A la misma velocidad con la que avanza el año empiezan a aparecer esos discos que marcarán musicalmente el 2003 y que cuentan con todos los números para entrar en las aburridas e inútiles listas que pretenden resumir y filtrar lo mejor del año. En este caso es la banda británica Placebo la que se encuentra ultimando los detalles de cara a la edición de su nueva obra, la cuarta de su todavía incipiente discografía.

Se trata de “Sleeping With Ghosts” (Virgin), que estará entre nosotros a partir del próximo 24 de marzo. El trío, compuesto por el vocalista y guitarrista Brian Molko, el bajista Stefan Olsdal y el batería Steve Hewitt, parece reincidir en la voluntad de priorizar la música y las canciones por encima de la teatralidad y parafernalia que les arropaba en sus inicios. El aspecto andrógino y ambiguo del Molko de “Placebo” (Caroline, 96) y “Without You I’m Nothing” (Virgin, 98) ha ido dando paso a una imagen algo más estándar y alejada del maquillaje, que ya empezaron a cultivar en “Black Market Music” (Virgin, 00) y que ahora confirman en “Sleeping With Ghosts”: (Brian Molko) “Nuestro principal interés actualmente se centra en las canciones.

“Querer provocar con nuestra imagen es algo que pertenece a nuestra etapa adolescente”

Querer provocar con nuestra imagen es algo que pertenece a nuestra etapa adolescente. Claro que nada ha cambiado. Yo soy bisexual y Stefan sigue siendo un homosexual activista, pero no queremos vivir de ello o que la discusión permanente sobre nuestro maquillaje pueda llegar a esconder o minimizar la calidad de nuestras canciones”. Placebo se dieron a conocer hace siete años con un disco homónimo, heredero de estilos tan aparentemente antagónicos como el punk, el brit-pop o el glam británico de los setenta. Singles como “Nancy Boy” o “Bruise Pristine” sorprendieron al público inglés, tanto por su original sonido, no exento de pegadizas melodías, como por su cuidada y peculiar estética, especialmente la de su líder Brian Molko, un extraño ser que encajaba perfectamente en la definición de androginia y del que no se podía discernir a simple vista si se trataba de un elemento masculino o femenino de la especie humana. Tampoco les fue mal el apadrinamiento que tuvieron por parte de (cómo no podía ser de otra manera) David Bowie, fan declarado de la banda. Dos años después, el éxito continuó con “Without You I’m Nothing”, probablemente el disco más reconocido del trío británico y del que se desprendieron himnos como “Every You Every Me”, “Pure Morning” o “You Don’t Care About Us”. En el 2000 editaron su último disco hasta el momento, “Black Market Music”. Con él supieron mantener el nivel de creatividad de sus dos primeras obras y canciones como “Taste In Men”, “Days Before You Came” o “Commercial For Levi” les acabaron de confirmar como una de las mejores bandas de pop-rock británico en este inicio de siglo. El nuevo álbum no hará más que reconfirmar y apuntalar su posición. Plagado de cortes preciosistas como “Centrefolds”, “English Summer Rain” y “Protect Me From What I Want” o más duros y enérgicos como la sorprendente intro “Bullet Proof Cupid”, “Plasticine” o el primer single “Bitter End”, se trata posiblemente de su disco más completo, oscuro e insondable, saturado de capas y texturas en las que no resultará sencillo entrar, pero en las que una vez dentro resultará harto complicado desprenderse y que, a buen seguro, nos acompañará día y noche durante los próximos meses. Como productor han contado en esta ocasión con Jim Abyss, conocido por sus trabajos con bandas como Sneaker Pimps, Dj Shadow o la inefable Björk. Mondo Sonoro tuvo la oportunidad de compartir unas horas con la banda en los Air Studios de Londres mientras ultimaban los detalles del disco. Comentamos sus pormenores con los tres protagonistas, además de escuchar en exclusiva todas las canciones que conformarán “Sleeping With Ghosts”. Daremos buena cuenta de todo ello próximamente.