MondoSonoro Discos

Cuenta Bob Mould que la escena de recoger su guitarra del rincón donde ha estado siete años y volver a ponerle la mano encima fue como la de dos viejos amigos que se encuentran después de tanto tiempo y se redescubren. El ex Hüsker Dü y ex Sugar rompe así un periodo dedicado a la búsqueda de otros sonidos más allá de las seis cuerdas y promete disco de reconciliación. Pero hay cosas que han cambiado.

Mould, uno de los responsables de llevar el hardcore al cielo, ejerce ahora de Dj y remezclador, frecuenta amistades como Richard Morel (Deep Dish) y ofrece información sobre sus borracheras en uno de esos blogs tan de moda. Y todo eso se nota en “Body Of Song”, disco de rock muy bien peinado donde el músico ha volcado lo aprendido con el PC: graba las guitarras para convertirlas luego en loops, filtra su voz por el vocoder, todo muy high fidelity. Es decir: que si se le puede acusar de algo es de fashion. Lo mismo se lanza a la pista de baile (“(Shine Your) Light Love Hop”; “I Am Vision, I Am Sound”, donde parece Girls Against Boys tocando el “Achtung Baby”), que al chill-out (“Always Tomorrow”), que entrega un estribillo de punk-pop para la MTV (“Paralyzed”). Lo mejor del disco hay que buscarlo en el olor old skool que desprenden “Missing You”, “Underneath Days” y “Best Thing” (con Brendan Canty, de Fugazi) y cuando se pone en plan emo con el chelo en “Days Of Rain” y “Gauze Of Friendship”, una agridulce exaltación del amigo homosexual que le eleva dos palmos del suelo.

MÁS SOBRE BOB MOULD
Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies