“Mi discografía es como un puñado de diarios”
Entrevistas / Passion Pit

“Mi discografía es como un puñado de diarios”

Joan S Luna — 20-04-2015
Fotógrafo — Archivo

Passion Pit es en realidad Michael Angelakos, o quizás sea al contrario. Sea de un modo u otro es indudable que ambos nombres van ligados a una forma de escribir canciones y de entender el pop de la que “Kindred” (Sony, 15) es el mejor representante.

Me encanta “Kindred” y me sorprende que continues con un nivel tan alto en tu repertorio. Me gustan todas las canciones, desde las más eufóricas a las más profundas.

Muchas gracias. Me alegro de que te guste, de hecho creo que a mí también me gusta. Pero debo ser cauteloso antes de hablar demasiado pronto sobre un disco. A veces me comporto de una forma tan entusiasta que luego me lo echan en cara. En realidad, quieres que te guste todo lo que haces. Deberías publicar tu trabajo solamente porque, ante todo, te gusta y entonces esperar que a los demás también les guste. Pero creo que muchos artistas, desde escultores a directores de cine, pasando por músicos, aceptan muy mal las críticas con lo que, en muchos casos, acaban haciendo –quizás desde el subconsciente- música para los demás y no para ellos mismos. A menos que sea un trabajo y se te pague directamente por hacer música (para anuncios o películas) deberías ser siempre muy sincero contigo mismo. La música que te hace feliz a ti mismo acaba siendo la más poderosa. Incluso si posteriormente la odias, si estás feliz cuando la haces y la publicas, eso es lo que realmente cuenta. Alguien me dijo algo parecido a esto hace mucho tiempo y tenía toda la razón. Cuanto más me divierto con mi propia música y más me ilusiona, más gente acaba conectando con ella. Para mí es un gran logro sentirme orgulloso de un disco, incluso de una colección completa ya (¡tres discos!). Me parece una locura.

Me gusta la idea de que alguien haya hecho un disco sobre lo que supone para él la familia y los lazos que unen a las personas. Reconozco que escuchando “My Brother Taught Me How To Swim” casi me puse a llorar.

Esta vez me he visto experimentando con un montón de cosas, aunque últimamente lo que suelo hacer es intentar usar la fórmula del pop para organizar el inmenso montón de ideas que tengo cuando empiezo a trabajar con el material de Passion Pit. Cada canción tiene multiples narrativas y puedo hablar de muchas cosas distintas sin dirigirme a ellas directamente en las letras. Nunca pienso en las canciones por si mismas sin emplazarlas en el contexto de un álbum. Soy una persona de álbumes, con lo que el contexto lo es todo. Passion Pit siempre ha sido una salida emocional fantástica para mí, o eso supongo, pero diría que nunca he sido tan directo como lo he sido en ‘Kindred’ o en ‘My Brother?… sí, ambas son un buen ejemplo de lo que estoy diciendo. Hacía falta derribar muchas barreras entre mi hermano y yo para que nos diésemos cuenta de lo mucho que teníamos en común, para descubrir lo mucho que nos queríamos y lo mucho que nos necesitábamos el uno al otro como amigos. Su punto de vista sobre la família era muy clásico mientras que mi punto de vista es mucho más abstracto y fuera de lo convencional. Soy griego, una cultura que hace especial énfasis en la familia. Hay partes de mi familia que odian a otras partes, como si se tratase de una guerra o algo parecido, pero al final todos acabaremos en alguna reunion familiar y todos nos comportaremos de forma civilizada porque somos ‘familia’. ¿Por qué? Si no hay amor, ¿por qué demonios queremos simularlo? ¿Qué obligación existe de comportarse así? A lo largo de la historia las familias se mantenían unidas porque, literalmente, era la mejor forma de mantener el linaje y proteger el nombre de la familia. Tenías hijos y esos hijos iban a encargarse de ti cuando fueses mayor y, al morir, seguirían adelante con el ciclo, generación tras generación. Pero ocurre una cosa… he visto familias romperse más facilmente que algunas amistades y he visto amistades en las que existía mucho más amor que en determinadas familias. El amor no es una obligación solamente porque seas “familia”, sino que debe existir si es real. Amo a mis amigos y mis amigos de verdad son como familia para mí, más que buena parte de mi verdadera familia. Se preocupan por mí. ¡Pero si hasta me desean un feliz cumpleaños! Mientras, la mayor parte de mi familia solamente lo sabe porque lo han visto en Facebook o porque estoy en un grupo y me siguen por Internet. Me río alto y fuerte cuando esos familiares intentan aparentar que se preocupan, echan mano de las credenciales familiares y preguntan cosas extrañas sencillamente por somos familia. Y luego está mi hermano, esa persona que, por culpa de mi familia, veía de una forma determinada y equivocada, muy desagradecida con él. He sido un estúpido por no darme cuenta de que todo lo que tenía que hacer es ser mejor hermano para él para descubrir quién era, aunque las cosas nunca son tan fáciles. Necesitábamos tiempo, necesitábamos hacernos mayores, necesitábamos distancia y volver luego a ser amigos y hermanos por nosotros mismos, no por nadie o por nada que nos obligase. Como hermano pequeño, es extraño verle ahora casi como un modelo. Nuestras vidas están cambiando tanto que ha sido muy amable de enseñarme cómo ser agradecido, cómo amar y cómo aceptar ser amado. A cambio, yo le he ayudado de muchas formas, intentando ser un buen hermano mayor. Todo esto ha cambiado mi vida enormemente. Él ha sido una gran influencia para mí, y todavía es un chico joven, todavía está aprendiendo, pero es un gran tipo y tengo mucha suerte de tener una persona así en mi vida. Las familias son extrañas, así que debes sentirte muy agradecido de encontrar en la tuya a alguien como él. De eso puedo estar seguro.

En “Take A Walk” hablabas sobre tu familia, sobre los problemas económicos que habían tenido, pero “Kindred” habla sobre otras cuestiones. Hablas de la familia desde un punto de vista personal y sobre cómo esas relaciones afectan a las personas. Lo que no tengo claro es qué es positivo y qué es negativo.

Para mí, la familia consiste en la gente que te presta atención y no porque se vean obligados a ello por razones de sangre o de matrimonio, sino sencillamente porque quieren o porque sencillamente lo hacen sin motivo. El verdadero amor es el que no es requerido. La familia convencional puede ahogarte con cosas como la culpabilidad o las obligaciones. Yo amo a parte de mi familia solamente porque les amo. Me he distanciado de la noción de que tengo que amar a alguien obligatoriamente por algún motivo. Ninguno de nosotros debe vivir sintiéndose culpable o al servicio de otras personas. El amor forzoso causa resentimiento y puede destruir a muchas familias. Así que lo importante son las familias que haces por ti mismo, y de ellas estoy hablando en este disco. Es el mundo que tienes a tu alrededor y con el que te sientes pleno, tanto de gente que ves diariamente como de gente con la que hablas cada cinco meses y con la que crees que podrías mantener una conversación infinita. Ese es un amor real y el más poderoso par alas personas. Durante un tiempo he estado viviendo en un infierno, pensando que nadie me amaba de una forma sincera y lo que yo hacía era rechazar su amor. No podia aceptarlo. Y no podía porque tampoco yo tenía amor para darle a los demás. De hecho, ni siquiera tenía suficiente amor para mí mismo. ‘Gossamer’ me afectó mucho y me sentí quemado y descorazonado. Me sumergí en ese extraño patrón que me impedía amarme a mí mismo. Sentía una gran culpabilidad y todo ello no estaba causado en realidad por ningún motivo concreto. Era baja autoestima e incapacidad para confiar en uno mismo, algo insano. Nunca podrás amar a alguien hasta que aprendas a amarte a ti mismo. Pero mis amigos y mi mujer me han enseñado cómo hacerlo, me han enseñado a amarme y a aceptar su amor, a entender que les tenía a mi lado en todo momento dándome su apoyo incondicional. En aquel momento pensaba que no me lo merecía, pero he tardado en darme cuenta de que me lo merecía como cualquier otra persona, porque he intentado ser siempre un ser humano decente. Honestamente, al final del día eso es lo único que importa. La gente dice lo que dice, la gente malinterpreta lo que dicen los demás, la gente a veces es un poco estúpida, pero, sabes, tienes que aprender a dejar todo eso a un lado y preocuparte por ser sincero y por intentar ser en todo momento una buena persona. Ninguno de nosotros es perfecto, pero eso no significa que por ello debas vivir como una persona solitaria. Mis amigos me sacaron de la oscuridad, mis amigos son mi familia. También hay gente excelente que va y viene, como espíritus que aparecen para guiarte en momentos determinados de tu vida. A veces no he dado a esas personas todo el valor que tenían, pero me siento muy agradecido por haber vivido esos grandes momentos de intensa amistad. ‘Kindred’ trata sobre descubrir que no puedes avanzar y salir adelante en la vida si estás solo y que la familia es un sencillamente una idea, así que puede ser exactamente lo que tú quieres que sea. Son precisamente las convenciones históricas las que nos nos lían y nos confunden. Lo importante es que amas, serás amado. Para aquellos que tienen familias convencionales que funcionan perfectamente quizás esto suene extraño, pero es que no existe un modelo correcto de familia, con lo que eso es lo que hace grande el concepto. Es un tema extraño e incómodo al que enfrentarse con un disco, pero es un pequeño sistema con el que darle sentido a todo esto conforme vas haciéndote mayor.

