Einstürzende Neubauten
Conciertos / Einstürzende Neubauten

Einstürzende Neubauten

1 / 10
Redacción — 04-05-2005
Empresa — Wam Producciones
Fotógrafo — Archivo

Barcelona les reclamaba de nuevo después de que convenciesen a propios y extraños (los que más) en su actuación en el pasado festival de Benicàssim. Por eso a nadie le extrañó que la sala registrase un lleno total pese a coincidir con un Madrid-Barcelona de fútbol (que provocó un marcianísimo e innecesario descanso a medio concierto). Los presentes no se arrepintieron y nadie -lo subrayó, escríbanme si no están de acuerdo- quedó descontento con la demostración de carisma, creatividad y justicia histórica que los alemanes ofrecieron aquella noche. Pura vanguardia que sigue excitando aún con el paso de los años (la banda celebra con esta gira sus veinticinco años de carrera) y que hace palidecer aún a muchos de sus discípulos. No importa que únicamente mantengan tres miembros de la formación original; mientras Blixa Bargeld dirija la nave no habrá que tener a los arrecifes. Abrieron con “Yü-Gung” de “1/2 Mensch” y a partir de ahí hubo tiempo para todo, para esa suerte de mantra germano que es “Salamandrina”, para clásicos como “Haus Der Lüge”, para piezas más actuales como “Perpetuum Mobile” o “Sabrina”, para soltarle mil mamporros a los platillos de chapa, a las tuberías, para darle al ruido a base de pulidoras y así hasta dos horas largas de actuación. Además de para hacernos disfrutar, el concierto de Einstürzende Neubauten sirvió para entender por qué demonios continúan siendo la leyenda para coinneseurs y para amigos de los sonidos ariscos que son.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.