Bendita americana
Entrevistas / Drive By Truckers

Bendita americana

Redacción — 29-05-2006
Fotógrafo — Archivo

Nos han visitado recientemente, dejando claro que han madurado y que debemos tenerles muy presentes. En breve volverán, formando parte del cartel del Primavera Sound, momento que aprovecharán para presentar su reciente “A Blessing And A Curse” (New West/Dock).

Drive By Truckers son testarudos. Continúan agarrándose a su filosofía con el único propósito de convertirse en la banda más fiable y madura del profundo sur de los Estados Unidos. “A Blessing And A Curse” es un nuevo paso en su firme carrera. No se trata de una obra rupturista, ni siquiera de un trabajo innovador, pero sí una muestra más de que son una de las propuestas más sólidas del actual rock americano. Un grupo sin prejuicios, ni urgencias históricas o coyunturales. (Patterson Hood) “La democracia con la que se trabaja en la banda es el gran secreto que nos permite permanecer unidos. Tenemos personalidades muy fuerte, cada una con su correspondiente punto de vista, así que los problemas surgen, pero siempre hay una solución, la de debatir con enorme sentido de la lógica y del respeto esos problemas. Por eso, nuestro concepto subraya el que no haya líderes, de ahí que todos cantemos o que todos participemos activamente”.

"La democracia con la que se trabaja en la banda es el gran secreto que nos permite permanecer unidos"

Como “The Dirty South”, esta nueva obra suena sincera, al compás de un corazón enorme que narra historias de amor, de desamor, de suicidios traumáticos, de obsceno dolor y de una desesperanza infinita. “La vida genera dolor, pero el dolor suele provenir del amor. Uno se revela a causa del otro y no suele haber amor si nunca existe el dolor. Aunque veamos nuestra vida como un túnel oscuro, al final siempre surge un rayo de luz que nos indica que detrás del sufrimiento puede haber un final feliz”. No podemos pasar por alto la frase con la que cierra el disco, enmarcada en el contexto del tema “A World Of Hurt”, y con la que dan en el clavo: “es maravilloso estar vivo”. “Para nosotros es muy importante la secuencia de las canciones. Debatimos mucho cómo cerrar el disco y vimos claro, una vez completada la canción, que debíamos acabarlo así. Empezamos con una canción de amor, ‘Be My Valentine’, y cerramos con una pieza que resume claramente cuál es nuestra filosofía de vida. Es maravilloso poder levantarte cada mañana, ver el sol y disfrutar de la gente que te rodea. Ese tema captura nuestra esencia y además me parece la mejor canción que hemos escrito en los últimos diez años”. Nuestro interlocutor, el afable Patterson Hood, y Mike Cooley han cumplido veinte años como compañeros de correrías, algo que celebraron recientemente como la ocasión requería. “Fue precioso poder compartir ese momento junto a los chicos de North Mississippi All Stars. Es una gran banda y nuestras historias tienen mucho en común. El padre de Luther, Jim Dickinson, tocó con mi padre, que había tocado el bajo con Staple Singers, hace cuarenta años, y ahora se ha dado otra nueva coincidencia. Él ha producido el último disco de John Hiatt y mi padre ha participado en él como músico. Cuando teníamos unos catorce o quince años, Luther y yo teníamos una banda punk en la que hacíamos mucho ruido”. Drive By Truckers apoyan la escena musical de su estado, Georgia, y han participado en el disco “Athfest 10th Compilation”, en el que se reunieron tanto bandas míticas como artistas noveles de la región. “En Georgia hay muchos vagabundos, especialmente a causa del desastre del Katrina. El gobierno no hace nada al respecto y hay mucha gente viviendo en la calle, por lo que los músicos locales decidimos iniciar un proyecto para obtener dinero para esa gente necesitada. Damos conciertos, los niños hacen teatro y prácticamente todo el mundo se involucra en este proyecto”. El paso del Katrina no les pilló en New Orleans por los pelos. “La noche anterior habíamos tocado en el club Tipitinas. Marchamos a la siguiente ciudad y seguidamente volamos hacia España para tocar en el Azkena Festival, con lo que vimos todo lo sucedido a través de la televisión. Todo aquello nos trastornó. Han pasado más de seis meses y todo continúa igual, nada ha cambiado. La Fundación Tipitinas, con la que colaboramos, procura ayudar a los músicos que se han quedado sin hogar. Me enfadé mucho con nuestro gobierno y me sentía muy frustrado al ver a tanta gente sufriendo. Fue todo muy vergonzoso para nosotros, ver a la gente malviviendo en moteles sin agua, sin luz, sin siquiera comida durante semanas...”. Sin pelos en la lengua, Hood deja claro que lo suyo no es pose, que Drive By Truckers se contagian de la realidad que les rodea, algo que les honra y que no hace sino sumarse a la lista de virtudes que les convierten en una banda extraordinaria.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.