Alta fidelidad
Entrevistas / Extraperlo

Alta fidelidad

Xavi Sánchez Pons — 11-03-2009
Fotógrafo — Archivo

Por fin, tras una larga temporada sin casi nada a lo que agarrarse, los españolitos podemos presumir de un grupo que gasta la misma clase que las bandas más exquisitas y talentosas del pop foráneo. Ese linaje que va de Orange Juice a Vampire Weekend. La prueba del milagro es “Desayuno continental” (Mushroom Pillow), un disco que vale su peso en oro.

Pocos discos, por no decir ninguno, se publicarán este año en nuestro país como “Desayuno continental”. Un trabajo único, lleno de vida, con las ideas clarísimas y el atrevimiento que se puede esperar de cuatro jóvenes que aun se encuentran en los primeros años de la veintena. Extraperlo se han encontrado a si mismos en un debut soñado, casi perfecto. Un logro que les ha costado lo suyo.

“Queríamos hacer un disco mediterráneo, español. Que sonara de aquí, con ese punto local”

Y es que hace unos dos años hubo tiempo para una refundación del grupo, casi un nuevo comienzo, que les ha llevado hasta aquí. Borja, Cacho y Alba (solo falta Aleix, liado acompañando a El Guincho en directo), cuentan sin pelos en la lengua todos los detalles de este genial renacimiento. (Cacho, guitarra y voz) “Lo que pasó es que nos cansamos de hacer lo que hacíamos antes. Que era rollo Los Planetas, Pavement, Yo La Tengo, pero más ruidoso. Un día decidimos cambiar, llegó la caja de ritmos, y buscamos otro sonido”. (Borja, guitarra y voz) “Antes de ese gran cambio hubo otros pequeños. Fue un poco gradual. Siempre hemos intentado evolucionar porque siempre hemos escuchado mucha música nueva, y siempre estamos en constante cambio. Lo de la caja de ritmos fue algo natural. Después de la baja de nuestro batería no era fácil que entrara cualquier otro”. (Cacho) “Pensamos, ¿si los cuatro que estamos nos llevamos de puta madre, para que arriesgarse a contar con una nueva persona? Y a partir de ahí, plantear una idea diferente de grupo…”. (Alba Blasi, teclados) “Tuvimos un parón de medio año”. (Borja) “Pero queríamos seguir haciendo cosas juntos. Así que decidimos cambiar”. (Cacho) “Empezamos a romper con los estereotipos del antiguo sonido del grupo. El indie nacional, Sonic Youth… Comienzas a escuchar más música diferente y te das cuenta que te gusta”. (Borja) “Cada vez que escuchábamos algo que nos gustaba, lo intentábamos introducir en nuestro discurso de alguna manera”. Ese es uno de los aciertos de “Desayuno continental”, un disco capaz de filtrar ideas ajenas y hacerlas propias con una naturalidad aplastante. Algo que está al alcance de muy pocos. (Borja) “Queríamos hacer un disco mediterráneo, español. Que sonara de aquí, con ese punto local. Algo que hacen muchos grupos de fuera”. Extraperlo, además, no tienen manías a la hora de citar los discos y grupos que les han mostrado el camino. (Todos) “El ’Pacific Street’ de The Pale Fountains fue el primer disco que nos marcó, el que nos puso a todos de acuerdo. Nada más descubrirlo decidimos que queríamos hacer un disco de arreglos, un disco en el que pasaran cosas constantemente. Cada canción de ese disco tiene un arreglo memorable. Otro que nos marcó fue el ‘Steve McQueen’ de Prefab Sprout, y grupos como The The, Orange Juice…”. Sólo hay que fijarse en la lista de favoritos citada por los barceloneses para saber que se toman esto del pop muy en serio. Algunos de sus héroes pertenecen a esa nómina de grupos que hacen fácil lo difícil, capaces de armar canciones pop redondas que detrás de una aparente sencillez esconden estructuras complejas y mucho trabajo. Extraperlo siguen esa máxima. (Alba) “Hemos pensado mucho en las canciones”. (Cacho) “Una vez teníamos claro lo de la caja de ritmos, que es algo accidental, tienes que plantearte la estructura de la canción y luego ya los arreglos”. (Borja) “Antes la estructura de las canciones era muy impulsiva y ahora es muy meditada. No meditada de un día, sino constantemente, tardes enteras pensando en la guitarra o en el arreglo perfecto”. (Cacho) “Eso sí, aún hay lugar para la improvisación. La mayoría de melodías del disco han salido de forma impulsiva”.
Verdaderos orfebres y enfermos del pop, los catalanes han contado con dos aliados de lujo para armar “Desayuno continental”. Pablo Díaz-Reixa (El Guincho, Coconot). (Borja). “Primero de todo es muy amigo nuestro. Y segundo, nunca he tenido a nadie a mi lado que sienta la música de esa manera, es algo único. Siempre tiene una energía positiva, siempre está creando, siempre tiene ideas…”. (Cacho) “Verlo creando constantemente nos ha espoleado, como un reto, un pique sano. Acercarnos a su visión musical, aprender de él. Es una persona muy inspiradora”. (Alba) “Se encargó de las percusiones y nos dio mucho apoyo e ideas”. Y Cristian Pallejà (Nisei, Sedaiós). (Cacho) “Llegamos casi sin prejuicios a la grabación y Cristian lo supo ver. Cuando le comentamos que queríamos meter un saxo en una de nuestras canciones se puso como un loco a buscar en Youtube vídeos de Sade, que tiene canciones en las que suenan unos saxos acojonantes…”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.