Hotspot
Discos / Pet Shop Boys

Hotspot

8 / 10
Raúl Julián — 24-01-2020
Empresa — x2 records
Género — Pop

Pet Shop Boys han conseguido no pasar de moda, reinventándose a sí mismos en la justa medida a lo largo de las décadas y hasta lucir contemporáneos sin perder la esencia primigenia de su creatividad. Sucede además que la tendencia actual favorece especialmente a la (sólida) sociedad formada por Neil Tennant y Chris Lowe, en base a ese estilo que básicamente tienen en propiedad. Y es que el synth-pop que el dúo lleva facturando desde su aparición hace más de treinta y cinco años se encuentra en evidente auge, con multitud de bandas nuevas o de reciente cuño incidiendo en aquellas coordenadas que los propios Pet Shop Boys se encargaron de definir en plenos ochenta junto a compañeros generacionales.

Los londinenses nunca han dejado pasar un tren de largo, y ahora aprovechan el tirón para reclamar su puesto como instigadores originales del asunto en base a giras (en primavera estrenarán su nuevo espectáculo “Dreamworld: The Greatest Hits Live”) y referencias que hagan justicia y prueben su estatus como formación excepcionalmente influyente. Si el año pasado veía la luz “Inner Sanctum” (x2, 19) -completísimo y ultra jugoso lanzamiento en directo que incluía soporte de audio y vídeo-, ahora los británicos entregan “Hotspot” (x2, 20), el que ya es decimocuarto álbum de estudio de su carrera. Un disco que, de nuevo, realza las virtudes del proyecto al sonar descaradamente vigente, encantador y fascinante, además de sugerir esa seguridad del que se sabe experto en la materia. No hay grandes sorpresas a lo largo de las diez piezas que componen el lanzamiento, con el esperable pop electrónico -elegante y cuidado- protagonizando el hilo argumental al tiempo de concretar un notable nivel compositivo.

El elepé comienza con la imponente y vertical “Will O The Wisp” (que remite al clásico del grupo “It’s A Sin”) marcando territorio y probando que lo original, con frecuencia, es lo mejor. El bonito y ensoñador medio tiempo “You Are The One” toma el relevo antes de dar paso a la pegadiza y bailable “Happy People”, en una tendencia que se mantiene con “Dreamland” (palpable colaboración con Years & Years incluida) y más adelante en el ramalazo funk/setentero de “Monkey Business”. Por su parte, “Hoping For A Miracle”, “Only The Dark” y el single “Burning The Heather” (que cuenta con la guitarra del ex Suede Bernard Butler) resultan cortes preciosos recreados en su carácter introspectivo. “I Don’t Wanna” es una pieza correcta pero algo facilona sin mayor trascendencia, mientras que el cachondeo festivo y algo descontrolado de “Wedding In Berlin” sirve para cerrar el disco apostillando la faceta más lúdica de los autores.

“Hotspot” (x2, 20) prueba que Tennant y Lowe se mantienen irónicos e inteligentemente cáusticos, además de tremendamente activos e inquietos una vez superada la barrera de los sesenta. Resulta aleccionador acreditar cómo la pareja parte de sonidos pretéritos para reciclarlos en base únicamente a media vuelta de tuerca adicional, logrando así que luzcan tan vanguardistas y totalmente actualizados como ellos mismos. Sin necesidad de complicarse en exceso, este es un nuevo triunfo de los teclados y los sintetizadores, a los que cabe añadir la voz de Tennant igual de empática que siempre. Otro disco más de los británicos (y van…) capaz de generar sensaciones positivistas, coloridas e impregnadas además en un inconfundible aroma global. Y es que Pet Shop Boys no desfallecen y hace ya tiempo que se convirtieron en un poco menos que un subgénero dentro del indie-pop electrónico, en un logro al alcance de pocos elegidos.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.