Todavía recuerdo la primera entrevista que leí cuando apareció “Gossamer”. Fue en Pitchfork y tu punto de vista era francamente pesimista, así que espero que haya cambiado y veas las cosas de un modo más positivo.

Oh, bueno, ese artículo hablaba claramente sobre mi enfermedad. La pregunta que me haces supone aceptar mi más profundo temor, con lo que la gente puede suponer que soy una persona muy oscura, muy triste. Mira, acabo de hacer otra entrevista con Larry, el periodista que escribió ese artículo. Una de las cosas sobre las que hablamos fue que aquello surgió así porque ambos sabíamos que estaba desesperadamente enfermo en el momento en el que aquello se escribió. Y sabíamos que debía salir a la superficie. Para lo bueno y para lo malo hablar de mi historia suponía hablar de la de muchas otras personas. Porque la relación entre la salud mental y la música nunca se ha discutido de ese modo. Conforme ha pasado el tiemo, he aprendido a aceptar que ese texto fue muy importante por distintas razones, pero sí, fue complicado porque no se trataba de que alguien te entrevistase en un mal día, sino que estaba sintiendo cosas muy profundas y dolorosas justo en aquel momento, frente a los ojos del entrevistador. Se hizo en un plazo de meses, con dos hospitalizaciones de por medio. La medicación iba cambiando y los tratamientos también, así que me sentía realmente enfermo. Ese artículo no habla tanto sobre mí sino sobre la persona que era durante la gestación de ‘Gossamer’ y sobre el período posterior a su grabación. Esenciamente se trataba de una persona que necesitaba estar ingresada en un hospital y no ser entrevistada. He leído esa entrevista y, en cierta manera, no tengo ni idea de quién está hablando. Y eso es lo más aterrador de tener trastorno bipolar. Algo así puede ocurrir, que mires atrás y no reconozcas a una persona que aparentemente eres ‘tú’. Así de seriamente enfermo estaba en aquel momento. En cambio, a día de hoy no puedo estar más feliz, así que estoy intentando mantener esta actitud. Lo estoy haciendo bastante bien y estoy estable desde hacer bastante tiempo. Está siendo muy excitante poder disfrutar de las cosas… y eso es algo que casi nos llevaría al principio de esta misma entrevista.

Tu voz tiene algo muy especial, un sentimiento distinto al que estamos habituados en el pop electrónico, así que hablemos ahora sobre música y dime qué vocalistas te han servido de referente.

Honestamente te diré que no tengo ninguna influencia en ese sentido. No puedo pensar en nadie. No he modelado mi voz fijándome en ningún otro artista. Mi intención original era grabar mi voz de una forma determinada, intentando replicar los gritos de unos niños que escuché en una película francesa de los sesenta cuando tenía unos dieciocho años. Era una de esas películas de la nouvelle vague, con una calidad de sonido muy pobre y con una compresión increíblemente alta y punzante. Ese sonido me impactó e investigando descubrí que era algo muy natural y fácil de conseguir. Era como crear una personalidad determinada. No puedo cantar de formas distintas, pero es que Passion Pit nació como un projecto en el que el sonido de la voz reflejaba una idea con la que había jugado por diversión durante un tiempo.

Para mí, la música de Passion Pit es una combinación muy bien equilibrada entre el pop actual, el pop de los ochenta, el AOR y el pop electrónico… con un resultado bastante atemporal. Cuándo los periodistas utilizamos palabras o etiquetas como estas, ¿qué opinas?

