MondoSonoro Discos

Until My Darkness Goes

Hace tres años que la alianza entre el enfant terrible de la no wave Mark Cunningham y la banda catalana Murnau B. dio como resultado “Dark Energy” y, en 2016, “Deep Red”. Ahora Blood Quartet rebajan el marco de la subjetividad atmosférica con engarces rítmicos y eléctricos más recios y explosivos; claramente deudores de la escuela Sonic Youth, tal que en la más que reveladora “Fire Folk”. Esta transformación no quiere decir que hayan obviado uno de sus poderes más patentes. Ahí reluce el haiku atormentado, misterioso y oriental a lo Yoko Ono de “Velvet Love”, una de las once inflexiones telepáticas enhebradas por este cuarteto de saboteadores de las formas consensuadas en materia rock. Aunque, en su caso, habría que hablar directamente de anti-rock, postura que rubrican en ejercicios de intensidad impredecible como “NYC Limits”, ejemplo de cómo maridar el espíritu de la trompeta setentera de Miles Davis dentro de un marco de pura lisergia free noise. Encuentros que sacian la imaginación hasta el punto de romper esa tendencia al Quimicefa de laboratorio tan propia de esta época.

MÁS SOBRE BLOOD QUARTET
Comentarios Un comentario

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Uso de cookies

    Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies