Ultralazer Vol 1: Horb y Bouko
Comics / Giraud, Henry Y Duque

Ultralazer Vol 1: Horb y Bouko

6 / 10
Manu González — 23-11-2021
Empresa — Astiberri
Fotógrafo — Archivo

Horb y su amigo Bouko (algo parecido a un alce) son los guardianes del rey de las bestias. Cumple bastante bien con su papel hasta cuando es molestado por el molesto y poco avispado Vesugo, que quiere saber cómo funcionan las piedras mágicas del planeta Topói. Este acogedor, verde y armonioso planeta es invadido por los buzardos, unos seres con pinta de búhos que buscan la fuerza misteriosa Ultralazer. Horb, Bouko y Vesugo marchan con el rey de las bestias en busca de ayuda para salvar su planeta, pero son perseguidos por la destrucción de los buzardos.

“Ultralazer” ha sido seleccionado por la fundación Lecteurs como uno de los mejores libros infantiles que reclama la emergencia ecológica. Lastima que el primer tomo de los guionistas Pauline Giraud y Maxence Henry y el dibujante Yvan Duque parece más inspirada a la hora de juntar “Hora de aventuras”, “El asombroso mundo de Gumball”, “La princesa Mononoke” y la saga de “Hilda” antes que plantear una verdadera trama sobre la emergencia ecológica. Sí, es un cómic infantil, pero las cerca de ciento veintiocho páginas de esta historia se resume en personajes viajando de un punto A a un punto B para que no sucede realmente nada más allá de la destrucción del pobre planeta Topói. Vale, los fans de “Star Wars” dirán que “El señor de los anillos” es exactamente lo mismo, pero no.

El final es tan anticlimático que ni se molesta en explicar cómo aparece un secundario por allí, Vesugo, un personaje que no solo le roba la apariencia al Darwin de “El asombroso mundo de Gumball” sino hasta su estúpida sonrisa. Suponemos que el segundo tomo explicará más cosas de esta historia más allá de una selección de poderes de piedras. Y ese es parte del problema de este “Ultralazer”: parece más pendiente de crear franquicias como cartas o juegos que por la historia principal. Lo único destacable es el arte de Yvan Duque, de la construcción de sus personajes y su excelente ritmo narrativo, muy influido por la animación japonesa, aunque el trabajo de fondos me parece demasiado repetitivo y poco inspirado. Habría que esperar a ver si el segundo tomo está más inspirado.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.