Siempre he hecho pop. La mayor parte de los géneros que categorizamos son esencialmente pop. Es una fórmula, es una repetición, es la combinación de unos elementos que deben estar ahí para que podamos etiquetarlo como pop, incluso los elementos de producción y sonido. El pop de los ochenta me encanta, pero definitivamente no es lo que yo llamaría una inspiración. He escuchado mucho, conozco mucho, uso los mismos elementos y máquinas, pero probablemente lo uso como… estoy constantemente mezclando y combinando distintos géneros porque lo que haces como artista es usar sonidos que te vienen a la cabeza de géneros y lugares distintos, Las opciones son infinitas. Pero ya que me preguntas, creo que uno de los subgéneros más estúpidos que recuerdo es la indietrónica, en el que se supone que el sonido de Passion Pit estaría englobado. Vamos a ver. Para empezar… ¿Qué pinta el indie en esto? Formo parte de una multinacional y ha sido así desde 2009. Fiché con ellos porque quería trabajar con la gente que tenían allí. Entonces, sí, he hecho muchas cosas independientemente de ellos, como muchos otros artistas pop han hecho desde que los sellos discográficos existen. Sigamos. ¿Electrónica?¿El motivo es que utilizo un montón de sintetizadores en lugar de instrumentos acústicos?¿Entonces qué ocurre con todos esos instrumentos que uso en los discos, desde baterías reales a guitarras acústicas, cuerdas, órganos…?¿O se supone que la gente debería saber cuántos instrumentos uso, lo cual es complicado porque los mezclo de una forma en la que resulta difícil separarlos? Y eso es lo principal, es más divertido para mí trabajar de esta forma. Básicamente, Passion Pit es un proyecto de producción. Se trata sobre mí diseñando estos sonidos y creando mundos para estas canciones que compongo para vivir. Me gusta trabajar con los elementos del pop, porque para mí el pop está en un lugar en el que tipos extraños como yo pueden entrar y dejarse llevar. El pop cambia y evoluciona constantemente. Parte del material más alocado y extraño que he escuchado ha entrado en listas. Y lo mejor que puede pasarte es que conectes con la gente, porque el pop funciona como la industria del cine. Si una película de guerra tiene éxito, prepárate para cuatro películas bélicas más. Cuando algo funciona vas a ver a otra gente copiando tu estilo. Lo he escuchado en el mundo alternativo todo el tiempo, lo cual es frustrante, puesto que lo alternativo se supone que no llega a tanta gente. Si tienes éxito en el mundo del pop, en cambio, si puedes inspirar a otros artistas a usar los mismos sonidos o presets hasta que se convierte en algo muy habitual. Escucho pop todo el tiempo y pienso ‘whoah, si solamente cambiasen esto o si no hubiesen metido eso o…’. Yo quiero hacer pop un poco extraño, que tenga algo de experimental y de diversión al mismo tiempo. No tiene nada de divertido escuchar ocho versiones distintas de la misma canción una y otra vez cuando tenemos la posibilidad de crear música interesante y divertida con mucha facilidad. Quizás por ello el hip hop es tan grande hoy en día, porque no se me ocurre un género más extraño, con un formato radiofónico más raro o más… Mucha gente experimenta con la forma y el sonido, así que el pop tiene suerte de ver los avances del hip hop para poder incorporarlos a su formato. No estoy diciendo que intente curar al pop, lo que quiero decir es que creo que hay montones de pop que están perdiendo su oportunidad de hacer algo creativo. Básicamente el pop es una fórmula, así que úsala como un reto para crear algo eficiente, original e incluso único. Ese es el motivo por el que adoro el pop, porque lo que digo es posible.

Otra de las cosas que más me gusta de Passion Pit es la forma en la que escribes las letras de tus canciones. Son muy narrativas y cada una cuenta una historia determinada, no se trata solamente de un estribillo resultón. ¿Cómo te enfrentas a la escritura de esos textos?

Por alguna razón, no existe una fórmula al respecto que yo haya aprendido. Las letras sencillamente me vienen a la cabeza. En ocasiones estoy trabajando en una melodía e intentando hacer la letra al mismo tiempo, porque las partes vocals pueden generar cierto cambio de acordes y la letra debe acompañarlos. En otros casos, tengo dos frases que encajan en una canción y las uso para levantar todo a partir de ahí. La narrativa nace de forma natural, sin ningún esfuerzo extra. Nunca me siento y digo: ‘quiero escribir una canción sobre ser feliz por algún motivo determinado’. Más que nada porque nunca lo necesito. Podría, pero prefiero levantarme con una melodía y un título y desde ese momento trabajarlo en mi cabeza para acabarlo luego en el estudio en unas pocas horas. Cuando repaso mi trabajo, puede encontrar muchas cosas, pero no encuentro niveles complejos de escritura. Creo que, en ocasiones, la gente le da demasiadas vueltas a las cosas y nuestro intelecto se dispara a la hora de analizarlo todo sin que siempre haya necesidad. Cuando hago letras siempre me planteo cómo los niños verían las cosas en una situación parecida. Sencillamente miran y lo que miran y lo que entienden es exactamente lo que ocurre. Pore so quizás las letras más simples y menos poéticas son las que tienen más impacto en mí. No me atraen las letras excesivamente poéticas o la poesía que se confunde con el lirismo (algo muy común en realidad). Mis textos son terriblemente honestos y reveladores y me gusta que así sean. También me gusta partir de una rima sencilla que me lleve a un nuevo mundo, como las declaraciones de en ‘Until We Can’t’, o usar juegos de palabras como hago en el puente de ‘All I Want’. No quiero ser un poeta, quiero poner imágenes frente al oyente, darles un contexto y lanzarlo a un disco que describa, por ejemplo, un paseo por un parque que puede parecer simple y trivial, pero que al seguirlo te lleva a unas emociones devastadoras asociadas con un camino para bicicletas que atraviesa ese parque. Lo entrego todo de un modo determinado y las partes vocales hacen el resto del trabajo. Aprendí eso de algunos de grandes escritores con los que sigo sin creer que haya podido conversar o de algunas grandes canciones que se han escrito. El estudio de las letras es algo fascinante.

¿Qué cara de Michael Angelakos refleja Passion Pit?¿Qué tienen ambos en común?

Ambos queremos pasarlo bien y ser felices. Passion Pit se lo pasa mejor y todo le resulta más sencillo. Passion Pit sale a la carretera y conoce a gente, con lo que sin duda todo es más divertido. Yo siempre estoy trabajando en algo, me gusta hacer muchas cosas. Passion Pit las ejecuta, acomodándose un poco en frente de un montón de gente, lo cual me parece algo excelente. Puedo aprender muchas cosas si dejo a Passion Pit funcionar de forma casi independiente.

Ahora pasemos al grupo. ¿Te ayudan al escribir las canciones o las escuchan cuando ya están acabadas?

Cuando las escuchan por primera vez ya están totalmente listas, sí.

Entonces, ¿Passion Pit serían lo mismo sin los músicos que te acompañan?¿Continúan siendo los mismos o la formación ha cambiado?

Passion Pit siempre ha sido un proyecto en dos partes. Los discos han sido mi proyecto personal al cien por cien. Nate e Ian tocaron en algunas canciones de ‘Manners’, pero los discos han sido siempre mi responsabilidad, desde ‘Chunk Of Change’ hasta ‘Kindred’. La banda, que siempre se ha conocido como Passion Pit, es la version para directo de este proyecto y es esencialmente un grupo de amigos que se juntan y deciden tocar parte de mi música. Conforme progresábamos, empezábamos a interpretar las canciones de una forma distinta. Algunos miembros tuvieron que dejarlo por motivos de salud. Recientemente, Ian lo ha dejado para dirigir su propia carrera y Xander lo dejó por eso y por recomendación médica. Después de un tiempo, creo que Passion Pit era un proyecto compartido que suponía cierta carga para algunos de los implicados, así que decidí poner en marcha una nueva banda con Chris, mi batería, y lo cierto es que hacía tiempo que no me sentía tan ilusionado con algo así. Me siento como cuando empezó todo en 2007, con los miembros originales, excitado y al mismo tiempo aterrorizado. Y eso es bueno. Las bandas son extrañas y todavía lo son más cuando te preocupas por los demás y hay emociones de por medio. Me siento orgulloso de haber vivido grandes experiencias juntos porque mi amor y mi respeto por todos los miembros de Passion Pit se mantienen intactos, pero en ocasiones debes cambiar algunas cosas. Nadie se ha ido por tensiones, ni por mi enfermedad mental. Se trataba más de lo que la gente quería hacer con su vida, si querían sentirse sanos o mantenerse o no girando. La vida sigue adelante y uno de los precios del mundo de la música es que girar es duro y no es algo que todos podamos afrontar, todavía más cuando al final del día la realidad es que ellos estaban representando sobre un escenario un proyecto que era mío. He tenido mucha suerte de compartir momentos de todo tipo con grandes amigos y músicos, lo único es que quiero estar seguro de pasarlo siempre bien de ahora en adelante, de otro modo las cosas no funcionarían.

Uno de mis músicos favoritos, James Murphy, siempre decía que LCD Soundsystem en directo era en realidad una banda de versiones de sus discos. Y diría que esa idea encaja con tu trabajo.

¡Eso es exactamente lo que ocurre con Passion Pit! No había escuchado antes ese comentario, aunque adoro a DFA y a James Murphy, pero sí, es algo similar. ¡Sí, esas son las palabras! Al hacer los temas en solitario en el estudio y arreglarlos con la banda significa que son diferentes. Usamos instrumentos diferentes para obtener sonidos similares. Usamos baterías reales en cada canción. Pero ahora, con esta nueva banda, estamos haciendo un set realmente excitante e intentando que las versiones que hagamos en directo supongan una experiencia todavía más excitante que antes. Veremos qué tal funcionamos juntos.

En su momento, “Manners” fue uno de mis discos favoritos del año, pero la verdad es que dudé de que pudieses hacer algo mejor a continuación. Ahora es evidente que “Gossamer” y “Kindred” son también grandes trabajos y que existe una evolución evidente que si quieres podría describirte. ¿Eres consciente de ello?

Debo decir que es fantástico que alguien me diga que puede ver cómo maduro mi propuesta disco a disco, desde el principio hasta ahora. Es algo fascinante. Mi discografía es como un puñado de diarios que he ido completando a lo largo de los años sin entender mi progreso, mi desarrollo… y es extraño porque ahora me doy cuenta de que ese progreso es algo público, tú puedes verlo, por eso me parece increíble. Eso es lo que convierte todo este asunto en algo especial y con sentido. No soy una persona que se confiese con demasiada gente, pero aparentemente lo hago. ¡Con Passion Pit me estoy confesando frente a montones de gente!.

¿Durante cuántos discos cantarás “sorry darling” en algún momento? Da la impresión de que, en cada album, pides disculpas por algo.

Hace cuatro o cinco meses, cuando mi hermano se fue de casa después de que hubiésemos cenado juntos, mi mujer me dijo: ‘os pasáis la vida disculpándoos por todo, incluso por cosas que no necesitan ningún tipo de disculpa. Es como un tic, y algo que hacéis ambos del mismo modo. Y me hace sentir triste porque creo que no es algo que tengáis realmente en común de forma natural, sino que surge de algún lugar. Es algo que habéis desarrollado’. Mi mujer, que conoce muy bien a los niños y que ha cuidado a muchísimos, es muy emocional con respecto a cosas como esa. Me puse a reir, pero… sí, en realidad no dejo de disculparme continuamente. Y lo hago aunque no haría falta. ¿Qué significa eso? ¿Diluye ese comportamiento el que pueda disculparme seriamente, como en ‘Whole Life Story’? No, eso sería darle demasiadas vueltas. Hace poco, volvimos a cenar y le dije a mi hermano que había estado pensado y le pregunté sobre ello. Me dijo que no tenía ni idea de dónde surgió esa costumbre, pero que a él también se lo habían dicho varias veces. Nos miramos el uno al otro y le recordé diciendo algo sobre nuestros padres con lo que yo estaba de acuerdo. Estábamos bebiendo unas cervezas y derramó una sobre nuestra nueva alfombra, una realmente nueva. Se le iba un poco la cabeza. Le dije que todo estaba bien, que íbamos a salir fuera para que se calmase, porque durante un buen rato todo lo que escuchaba era a él disculpándose contínuamente. Me di cuenta de que no estaba bromeando, así que dejé su cerveza en el suelo, limpié la alfombra y cuando se calmó traje dos cervezas más y escuchamos juntos el resto del disco que yo había puesto. No sé. Creo que algunas veces es mejor no tener respuestas, pero apuesto a que no siempre pido disculpas. Siento no tener una mejor respuesta para ti. Lo siento (risas).

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.