La quinta edición del zaragozano Muévete Weekend organizado por la Lata de Bombillas, celebraba también su décimo aniversario como asociación cultural, empeñada en hacer crecer el evento a cada nueva temporada. El jueves y en la misma Lata, el festival fue inaugurado sin pena ni gloria por los navarros Souvenir, con un electro-pop afrancesado que logró dar el pego durante un par de temas. Tras ellos, los daneses Men Among Animals presentaron el marcado giro registrado en su segundo disco, pasando del pop colorista que tan buen sabor de boca dejó en su anterior visita, a una propuesta vanguardista y enrevesada a la que aún le falta rodaje para desarrollarse con plenas garantías. Ya en pleno fin de semana y trasladados a la sala Oasis, los granadinos Elastic Band implicaron al incipiente público con una acertada propuesta de sabor añejo (de aquí y de allá) voluntariosamente llevada al directo. El apartado internacional de la primera jornada recaía en los ingleses Pete & The Pirates, cuyo pop guitarrero y gamberro de penúltima hornada británica rara vez falla en directo. Aunque algunos esperábamos un punto adicional de agresividad, el concierto funcionó según lo esperado con aceleradas canciones coreables y saltables a partes iguales. Los locales Tachenko repitieron escenario sólo un mes después de la presentación oficial en casa de su último disco y, a pesar de no disfrutar del cuidado sonido al que acostumbran, lograron sobreponerse a golpe de esos himnos pop de los que andan sobrados. Los también andaluces Lori Meyers recuperaron el mejor sonido de la velada ofreciendo una actuación inapelable en ejecución, aprovechada para presentar parte de lo que será su cuarto e inminente nuevo trabajo. Grandes canciones no faltarán en el lanzamiento, aunque interpretar composiciones aún inéditas implica que el público las reconozca como extrañas, siendo celebrado antiguo repertorio como el trío de ases final formado por “Luces de Neón”, “Viaje de Estudios” y “Alta Fidelidad”. Ya el sábado, los zaragozanos The Faith Keepers demostraron por qué reciben alabanzas cada vez que pisan un escenario, con un desenfrenado funky musculoso escupido por su joven y valioso vocalista. Tokyo Sex Destruction cogieron el testigo y, sin renunciar a nada, viraron hacia sonidos garajeros demostrando que la veteranía también es un grado y que Raúl Sinclair es un frontman sudoroso y lascivo de los que no se olvidan. Los sevillanos Maga rompieron la tónica presente hasta el momento con su habitual propuesta, menos visceral y más poética, que encajó demasiado forzada en el entorno, lastrada además por un mal sonido y cargando repertorio en el aún por asimilar “A La Hora Del Sol” (Mushroom Pillow, 10). Por su parte, los míticos The Posies regresaban a una ciudad a la que son asiduos para interpretar en su totalidad “A Catholic Education” (Creation/Matador, 90) de Teenage Funclub. Pocas bandas tan idóneas para apropiarse del cancionero de los escoceses, lo que junto a la sobrada experiencia de Stringfellow y Auer sobre las tablas, se tradujo en gloriosa apología de los 90 finalizada con su propio “Solar Sister” y la locura de las primeras filas. El mejor y merecido cierre posible para el siempre batallador festival aragonés.