“Sabemos que todo va a estar bien cuando le des al play”
Entrevistas / Justice

“Sabemos que todo va a estar bien cuando le des al play”

Jorge Ramos — hace 1 año
Fotógrafo — Archivo

En la línea de lanzamientos previos como ‘A Cross the Universe’ y ‘Access All Are-nas’, el dúo parisino Justice edita ahora ‘Woman Worldwide’ (Banger Re-cords/Because Music), una recopilación de versiones de algunas de sus canciones más célebres y de las composiciones de ‘Woman’, su anterior álbum. También echando mano exclusivamente de tomas de directos, Justice se aproximan en ‘Woman Worldwide’ al tratamiento y la producción de disco de estudio.

Habéis querido que el disco suene como un álbum de estudio, al contrario que en el caso de ‘Across the Universe’ y ‘Access All Arenas’. ¿Qué os ha llevado a tomar esta decisión?
Gaspard Augé: Cuando hicimos aquellos dos álbumes en vivo queríamos que sonaran como un bootleg, con la atmósfera del directo, la gente…, pero entonces vimos que quizá esa propuesta exigía demasiado al oyente. Todo en tu cara no es muy agradable para escuchar en casa. Así que esta vez decidimos sacar las mejores versiones grabadas en la gira y eliminar todos los ruidos del directo, llevar el material al estudio y hacerlo sonar lo mejor posible.

“Cuando hacemos discos de estudio no pensamos en hacerlos bailables o para el directo”. 

Una de las cosas más difíciles a la hora de crear algo es trazar una línea de meta y decir: hasta aquí, esto ya está terminado. Por eso casi nadie ve sus propias películas o escucha sus propios discos, porque son una tortura, ya que podrían haberse hecho de otras mil maneras y ya no se pueden modificar. Con trabajos como este tenéis la oportunidad de encontrar nuevos ángulos, de moldear las canciones de nuevo.
G.A.: Y precisamente por eso preparar los directos también es un proceso muy divertido. Y también un poco doloroso, porque encuentras nuevas maneras de arreglar las canciones y hacerlas mejor que en la grabación original, cosas que podrías haber hecho antes. También es este un motivo por el que hemos hecho el disco, creemos que las versiones en directo son diferentes y lo suficientemente interesantes como para editarlas nuevamente.
Xavier de Rosnay: Descubrimos muchas cosas, ya que primero tenemos que cambiarlas para adaptarlas al directo. Las redescubrimos porque únicamente somos dos en el escenario y es imposible reproducirlas según están en el disco. Además, cuando hacemos discos de estudio no pensamos en hacerlos bailables o para el directo. En cualquier caso, las versiones de los directos no podrían existir si no estuvieran hechas como salieron del estudio. La distancia que tomas con las canciones después de haberlas hecho también importa a la hora de volver a tratarlas.

En el disco se suceden varias canciones, a veces hasta cuatro, integradas en una sola, tal como hacéis en los directos. Habéis querido ser absolutamente fieles a eso.
X.R.: Todo lo que suena se grabó durante la gira, son las pistas del directo. En el estudio hemos hecho trabajos de edición y mezcla, pero todo lo que escuchas ha sido interpretado en directo.

Y las canciones aquí sí que suenan de otra manera, mucho más gruesas y espaciosas que las originales. ¿Qué habéis hecho en el estudio en terminos de producción?
X.R.: Queríamos dar más profundidad y más espacio a las canciones. En los anteriores directos editados la idea era evocar grabaciones piratas, con muchas frecuencias medias. En esta ocasión la mezcla y el tratamiento son totalmente diferentes. Es una hora y media, vamos a darle al oyente algo que sea un gustazo. Sobre todo ahora que con los nuevos hábitos de escucha pierdes a alguien de un segundo a otro. Muchos graves, mucho espacio, sin demasiado limitador ni compresión…

Precisamente dentro de la industria, sobre todo por parte de músicos y productores, existe ahora una tendencia de gente que prefiere las cosas así. Es una suerte de reacción a la llamada Guerra del Volumen, que nadie sabe cuándo empezó pero que nos está dejando sordos a todos.
X.R.: Totalmente. Hace poco me suscribí a Spotify y Apple Music y lo que noté en general es una sobrecompresión en los discos que hace que sea muy agotador escucharlos. No sé si viene de la compresión de las plataformas, de las masterizaciones…

De un tiempo a esta parte hay muchos masterizadores que no quieren participar más de esa carrera loca por conseguir la mayor bola de sonido y volumen
X.R.: Nuestro primer disco se hizo así. En 2007 todo el mundo estaba metido de lleno en esto de lo que hablas. Cuando lo escuchas ahora piensas: joder, está muy alto. De todas maneras es bueno también que cada disco represente el momento en el que está hecho. Puedes reconocer discos de los setenta por su sonido, por ejemplo, y eso es bueno, aunque este cambio reciente hacia producciones más espaciosas es algo bastante sano. Ahora te pones un disco de James Blake o de LCD Soundsystem y suenan genial, no te saltan a la cara, y siempre te dejan espacio para que les des volumen si quieres.

“Un equipo de dos personas es lo mejor, así no existe la posibilidad de que alguien haga alianzas con otro para presionar a un tercero o a los demás”.

Sois un grupo con singles potentísimos pero seguís grabando discos en formato álbum, aunque no sea la tendencia estos días. ¿Vais a seguir así en el futuro?
G.A.: En eso somos bastante vieja escuela. Cuando eres muy aficionado es como que vives en un mundo utópico, así que no piensas en qué es conveniente o no en términos de mercado. Sacar discos es algo que nos gusta hacer, así que vamos a seguir haciéndolo.
X.R.: También pasa que cuando editas un disco no cuentas la misma historia que cuando sacas singles. Es más eficiente lanzar singles, y si fuéramos, no digo más listos, pero sí creo que si tuviéramos la idea de tener más presencia pues sacaríamos más singles. Pero no es lo que queremos hacer. También nos gusta trabajar en algo durante cierto tiempo. El sentimiento de haber logrado terminar un trabajo extenso es muy gratificante.

Sois un grupo de estudio pero también sois mucho un grupo de directo. Vi en vuestras redes sociales una foto de un cuadrante en el que preparabais el orden de las canciones para los conciertos. Estaban divididas en secciones teniendo en cuenta los BMPs, la estructura armónica de acordes…
X.R.: Por una parte es una putada, pero nos gusta comernos la cabeza con todo eso. Igualmente acabas agotado cuando haces un disco, pero hacer que todo funcione de manera unitaria es algo especial. Sabemos que cuando le des al play todo va a estar bien.

Otra parte importante de Justice es el aspecto visual de todo lo que hacéis. ¿Cómo trabajáis para integrarlo dentro de la música, en el producto final?
X.R.: Normalmente trabajamos todos los aspectos de Justice al mismo tiempo, todo va de la mano.
G.A.: Sabemos exactamente lo que queremos. Desde hace años vamos con nuestro equipo de producción a convenciones de iluminación y visuales, siempre nos ha interesado mucho el aspecto visual. Llevamos trabajando con la misma gente desde el principio.

Precisamente ahora para el vídeo de ‘Stop’ habéis contado con la participación de los ilustradores Mrzyk & Moriceau. ¿Cómo surgió esta colaboración?
G.A.: Siempre nos ha gustado lo que hacen. Siempre estuvo en nuestra mente. Pero sabíamos que para hacer algo con ellos teníamos que sacarles de su zona de confort en cuanto a estilo, hacer que adaptaran sus ideas a lo nuestro.
X.R.: Sabíamos que a ellos les interesaba. Ya habían trabajado con Air y Sebastian Tellier, por ejemplo, pero lo primero que les dijimos fue que queríamos hacer algo pero que tenía que ser diferente. Ellos tiran mucho blanco y negro y mucha línea, así que propusimos hacer algo muy colorido y con mucho glow, algo con un ele-mento futurista que no es parte de lo que les caracteriza. Para ellos fue un reto. De hecho tardaron como un mes en aceptar la idea, pero al final mereció la pena.

Es interesante saber cómo trabaja un grupo a la hora de aprobar ideas. En vuestro caso, siendo dos, ¿cuál es la dinámica de trabajo entre vosotros? ¿Ha evolucionado desde que empezasteis?
G.A.: Un equipo de dos personas es lo mejor, así no existe la posibilidad de que alguien haga alianzas con otro para presionar a un tercero o a los demás.
X.R.: De esta manera todo lo que sale adelante es porque tiene un 100% de aceptación. Si a Gaspard no le gusta algo que yo propongo, no se hace. Y al revés sucede lo mismo. A partir de tres personas puede pasar que se aprueben cosas con un 66% o menos de aceptación. Eso no mola.

En cuanto a gustos personales, siempre habéis mencionado nombres muy diversos en cuanto a estilo o épocas, desde Snoop Dog a Steely Dan, lo cual unido a vuestras producciones hace que siempre haya sido complicado po-neros etiquetas. ¿Qué estáis escuchando ahora?
G.A.: Nos gusta más el rock, ya sea antiguo o actual. De lo actual: Ty Segall, King Gizzard & The Lizard Wizard, MGMT… Escuchamos otras cosas por curiosidad, cosas de R&B, por ejemplo, para estar al día.

¿Escucháis a Kanye West? Poca gente recuerda que en unos MTV Awards os hizo un Taylor Swift años antes de hacérselo a la propia Taylor Swift.
G.A.: No tenemos nada en contra suya [risas]. Lo que nos gusta de su música, aun no gustándonos su música, es la manera de estructurar. Se las apaña para mezclar muchas cosas que no tienen sentido en términos de estructuras convencionales. Coges canciones como ‘Ultralight Beam’ o ‘Fade’ y te parecen increíbles. Es música muy impresionista.

También habéis mencionado en varias ocasiones que os interesa sobre todo el software, las librerías, los plugins… Pero por otro lado siempre se os ve con sintetizadores analógicos Juno, Moog, habéis grabado con la London Contemporary Orchestra…
X.R.: ¿Sabes qué pasa? Que casi siempre que algo nos impresiona se trata de una herramienta digital. Y eso es por algo. Compramos y usamos sintetizadores y equipos analógicos, molan, y te gustan porque los has oído antes, te recuerdan a algo que está bien, que has escuchado en otros discos… Pero lo digital es nuevo, es original. No nos gustan los plugins que imitan el analógico. Cada semana hay cosas nuevas, es una locura, y no usarlas por intentar pasar por ser más auténtico es una tontería. Utilizamos elementos de ambos mundos, pero a medida que pasa el tiempo nuestra tendencia es a utilizar más programas y elementos digitales.

Ofenbah, Jain, hay algunos nombres muy interesantes y nuevos de la escena francesa que están presentes en esta edición del Mad Cool. ¿Cómo veis la evolución y la actual situación del pop y la música electrónica francesa?
X.R.: No conocemos mucho, tampoco te podemos decir gran cosa más allá de los grupos que todo el mundo conoce. De hecho en este sentido ser franceses no nos importa mucho. Vivimos en un mundo global, no nos sentimos abanderados de una escena francesa.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies