Preferencias del sistema
Comics / Ugo Bienvenu

Preferencias del sistema

8 / 10
Joan S. Luna — 03-07-2020
Empresa — Ponent Mon

Debo reconocer que apenas había escuchado hablar de Ugo Bienvenu hasta que se llevó el Grand Prix de la Critique ACBD en su país de origen, hace apenas unos meses. La verdad es que, aunque podría arrepentirme, no es eso precisamente lo que ha ocurrido. El motivo es sencillo: llegar casi virgen –más allá de saber que había sido premiado, claro está– a “Preferencias del sistema” ha añadido placer extra a su lectura. Y quienes leemos toneladas de libros y cómics solemos agradecer esas sorpresas inesperadas que nos dejan noqueados durante un buen rato (añadan aquí el lapso de tiempo que más funcione en sus respectivos casos).

El ilustrador, dibujante de cómics y director de cine Ugo Bienvenu se llevó el premio más destacado de la crítica francesa gracias a una obra de ciencia ficción distópica que consigue algo complicado, pero que marca a buena parte de los grandes trabajos del género. Se trata de mostrarnos un universo frío, enemigo de los sentimientos, y al mismo tiempo gracias a momentos puntuales recordarnos cuán importante son precisamente esos sentimientos en nuestras vidas. No importa que debamos desarrollar nuestras vidas en un mundo como el que se nos describe en “Preferencias del sistema”, lo importante de verdad es que nuestros corazones se mantengan puros y honestos al margen de toda la devastadora política que pretende controlarnos. Y ahí Bienvenu juega muy bien sus cartas, lo cual es especialmente destacable atendiendo a que un androide es uno de sus principales protagonistas.

Mentiría si dijese que el artista parisino es un pionero en ello, porque resulta bastante sencillo trazar un camino de brillantes influencias que han marcado este “Preferencias del sistema”. Ahora bien, que ello no se interprete como un defecto de esta novela gráfica, sino incluso como una virtud. Pese a utilizar ideas ya explotadas previamente, el cómic atrapa y emociona lo suficiente para llevarnos a la reflexión y a darle muchas vueltas, una vez cerramos este volumen, a lo que se nos ha contado.

A medio camino entre “Fahrenheit 451” de Ray Bradbury, el “1984” de George Orwell, “Inteligencia artificial” –la película de Spielberg, aunque incluso el brevísimo relato de Brian Aldiss en el que se inspiraba– y otros títulos que podríamos sumar a la lista, “Preferencias del sistema” provoca que queramos alinearnos entre los rebeldes frente al sistema, provoca que queramos salirnos del camino que se nos ha obligado a seguir. Todos queremos echarle una mano a Yves Mathon, inicialmente el protagonista de la historia; todos queremos que Mikki finalice su misión con éxito; todos queremos que no se pierda el rastro de “2001, Odisea del espacio” y que la humanidad pueda seguir disfrutándola (o sufriéndola, eso es lo de menos en este caso) y que ese ser humano que guarda en su interior le abra al mundo las puertas de la esperanza. En resumen, todos sabemos, ante la sobredosis de información del mundo moderno que se refleja en el cómic, cuál serían las cosas por las que valdría la pena luchar.

En cuanto a los aspectos estéticos y narrativos, debo apuntar que, pese a no conectar en demasía con el dibujo de Bienvenu (aunque lo personal del colorido es todo un acierto), su forma de narrar y de estructurar las páginas consigue marcar el ritmo de lo que nos está contando y mantenernos siempre a la distancia que se plantea desde el minuto uno. No le hacen falta demasiados diálogos, sino más bien lo contrario. Y lo mejor es que, en “Preferencias del sistema”, nunca son necesarios para sumergirnos más en la historia gracias al excelente trabajo visual de Bienvenu. Utilizando páginas de seis viñetas, algunas splash pages y poco más, consigue mantener la inquietud en el lector y, sobre todo, subrayar la rigidez de un mundo en el que desgraciadamente le ha tocado el turno de vivir a los protagonistas.

Al final, aunque son muchos los momentos tristes a lo largo de “Preferencias del sistema”, lo fundamental es que se inicia prácticamente con una muerte, pero termina con una gran ventana abierta al futuro, un futuro en el que los pájaros cantan y los humanos del mañana pueden llenarse los pulmones de aire puro y pensar solamente en todo lo bueno que les queda vivir por delante.

Preferencias del sistema 2

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.