Anybody Out There?
Discos / Sadler Vaden

Anybody Out There?

8 / 10
Eduardo Izquierdo — 20-03-2020
Empresa — Thirty Tigers Records
Género — Alt-Country / Americana

Es evidente que las muertes, ambas inesperadas, de Tom Petty en 2017 y Neal Casal en 2019 fueron dos torpedos demasiado rotundos en la línea de flotación de los que amamos el rock norteamericano más clásico. Ese que tiene algo de country, pero mucho de rock. El que acumula brillantes melodías y no le hace ascos a un buen riff de guitarra. El que combina lo acústico con lo eléctrico. El que bebe, lo justo, del blues, del folk y hasta del power pop, para adoptar una personalidad y un sonido propio. Con la madurez de Drive By Truckers o The Hold Steady, Lucero anclados en los medios tiempos, la baja forma de Bruce Springsteen que pocos se atreven a reconocer (deben estar todo el día pinchando “Western Stars“) y las apuestas demasiado cercanas al country de gente como el soberbio Tyler Childers, andamos los amantes del género algo huérfanos de nombres. Por ello, mientras esperamos algo tensos lo nuevo de Brian Fallon o Jason Isbell, y que Ryan Adams vuelva a asomar la cabezita, nos abrazamos sin rubor a los discos de Jesse Malin, John Moreland, Matt Woods, US Rails o el propio guitarrista de Isbell, Sadler Vaden.

Diez canciones como diez soles propone este miembro de los 400 Unit, que repite la fórmula que ya le valió con el estupendo debut homónimo que publicaba en 2016. No haber vuelto a tener noticias de él nos hacía pensar que aquello había sido flor de un día, pero no. Aquí está el de Charleston para demostrar que haciendo rock yanqui clásico, aún se pueden decir unas cuantas cosas. Una decena de composiciones propias con un par de colaboraciones, en las que destaca poderosamente el nombre de Aaron Lee Tasjan, y que nos llevan a pensar en la etapa americana de George Harrison (“Peace+Harmony”), los Heartbreakers de Tom Petty (“Golden Child”), Alex Chilton (“Next To You”), o The Jayhawks (“Good Man”). Vaden se ha curtido en los años que han pasado desde su primer disco, y sus canciones parecen consgeuir una coherencia que era, quizá, de lo único que pecaba aquel primerizo trabajo. Difícil se lo ha puesto a su jefe JJason Isbell para llegar a este nivel.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.