Russian Red, and The Beat(le) goes on
Conciertos / Russian Red

Russian Red, and The Beat(le) goes on

8 / 10
Pablo Ferrer — 02-11-2012
Sala — Oasis
Fotógrafo — Elena de la Riva

¿Cómo anduvo el tirón de la apuesta 'beatle' de Russian Red entre la parroquia zaragozana? Casa llena. ¿Público entregado de antemano? No, la capital aragonesa es alérgica a tal estado de la materia, cosas del genoma local, pero hay ganas de que el asunto funcione. ¿Balance? Positivo tirando a muy positivo, con vítores y jolgorio. Hasta suena un pífano despistado, que emergió de una garganta humana con perfil de ‘beatbox’. Es lo que toca cuando un concierto arranca andante, ‘cresce presto’ y acaba con una sabrosa guinda.

La cuarta parada de la gira ‘beatle’ de Russian Red exhibió disfrute en el escenario; complicidad entre los fabfour de turno –juguetona y nívea Lourdes, brillante Ferreira, certeros y elegantes Brian y Juandi- y, a pesar de algunos parlamentos poco afortunados que acabaron siendo pausas de aire muerto, la fiesta no decayó. La obertura a capella del "Let It Be" a tres voces sonó a gloria, "Love Me Do" mejoró anteriores intentos y, pasito a pasito, la conexión entre banda y público se hizo tan fuerte como la trenza de Rapunzel.

El juego, además, acaba en todo lo alto: Lourdes agarra las baquetas, la gente alza las cejas y sonríe con media boca cuando se marca un ritmito machacón que enseguida identifica la pieza, Juandi entra al corte, Álex alterna la contención y el desbarre en un derroche vocal y Brian hunde la cuchilla en los acordes precisos: "Come Together" suena más polisémica que nunca. En el encore, la jefa escénica confiesa que no hay más repertorio ensayado de los melenudos y completa la noche con temas propios, que el respetable corea en susurro, en un gesto colectivo de arrullo. Pues eso, marramiau.

2 comentarios
  1. Lo pasamos genial, buen concierto, grandes músicos, buena compañia... ¿que más se puede pedir?
    Que la gente a la que les regalan las entradas no moleste, ir a un concierto a cotorrear de espaldas al escenarios es del género tonto, a mi me daría vergüenza que me mandase callar un artista!

  2. Qué asco de tía, ¡por dios!. Me pregunto a quién con la mínima inquietud musical puede seducir esta tía?!

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.