Alegría oscura
Entrevistas / Placebo

Alegría oscura

Cristina V. Miranda — hace 11 años
Fotógrafo — Archivo

“Battle For The Sun” (Pias) es la luminosa respuesta a ese “¿qué ha sido de Placebo? que todos nos hemos preguntado alguna vez”. Al menos, tan luminosa como pueden serlo ellos, que no es mucho, pero en vista de los resultados, no es poco. Placebo creen en la vida, en las oportunidades y, sobre todo, en ellos mismos. Pero que nadie espere panderetas. Aquí la alegría es esquiva y oscura. Como siempre, pero con futuro. Placebo estarán tocando en el Bilbao BBK Live 09.

Stefan Olsdal, bajista y miembro fundador dela banda está contento, y si una no hubiese escuchado antes el álbumculpable de esta entrevista, podría llegar a pensar que está hablandocon el líder de una banda de power pop. No es el caso, pero tras ladecadencia y casi desaparición como grupo que supuso el final de girade “Meds”, no deja de resultar excitante escuchar a alguien como Stefanhablar de renacimiento, ganas e ilusión.

“Steve nos da la energía y la alegría de alguien joven y está resultando muy positivo para nosotros”

“Durante la última gira Brian (Molko) y yo sentimos que sóloéramos una banda en nombre. No había alegría ni comunicación y así esimposible avanzar o componer. Teníamos que hacer algo y la soluciónpasó por un divorcio con nuestro batería”. Se refiere a SteveHewitt, miembro de la banda desde 1996 y al que ahora sustituye SteveForrest, un chaval de California de apenas veintidós años que pareceser una de las claves de este renacimiento. “Steve es muy joven yestá viviendo ciertas cosas por primera vez como grabar un disco, saliren la tele o dar una gira delante de mucha gente, así que todo lo hacecon mucha emoción. Sin embargo ¡Brian y yo llevamos haciendo esto desdehace quince años! Steve nos da la energía y la alegría de alguien joveny está resultando muy positivo para nosotros”. Un cambio al que seunen otros como el hecho de que grabasen el disco sin una compañía asus espaldas, con la libertad añadida que esto supone, o la eleccióndel productor Dave Bottrill, conocido por su trabajo con Tool, y la deAlan Moulder (My Bloody Valentine, Smashing Pumpkins) en las mezclas. “Estavez decidimos trabajar con gente con más experiencia y más éxito yestamos encantados con el resultado. Alan, por ejemplo, consiguiómezclar exactamente el sonido que teníamos en la cabeza. Suena fácilpero es toda una ciencia”. Finalmente, una suma de condicionantesque han hecho posible “Battle For The Sun”, un disco que desde elpropio título remite a esa luminosidad y optimismo que no se les va dela boca. “Este trabajo supone una reacción al anterior, que eramucho más oscuro y sin esperanza. Ahora hemos visto que la vidaconsiste en decidir y nosotros decidimos una vida con más luz. Por esoel título habla de la lucha por el sol”. Ahí es nada. Luminosidad,alegría, optimismo. Bien. ¿Pero en qué se traduce eso en un disco dePlacebo? pues en un disco de Placebo, similar en la forma comodemuestran las rotundas “Kitty Litter”, “Devil In The Details” o “TheNever-Ending Why”, pero renovado en el fondo. Un fondo que sale a laluz en tres de los temas más visiblemente optimistas del álbum. Asaber, “Kings Of Medicine” (“nuestra demostración de amor a The Beatles”)o “Ashtray Heart”, un nombre que los más fanáticos recordarán por sertambién el que la banda utilizó durante su primera semana de vida, yque ahora reciclan en una canción con coros en castellano (“corasón decenicero”) del propio Brian. “Los coros surgieron durante un viajea Nicaragua de Brian con un amigo, parece ser que allí era el único quefumaba y se pasaba el día pidiendo un cenicero”. Vaya. Pero definitivamente, la canción más alegre y menos Placebo del álbum es “Bright Lights”. “Lo cierto es que todavía no hemos decidido si es un tema de Placebo (risas).No, lo que pasa es que es bastante pop, porque a nosotros también nosgusta mucho música como la de Blondie o Abba y no tenemos miedo a hacercosas diferentes”. Dicho esto, que no se asuste nadie, Placebo son felices pero no por ello dejan de ser Placebo. “Claroque nunca vamos a hacer letras de pop o alegres porque no es nuestroestilo. Placebo implica un toque de oscuridad, lo nuestro son lasemociones humanas difíciles”. Así que no hay razón para temer cambios inesperados e incómodos. “Podemosentrar en estudio y grabar como diez ´Nancy Boys´ pero así no puedeavanzar un grupo. The Rolling Stones se dedican a hacer esto ahora ycada disco suena igual que el anterior. Nosotros avanzamos peroseguimos sonando a nosotros mismos. No es como si de repente Placebohubiese grabado un álbum de jazz o de country”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies