Sex Criminals Vol 05
Comics / Matt Fraction / Chip Zdarsky

Sex Criminals Vol 05

5 / 10
Manu González — 19-07-2020
Empresa — Astiberri

Recordemos, brevemente, de qué va “Sex Criminals”: Jon y Suzie están a punto de cumplir los treinta. Jon trabaja en un banco y Suzie en una biblioteca con muchas deudas. Suzie y Jon se conocen en una fiesta, conectan, flirtean y tienen sexo esa misma noche. Cuando Suzie y Jon follan y llegan al orgasmo a la vez el mundo brilla y parece que el tiempo se detiene… literalmente. Estos dos casi-treintañeros tienen el poder de congelar el tiempo. Hasta ese momento, siempre habían estado solos cuando el feliz momento pasaba, pero al sincronizar sus relojes cachondos son capaces de cualquier cosa durante esos minutos en los que el tiempo está detenido. Como robar un banco, por ejemplo.

Con esta sorprendente premisa, el guionista Matt Fraction (“Ojo de Halcón”, “Casanova”) y el guionista-dibujante Chip Zdarsky (“Spectacular Spider-Man”, “Howard el Pato”) desarrollan un cómic con mucho más humor que sexo, una historia muy loca (argumentalmente) que se desarrolla lentamente, que se va cociendo a fuego lento (sin demasiados golpes de efecto) mientras vamos conociendo las vidas de sus dos protagonistas y cómo descubrieron a lo largo de los años que podían parar el tiempo cuando tenían un orgasmo llegando a Lefalandia (según Jon) o La Calma (según Suzie).

Veinte números después, tras descubrir que no son los únicos con poderes orgásmicos, creando enemigos y alianzas, Suzie y Jon acabaron su relación en el cuarto tomo (16-20) de la edición que publica Astiberri. En el tomo quinto que ahora estamos analizando, y que lleva el divertido título de “Con el cinco te la hinco” (lastima que el traductor Santiago García no se atreviera con el famoso chascarrillo de todas las fechas acabadas en cinco), es un tomo de resituación antes del enfrentamiento final contra el villano Kuber Badal. La pareja protagonista está separada y no puede ser más miserable. Suzie sale con un crítico de arte insufrible y vive con su madre, quien da clases de autodescubrimiento sexual. Jon es dependiente en la tienda de artículos eróticos Lefalandia y vive con una mujer mayor adicta al cruising en una relación abierta. El resto de personajes que alrededor de esta pareja se irán resituando para el gran final que se celebrará en el número seis.

Si has estado siguiendo la serie, este tomo es imprescindible para la recta final, pero no deja de ser un extraño estiramiento de cinco números más antes de saber más sobre los extraños poderes sexuales de todos y cómo está involucrado en ello el banquero Kuber Badal. Por separado se puede aprecia mejor que Suzie es mucho mejor personaje que Jon, convirtiéndose en uno de las protagonistas femeninas con más carisma del cómic independiente norteamericano, acercándose a las eternas “Luba” de Beto Hernández y “las Locas” de Jaime Hernández.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.