MondoSonoro Comics

Mujeres de Salem Thomas Gilbert

Los juicios de brujería asolaron las Colonias Británicas a finales del siglo XVII. Se encuentras casos documentados en Connecticut, Boston, Springfield (de Nueva Inglaterra), Essex, Ipswich, Andover, Suffolk y Massachusetts. Pero la ciudad más recordada en el imaginario popular internacional es, seguramente, Salem. Hasta el gato de Sabrina se llamaba Salem. Aunque en realidad las cinco brujas ajusticiadas en 1693 no eran de Salem Town, sino de Salem Village, la actual Danvers del Condado de Essex.

La historia es bien conocida por todo el mundo. Los delirios de los habitantes de varias ciudades les hicieron creer que sus vecinos era brujas y brujos y los pueblos estaban tomados por el mismísimo diablo. Para el final de 1693 más de ciento cincuenta mujeres y hombres fueron detenidos y encarcelados solo con acusaciones de terceras personas. La histeria religiosa de Salem, formada por una comunidad de puritanos, exigía el castigo por brujería. Las victimas de esta fiebre puritana más conocidas son las cinco mujeres de Salem Village: las dos niñas Betty Parris, hija del reverendo Samuel Parris, y su prima Abigail Williams, las primeras “poseídas” por el diablo; Tituba, la sirvienta de la casa Parris; la terrateniente Sarah Osburne; y la indigente Sarah Good. De estas cinco mujeres, solo Sarah Good fue ahorcada, Osborne sería condenada a morir en la cárcel y Tituba estuvo un año en prisión. Las dos niñas salieron de la cárcel por ser menores de edad y deducirse que estaban poseídas contra su voluntad. Aunque muchas historias cuentan que las dos niñas se lo inventaron todo y la superstición hizo el resto.

Este material, que sirvió al dramaturgo Arthur Miller para escribir su obra de teatro “El crisol o Las brujas de Salem”, ha inspirado al joven autor francés Thomas Gilbert (Angers, 1983) para publicar las doscientas páginas de “Mujeres de Salem”, cuyo título original que publicó Dargaud es “Les filles de Salem”. El autor de “Oklahoma Boy” o “Bjorn Le Morphir” (con guion de Thomas Lavacherery) reimagina el caso de brujería más importante de la historia norteamericana para crear un bello relato sobre emancipación feminista juvenil en una sociedad puritana que trata a las mujeres como meros objetos. Tan cercano al arte libre y experimental de Taiyo Matsumoto como a la BD francesa, “Mujeres de Salem” es una novela gráfica bella y sumamente cruel, en el que la injusticia tiene su impronta en cada página.

La última obra de Gilbert, de quien no se había traducido nada todavía en España, está bastante inspirada en la obra de teatro de Miller. En el juicio original, Abigail tenía once años. Aquí tiene diecisiete, como en la obra y en la película de 1996 de Nicholas Hytner, donde Winona Ryder daba rostro a la joven Williams. Pero también introduce varios elementos cruciales en la historia de aquella época: la relación y el enfrentamiento de los puritanos británicos con sus vecinos indios, a los que consideraban adoradores del diablo. Gilbert navega entre el realismo más descarnado y la fantasía de ese bosque casi mágico que rodea Salem Village, el hogar y final de Abigail y las otras mujeres acusadas de brujería.

Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies