“Este es un disco vivo en el que hay melancolía”
Entrevistas / Evripidis And His Tragedies

“Este es un disco vivo en el que hay melancolía”

Vanessa Pellisa — 11-07-2016
Fotógrafo — Daniel Riera

Evripidis Sabatis publica tercer disco junto a His Tragedies, “Futile Games In Space And Time” (Snap! Clap!/Canada, 16), una obra en la que el griego residente en Barcelona abre de nuevo su corazón.

Evripidis Sabatis, el cantautor griego residente en Barcelona, publica su tercer disco, Futile Games In Space And Time”, escrito a golpe de giro sentimental entre Nueva York, Berlín, Atenas, Madrid y Barcelona. “Mi aspiración es hacer canciones pop como las que yo bailaba cuando tenía dieciocho años. No son canciones para bailar, pero son tan emotivas que te tocan mucho el corazón, que das saltos de alegría al oírlas”. Evripidis, un hombre de inusual elegancia, reafirmaba su opción estética el otro día en un bar del Gótico, contradiciendo la tendencia a asimilar el nombre de su proyecto con un estado de ánimo, en canciones con un fondo musical de pura energía pop que acompañan unas letras intensamente azarosas y mil corazones rotos. “Son situaciones que he vivido estos años. El desamor y la depresión como estado de ánimo que puede durar meses, la crisis de mi país y, sobre todo, la muerte de mi mejor amigo este año”. Parece venir a cuento la afirmación de la escritora Wendy Lesser: “la música ofrece una oportunidad no para la comprensión intelectual de la muerte, si no para que nos reconciliemos con su misterio”. La nostalgia es el motor de este álbum, pero como afirma el propio Evripidis: “Este es un disco vivo en el que hay melancolía, pero es una melancolía viva, que quiere vivir más cosas, vivir nuevas experiencias aunque provoquen inevitablemente más tristeza”. Las canciones, que oscilan entre la hiper-emocionalidad adolescente de temas como “Fifteen Again” y los guiños al crooner pop de “1959”, nos regalan momentos de brillante pop refinado como en “Ghost Town (I Poli Phantasma)”, la primera canción que interpreta en griego y que trata de “estos dos chicos, una pareja, en Atenas, en un momento muy malo para mi ciudad y mi país. Están enamorados. Van los dos por la calle. Cuentan chistes. No les importa el ayer ni el mañana. No les importan los demonios de la noche en Atenas. Suben a una colina y ven los gatitos y ven una vaca y se besan, y no tienen miedo de la ciudad fantasmal porque se tienen el uno al otro”. El amor como refugio, el escapismo como rebelión social, el acto político de hacer canciones de amor y cantarlas pase lo que pase que convierten de este disco en la BSO ideal a la revolución romántica.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.