El Cavas Disco fue el lugar elegido para la puesta de largo de The Saurs en Navarra. Los anfitriones eran los temas de su primer largo “Magic Shape”. Y mientras estos recibían a los invitados engalanados de vinilo desde el escenario, el público de Pamplona se acomodaba a lo largo de la barra en silencio, desde donde saludaban tímidamente a los homenajeados.

Pero poco duró la recepción tranquila de los asistentes porque los tres de Barcelona echaron de la fiesta al silencio y a la timidez según subieron a escena. “Wax Flower” fue el arma utilizada para matar dos pájaros de un tiro, y también el catalizador para acercarse a un público tímido que se resistía a arroparles de cerca.

Sueiro, Engui y Alejandro no escatimaron energía ni dedicación al sumergirse en la creación de sus formas mágicas. El uno ofreciendo coreografías dignas de contagio a cada movimiento de mástil. El otro ensimismado en los ritmos que tarareaba mientras con las baquetas se sacaba los compases de sí. Y el tercero centrado en trasladar las historias de este trío a viva voz sin descuidar la guitarra.

De clara influencia garajera, son estos tres unos tipos frescos que viven sus temas con una diversión contagiosa. Seguros de su interpretación siguieron con el single que da nombre a su primer largo y presentaron varias de las pistas de este disco donde las guitarras son las protagonistas indiscutibles. Bajo como tal no hay, pero no se le echa de menos porque el vocalista se las apaña a las mil maravillas para dotar de las cualidades necesarias del de cuatro cuerdas a su guitarra.

Para cuando tocaron “Vapours” tenían ya al público convencido y moviéndose sin dudarlo al ritmo de esos pegadizos coros. Y convencidos seguían cuando los despidieron con “Ain’ t no deal” a ritmo de “U sha la la”.

The_Saurs_por_Jasminka_Romanos_1