Not So Much To Be Loved As To Love
Discos / Jonathan Richman

Not So Much To Be Loved As To Love

8 / 10
Xavi Sánchez Pons — hace 15 años
Empresa — Sanctuary / Pias
Género — Folk
Fotógrafo — Archivo

Jonathan Richman es la reserva mundial de la inocencia y honestidad en el mundo del pop, algo que va demostrando disco tras disco.

Desde que decidió que el mundo del rock y ser una estrella no era lo suyo, tras la publicación de su seminal primer álbum con los Modern Lovers, refugiándose en ese pop de raíz acústica, encantador y naïf, tremendamente emocionante, que parecía recobrar la el candor y la magia de gran parte de la música norteamericana de finales de los cincuenta y principios de los sesenta, donde no había lugar para las preocupaciones, el bueno de Jojo ha ido a la suya, sin importarle una mierda lo que de él podían pensar. Richman, como buen humanista, ha seguido su camino, probando y haciendo las cosas que le han apetecido en cada momento. En “Not So Much To Be Loved As To Love” -bonito y valiente título- el de Boston sigue con su personal cruzada y nos hace sonreír con sus piezas en francés e italiano, nos contagia su aire hedonista y nos emociona en canciones como “He Gave Us The Wine To Taste It” o “The World Is Showing It´s Hand”, nos vuelve a hablar sobre sus pintores favoritos, en Salvador Dali” y “Vincent Van Gogh” y muestra su lado comprometido en la preciosa “Abu Jamal”…

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.