubo alguna vez, y fue siempre fuera de México, en la que nos han prohibido tocar. En algunos países de Centroamérica nos han hecho la advertencia de no tocar algunos temas o íbamos a ser arrestados por lo que explicábamos al publico la situación y les animábamos a cantarlo, a ver si caben tres mil o cuatro mil personas en la cárcel (risas).

“Es algo triste porque es gente que no ama a su país y permite que México se vea en muchos lados como algo gris con la de cosas buenas que tiene”.

Sé de gente que también os critíca por un supuesto trato vejatorio a gays y a las mujeres por algunas letras y expresiones machistas o misóginas ¿Qué opinas? Quizás sean cosas de vuestro idioma, vuestra manera de expresaros puede sonar más fuerte de lo que es, aunque también creo que tenéis canciones realmente ofensivas para las mujeres.
También creo que va por ahí, pero diré que hay temas que se hicieron en una época concreta, canciones con un mensaje misógino que vemos más como canciones de gente con dieciocho o veinte años. Veinte años tenía Miki cuando hizo “Perra arrabalera”, por ejemplo. Esa canción y otras de esa época tiene un vocabulario mucho más de escuela, mucho más de así hablas así se comunica la gente en la calle con esa edad, con tus amigos, o en tu rueda de amistades. Lo oía gente más grande o los papás y niñas de quince años y pegaban un grito en el cielo, pero… es fácil malinterpretar los temas. No hemos parado de explicar canciones como “Puto” durante toda nuestra carrera, aunque claramente la canción no es homofóbica, habla de la cobardía. No han parado de hacer ruido desde sectores y asociaciones gays. Si te das cuenta cuantas más cosas haya para sacar más fácil es malinterpretar una canción.

En Estados Unidos se habla mucho del racismo contra la gente de color, con la comunidad afroamericana, pero la comunidad latina lo sufre igual o peor y no pasa nada… Mira lo que sucedió en los Oscars con Sean Penn e Iñárritu.
Sí totalmente, aunque también somos muy hipócritas al hablar de eso en general. Si un año no hay nominados de color, se monta un boicot y al siguiente sí los hay. ¿Hay racismo o no lo hay? ¿Lo hay o luego se escudan para hacer ver que no lo hay? Pero ten clara una cosa, el mexicano también es racista contra Estados Unidos y los gringos, contra la gente de color, y a la gente de color no le gustan los latinos… hay mucha libertad para que puedas manifestar quien te cae y quien no te cae y también es muy fácil seguir tu camino y vivir tu vida sin importar el color que tenga la gente y que vivan la suya. Tristemente la sociedad ha generado un racismo de todos contra todos.

México sigue sufriendo políticamente, ¿le ves una solución?
En Mexico pasan cosas irreales. Hoy por hoy el problema en Oaxaca se sabe que es tratando de frenar la reforma y las pocas cosas que tienen como maestros, pero desgraciadamente muchos salen a opinar y en tres meses se olvidaran y saldrán hablando de otra cosa. En tres meses hablarán de guerrilleros o de narcotraficantes… Aquí pasan cosas prácticamente inverosímiles, tantas cosas que, con la prensa, empezamos a verlas en la distancia. Porque si hay crímenes o asesinatos de gente que simplemente va cruzando la calle, nos vamos transformando lentamente en una sociedad insensible. Es algo triste porque es gente que no ama a su país y permite que México se vea en muchos lados como algo gris con la de cosas buenas que tiene. Eso no pone de buen humor a ningun mexicano.

Hemos vuelto a tener elecciones en España seis meses después. Sabes que nada cambiará y hasta es posible que se tengan que celebrar unas terceras elecciones. ¿Crees que tenemos, tanto aquí como allí, los políticos corruptos e inútiles que nos merecemos?
Pues de repente es triste cuando sale el comentario, que pega feo, pero estás en lo cierto. Los países tienen los gobiernos que la sociedad se merece. ¿Quiénes son los que los votamos? Nosotros. ¿Quiénes son los que pagan los platos rotos? Nosotros. De repente aquí en Mexico todo el mundo gritando contra el PRI y luego gana el PRI. Tenemos un triste gobierno y vuelve a ganar el mismo partido. Eso no es bueno, tendría que haber un 99% de votos en contra. No puede haber un fraude de tal magnitud. Aquí también se puede dar… La sociedad quiere un cambio pero lo quiere solamente en el control remoto u opinando en twitter. Las revoluciones no pasan más allá de las redes sociales, teniendo un teléfono inteligente detrás siempre hay un mega cabrón. Sal a la calle a manifestarte, y no acudirá nadie.

Aquí esta pasando igual con matices. Cada día desayunamos con un escándalo nuevo de corrupción o con noticias de presiones a los jueces para perseguir a partidos y políticos contrarios y acabaran ganando los mismos.
Igual aquí el PRI, exactamente igual.

Cambiando de tema. ¿Cuál es el futuro de Molotov?
El futuro inmediato será celebrar, sacar algo visual… algunas sopresas… sacar un disco nuevo pronto. Nos hubiera gustado tenerlo listo ya, pero… La energía de una banda se mide por las ganas de hacer música nueva y de tener proyectos nuevos y… seguir girando, seguir peleando.

¿Cuál consideras el mayor logro y el mayor fracaso de Molotov como banda?
¡Qué buena pregunta güey! Pues… no sé, creo que el mayor logro es estar juntos veinte años y poder explicar cómo lo hicimos. Y el mayor fracaso…

O decepción.
Hemos cometido tantos errores, aunque aprendimos de todos ellos, así que no sabría decirte cuál es el mayor. Diría que es dejar pasar mucho tiempo sin sacar material nuevo.

Si pudieras elegir un artista que versioneara a Molotov sería…
Es que tenemos gustos tan distintos y la gente que admiramos… la mitad ya se murieron, así que no sé… Me gustaría que Calamaro hiciera la canción de “Mátate tete” (risas). Hay versiones muy curiosas de “Gimme Tha Power” y de quien menos te esperas.

¿Para acabar queréis decirle algo al publico español?
Pues que pronto van a tener a Molotov de regreso, con muchas ganas de volver a España porque hace años que no vamos y queremos que la gente se entere y nos acompañe en nuestro veinte aniversario.

La gira de Miolotov les llevará a ciudades como Murcia (30 junio, Sala Vivero), Valencia (1 julio, RamClub), Fuerteventura (2 julio, FEM), Nigrán (15 julio, Festival Portamérica), Madrid (16 julio, Festival Charco), Barcelona (20 julio, Sala Apolo), Punta Umbría (22 julio, Rock In Ria), Cádiz (23 julio, Festival No Sin Música), Almería (5 agosto, Festival Juergas Rock) y Aranda de Duero (11 agosto, Festival Sonorama). El 12 de agosto falta concretar la ciudad.