Snow Bound
Discos / The Chills

Snow Bound

8 / 10
Carlos Pérez de Ziriza — 26-09-2018
Empresa — Fire Records
Género — Pop

Martin Phillips se pasó casi veinte años sin dar señales de vida – en lo musical, se entiende – hasta que “Silver Bullets” (2015) reclamó de nuevo atención para una de las marcas más fiables de las que nunca ha gozado el pop indie en Nueva Zelanda. Quizá dos décadas no sean nada, pero aquel agrio lapso (marcado por problemas de salud que a punto estuvieron de ser fatales) contrasta con estos tres años en los que The Chills – como si tan solo necesitaran ser ligeramente espoleados para alcanzar de nuevo velocidad de crucero – han logrado sonar más fiables, más enérgicos y más conscientes de su contrastada destreza para despachar canciones como soles.

Todo en “Snow Bound” suena a renovado chute de vitalidad, aunque no pueda decirse que ninguna de sus canciones roce la gloria de “Pink Frost”, “I Love My Leather Jacket”, “Heavenly Pop Hit” o cualquiera de aquellas cumbres que marcaron su ilustre pasado: la crema del sonido Dunedin y del sello Flying Nun. Las guitarras tintinean, los teclados refulgen y los estribillos se pavonean (y con razón) en cada una de estas diez pimpantes canciones, tan necesarias todas en la trama de un álbum con tan pocas fisuras que ni siquiera es justo mentar alguna por encima de otra. Esto es mucho más que un “Tapestry” (Carole King) para punks entrados en años, como se jacta con guasa el señor Phillips. Quizá un día más en la oficina para ellos. Pero una nueva rodaja de pop pluscuamperfecto para el resto del mundo.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.