Space Riders
Comics / Alex Ziritt, Fabian Rangel Jr Y Ryan Ferrier

Space Riders

8 / 10
Octavio Botana — 01-03-2021
Empresa — Gigamesh
Fotógrafo — Archivo

¿Para qué andarse con zarandajas cuando el objetivo es epatar? En el vasto universo del noveno arte hay cómics de aventuras comedidas, sutiles, incluso veladas. Hay cómics de sci-fi a todos los niveles: cuidados, meticulosos y elegantes, pero también arriesgados, incluso fallidos por tanto abarcar. Y luego está esta jodida maravilla, y perdónenme el lenguaje, pero no encuentro otro. “Space Riders” ocupa un espacio que muchos lectores de Jack Kirby y sus mejores alumnos estaban buscando y no encontraban. “Space Riders” también ejemplifica la serie B de primer orden, esa cuya etiqueta injusta la relega a una segunda división de disfrute, como de vergüencita del mainstream y los blockbusters, como cuando alquilabas pelis de la Troma en el videoclub y tapabas la carátula para evitar que pensaran que eras un raro o no tenías buen gusto. Gilipolleces.

“Space Riders” brilla con luz propia y cegadora, con colores de otra galaxia y entintado apoteósico. “Space Riders” es la definición de ritmo frenético, casi demencial, totalmente desenfrenado y en caída libre. No es excesivo, es lo que tiene que ser, ¿para qué pretender justificarlo o compararlo? Vale, pero a parte de todo eso y de su indiscutible calidad, ¿qué es “Space Riders”? Pues es una orden de legendarios caballeros del espacio exterior cuya misión es básicamente poner orden dentro el caos. Lo que significa que a su vez son generadores de cantidades ingente de caos, de pifostios y de hostias como panes galácticos. El volumen uno (no casualmente dedicado al demiurgo Jack Kirby) comienza con el Capitán Peligro flotando en el espacio (Ground Control To Major Tom) con un cuchillo clavado en su ojo biónico y la voz de su padre diciéndole: “No es hora de morir, es hora de matar”. ¿No es eso un comienzo demoledor? Lo es. Luego, a bordo de la craneonave Santa Muerte y acompañado de unos seres que George Lucas no podría haber imaginado en su vida, Peligro va repartiendo estopa coast to coast, demostrando que es una puta máquina sideral de matar. ¿No habéis tenido suficiente? ¿Y si os digo que los personajes “secundarios” se llaman Satanus, Leviatán Cósmico, Doña Bárbara, Cabeza de Martillo o Motokingos?

Es todo tan estridente que de vez en cuando el lector deberá descansar la vista y tomar aire, pero lo justo. Porque luego solo se tienen ganas de adentrarse en el cosmos thrash metal que es “Space Riders”, donde todo puede suceder y todo sucede. Si te gusta el pulp, Robert Rodriguez, la lucha libre mexicana, los insultos a caraperro, la psicodelia, Aliens, la violencia porque sí y los diálogos descerebrados con seis insultos por frase, este es tu cómic, tu doble cómic, tu merecida ración de machaca- neuronas parida por tres titanes nacidos en un anillo de Saturno: Alex Ziritt dibujando, Fabian Rangel Jr guionizando y Ryan Ferrier con las tintas. Queremos conocer a su dealer ya mismo.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.