Automaton
Discos / Jamiroquai

Automaton

7 / 10
Marcos Molinero — hace 3 años
Empresa — Universal Music
Género — Pop

Nadie o muy pocos recuerdan aquella dichosa etiqueta musical que acompaño a Jay Kay y sus compañeros en Jamiroquai en sus inicios. Una de esas etiquetas que caen en el olvido por lo ridículo del asunto, hablamos del Acid Jazz. La banda británica con altibajos y tras siete años nos entrega un nuevo trabajo, el octavo de su carrera. Si tuviéramos que dar un mérito a Jay y los suyos fue el de renovar la música funk e intentar sacarla del ostracismo que vivía en el mainstream. La prensa británica tan dada a buscarle los tres pies al gato siempre miro con recelo a la banda, eso sumado a que sus dos primeros discos la deuda con Stevie Wonder era más que notoria, les puso siempre en apuros. Con su disco “A Funk Odissey” variaron su estilo inicial y se acercaron más aún al funk y abrazaron otros estilos como la música disco. Con este giro y tras el éxito mundial de su tercer largo “Travelling without moving” la banda vio como la prensa de su país se olvidaba de ellos. Su disputa con Sony para acabar irónicamente en Universal subsidiaria de Sony y cierto parón musical les dio por desaparecidos para muchos. Su vuelta en 2010 con el irregular “Rock Dust Light Star”, no les sirvió para recuperar el tiempo perdido, pero si para volver a activar a la legión de seguidores que les habían perdido la pista, tras hacer caja con una gira nostalgia llegaba el momento crucial, un nuevo disco para saber si Jamiroquai era una banda viva o un muerto sin vida que se iba a llenar los bolsillos tocando los éxitos de siempre.

“Automaton” es un disco valiente y arriesgado, con una banda más viva que nunca y muy engrasada. Quienes les acusan de que actualmente suenan a los Daft Punk de “Random Access Memories” no saben que ellos ya jugaban a eso cuando los franceses desconocían quién era Chic. Un trabajo elegante y muy variado que bebe de muchas fuentes y moderniza el sonido de los británicos. “Vitamin” es un pildorazo brutal de jazz pop, y sí que se acercan a la electrónica, pero siempre desde su propio universo. “Shake It On” y “Automaton” son prueba de ello son dos sencillos arrebatadores, brillantes y soberbios. Todo el disco es una combinación fluida y natural del espíritu funk y disco de los 70 con la electrónica actual. Sazonado todo con toques de soul, jazz y pop burbujeante. Un notable disco de retorno para empezar, esperemos un nuevo futuro.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies