“No soy el típico músico de disco y carretera”
Entrevistas / Micka Luna

“No soy el típico músico de disco y carretera”

Jesús García Serrano — 14-08-2020

El reputado compositor Micka Luna, natal de Vilanova i La Geltrú, nos atiende por videollamada desde Viladrau, un pequeño pueblo de Girona de apenas 800 habitantes, situado en la montaña; un lugar idílico, escapista, rodeado de naturaleza, donde ha pasado el confinamiento.

Apacible, simpático y con ganas de charlar, el multiinstrumentalista, autor de la música de películas, series, teatro o danza contemporánea, nos cuenta los detalles sobre su debut como cantante, “11”(2020); un magnífico y personalísimo álbum, con el que se sumerge en un exquisito pop electrónico y que es sin lugar a dudas una de las producciones más destacables de la temporada. Además, nos relata cómo conoció a Jonny Greenwood (Radiohead), Adrian Hutley (Portishead), o a Leonor Watling (Marlango).

¿Consideras “11” como un álbum debut o no crees que haya que hacer distinción respecto a los álbumes instrumentales previos?
Es complicado. Como cuando vas a escuchar un trabajo de Brian Eno y no sabes lo que te vas a encontrar ahí, porque tiene piezas ambient, de banda, etc. A mí me pasa un poco igual; la gente que me sigue no sabe si se va a encontrar un tío cantando, una orquesta, o una pieza llena de ruidos creados para danza. Pero en este disco sí que canto yo y además son cosas sobre mi vida, no es un trabajo que me haya encargado una tercera persona. Así que sí, quiero considerarlo como un disco debut como cantante.

¿Por qué Micka Luna ha decidido lanzar un disco con vocación de música pop ahora y no antes? ¿Era algo que tenías en mente desde hace tiempo?
Empecé con la música como hobby cuando tenía 15 años, cantando en grupos de instituto y cosas así, lo que pasa es que luego fui derivándome más hacia el piano y hacia la música neoclásica o minimalista. Pero a lo largo de mi vida, además de componer obras sinfónicas, he dedicado tiempo a escribir sobre lo que me pasa. Tengo un montón de canciones sobre capítulos importantes de mi vida con letra, de lo que entendemos como pop, unas 100 o así.
Cuando mi padre murió de cáncer en el 2007, escribí “Dead End”, el tema que cierra el disco y pensé que tenía que ponerlo todo junto y sacarlo. Él falleció un día 11, en una habitación de un hospital que era la número 11, a las 11. Por eso el disco ha tenido 11 pistas también. Cuando él murió no me vio triunfando (hace gesto de entrecomillar) como músico, es decir, viviendo de lo que yo quería. Necesitaba hacerle este pequeño homenaje, que era algo mío, como una purga. Este disco son 11 temas, pero son 11 pseudodramas. Casi todos los temas hablan sobre la pérdida; algunos sobre la muerte en sí, de familiares o gente cercana, y otros tratan más sobre el desamor. Pero todos abordan un tipo de pérdida de un modo u otro.

“Busco el concepto que lleva Radiohead, que tocan en directo todo lo que oyes”

¿Cómo conociste a Adrian Utley (Portishead) y cómo ha sido la experiencia de trabajar con él en varias canciones?
Adrian y yo somos colegas desde hace varios años, nos conocimos a través de Jonny Greenwood de Radiohead.
Todo empezó porque me hice muy fan de un instrumento de 1918, un ondes martenot, que se toca con un anillo; conocí a un japonés luthier que estaba haciendo un modelo interesante y empezamos a desarrollarlo. Jonny tiene un original de ciento y pico años, pero no puede irse de tour con él porque se le rompe cada dos por tres. Cuando desarrollamos este sinte, nos pusimos en contacto con Jonny para ver si le interesaba y le gustó. De hecho, ahora lo lleva de gira con Radiohead, tienen tres o cuatro.
Primero conocí a Jonny por esto, por el tema de los sintes antiguos y tal. Más tarde, Adrian conoció a Johnny y le llamó la atención el instrumento, por lo que me puso en contacto con él. Fui a su casa en Bristol y estuve un día enseñándole cómo funciona el instrumento, le pasé mi música y le gustó.
Adrian es un tío muy guay, la gente le conoce sobretodo por su trabajo como guitarrista en Portishead, pero domina mucho la electrónica, es un freak total de los sintetizadores. Así comenzó el proyecto con él. De la misma forma conocí a Euan Dickinson de Massive Attack, que colabora en “You’ll never catch me”.

En el que participa, además, Leonor Watling (Marlango).
A Leonor la conocí en una comida en la que coincidimos porque trabajamos para el mismo director, Manuel Huerga. Empezamos a hablar y admirábamos mutuamente el trabajo del otro.
Son todos músicos de primer nivel. Es un disco debut, pero llevo tantos años dedicándome a esto que vas conociendo a gente del mundillo, no son colaboradores a los que les encargues algo, sino que son colegas.

¿Qué planes tiene Micka Luna para el disco? ¿Tienes pensado anunciar gira?
No creo que hagamos una gira de 30 bolos, no me interesa mucho, pero conciertos concretos sí, en algún teatro o algo así. No somos una banda establecida como tal, porque para cada proyecto cuento con un grupo distinto de músicos. En este disco está Nat González al bajo, que es de Barcelona, el batería, Hector Bardisa, vive en Alicante, Rubén Martínez está en Vilanova, Adrian Utley está en Bristol… Osea que para hacer una gira es bastante complicado porque, como soy bastante purista, me gustaría hacerla con la misma gente que ha participado en la grabación, no con músicos sustitutos.
Por eso tengo la idea de hacer unos bolos un poco más selectos. Si, por ejemplo, vamos a Madrid que pueda estar Leonor, si vamos a Inglaterra que pueda estar Adrian, o si tocamos en un festi grande intentar traer a Adrian y a Euan, y sino, pues hacer un formato reducido. Quiero darles el crédito que se merecen, que no parezca como con David Bowie, que solo le veías a él y a unos músicos detrás. Para mí esta gente es súper importante.

¿Qué podemos esperar del directo?
No quiero llevar nada pregrabado, busco el concepto que lleva Radiohead, que tocan en directo todo lo que oyes. Estoy haciendo una versión con tres o cuatro personas y luego estaría la de la formación completa, en la que seríamos unos seis o siete.
Lo cierto es que nos ha cogido el verano y con todo este asunto del Covid está por ver qué tipo de conciertos vamos a hacer. “11” iba a salir en abril, pero no quería darle el coñazo a la gente con que sacaba un disco, era mucho más importante lo que estaba pasando y tampoco me sentía con ganas de promocionar nada.
Por tanto, veremos qué hacemos, pero no soy el típico músico de disco y carretera. En mi caso, vivo de las bandas sonoras, de las piezas de danza y de las composiciones. Lo que hago en mi carrera en solitario es algo que me doy a mí mismo. No es una necesidad para pagar las facturas, así que, o lo hago como a mí me interesa o mejor no hacerlo.

Eso se nota y repercute en la calidad del disco.
Me alegro de que se perciba, era algo fundamental. No tiene sentido que trabajes en la música 15 o 20 años y que luego saques un disco y estés obligado a hacer no se qué, o a sonar no sé cómo, porque es lo que se vende o lo que se lleva.
Produzco a algunos grupos y una cosa que me enfada mucho es cuando alguien me dice “queremos sonar como tal o cual grupo” o “¿nos puedes poner tal efecto que se lleva ahora?”. No tío, te tienes que romper la cabeza en saber cómo suenas tú, es mucho más interesante tu historia personal a que hagas un refrito de lo que está haciendo todo Dios con el autotune.

Hay canciones de “11” que estaban compuestas hace más de una década, además el disco llevaba varios años casi terminado, a la espera de unos ajustes, sin ser lanzado a la luz. Espero que no tardes tanto en lanzar el próximo disco…
Cuando te pasa algo en el terreno personal tardas un tiempo en digerirlo. Y bueno, yo he tardado lo que he tardado en ponerme en paz con una serie de cosas. Era como pasar por un embudo.
Primero necesitaba sacar unas cosas personales, presentarme en este nuevo formato y hacerle este pequeño homenaje a mi padre. Ya tengo canciones escritas para el siguiente, que saldrá más rápido. Será más electrónico aún. Ahora que ya está hecho el destape de la botella, puedo sacar un segundo, tercero y cuarto.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.