A Hero’s Death
Discos / Fontaines D. C.

A Hero’s Death

9 / 10
JC Peña — 31-07-2020
Empresa — Partisan/[PIAS]
Género — Post punk
Fotógrafo —

Hay algo intangible que determina el momento de un grupo: química, estado de ánimo, conexión cósmica. El nuevo extraordinario disco de los irlandeses Fontaines D.C., que llega poco más de un año después de su celebrado debut, deja claro que el quinteto necesitaba capturar ese momento de estado de gracia tan volátil y esquivo. El esfuerzo de un año frenético (cortado abruptamente por la pandemia) y el fuerte revés de haber desechado una primera grabación en Los Angeles para volver a trabajar con Dan Carey, ha merecido la pena: tras las dificultades han llegado a un sitio muy diferente, indudablemente más complejo, exigente, oscuro. Han traspasado la línea de sombra que delimita juventud y madurez.

Siempre que se dice que el rock o la música de guitarras se ha agotado en beneficio de modas más o menos efímeras aparece un grupo que lo desmiente. Pocos casos más palmarios que el de los irlandeses, empeñados en revitalizar el poder catártico y poético del rock, poniendo de acuerdo a varias generaciones. Lo hacen porque van sobrados de personalidad y se empeñan en no caer en pedanterías fatuas. Si todo grupo importante es un milagro en el que todas las piezas encajan, Fontaines D.C. aspiran a ser unos clásicos.

El lado más jovial de Dogrel se sacrifica por los bucles hipnóticos de quienes han aprendido a marchas forzadas sin rendirse: la descarnada “I Don’t Belong”, “A Hero’s Death” con sus engañosos coros soleados, o “You Said“, en la mejor tradición romántica. “A Lucid Dream” apabulla con su visceral letanía vocal, sus guitarras apocalípticas y un tremendo trabajo de percusión. La banda tampoco tiene miedo de explorar momentos de calma introspectiva, como “Oh Such A Spring y Sunny”, sin perder fuelle. Y añaden matices a su lado oscuro (“Televised Mind”, la siniestra “Living In America“) para culminar con sus raíces melódicas celtas, la preciosa No, en la que el vocalista Grian Chatten da lo mejor de sí con una interpretación en la que volvemos a recordar que la música trata, por encima de todo, de emociones.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.