Refugio
Comics / José Fonollosa

Refugio

7 / 10
Ernesto Bruno — 27-05-2021
Empresa — Grafito Editorial

Lo habitual cuando un autor decide ser el propio protagonista de uno de sus cómics es que, pongamos por ejemplo, nos descubra algunos momentos duros de su vida, nos narre la forma en la que superó una grave enfermedad o nos cuente la historia de su familia. Digamos que, en la mayor parte de los casos, los autores buscan emocionarnos con cosas realmente importantes en sus vidas. Eso es lo habitual, pero también hay dibujantes que se contentan con hacernos partícipes de una experiencia que les ha llenado y que quieren compartir con nosotros. El caso del valenciano José Fonollosa y su “Refugio” se acercaría más a estos últimos, aunque en realidad más que hablarnos de su propia existencia podría decirse que prefiere que descubramos una problemática muy real y sobre todo el trabajo que hacen muchas personas para solucionarlo o, por lo menos, poner su granito de arena en la medida de lo posible. Así, utilizando su testimonio personal, Fonollosa nos habla sobre los refugios caninos, sobre lo que allí se vive y el importante trabajo que muchas personas anónimas llevan a cabo para hacer más llevadera la vida de infinidad de perros abandonados.

Esta vez Fonollosa no parodia series conocidas ni cómics conocidos, sino que se arremanga y en “Refugio” nos cuenta lo que vive habitualmente durante sus estancias como voluntario en SPAX (Sociedad Protectora de Animales de Xàtiva). Y lo hace con un sentido del humor que casa a la perfección con su dibujo a lo largo de una serie de episodios que se van sumando para ofrecernos un fresco de la situación por la que pasan este tipo de establecimientos, lo importante que es su labor, lo importante que es nuestro apoyo a esa labor y, por encima de cualquier otra cosa, lo mucho que nos enriquece como personas dedicar nuestro tiempo libre a acciones en bien del prójimo, aunque en este caso ese prójimo sea peludo y ladre.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.